Crítica:

Película de terror rodada en formato cámara en mano mezclado con tomas fijas de estilo documental, Apartmento 143 (originalmente titulada Emergo) arranca con un experto en fenómenos paranormales, junto a su ayudante y un técnico, llegando al citado apartamento, donde vive un hombre viudo con sus dos hijos, Katleen y Benny, para colocar cámaras fijas y sensores por todo el piso con el objetivo de investigar supuestos acontecimientos inexplicables que vienen sucediendo en el lugar des de la muerte de la madre de los niños.

Pronto nos damos cuenta de que efectivamente algo extraño sucede en el apartamento número 143, aparte de la dificultad del padre para criar él solo a una adolescente rebelde y un niño pequeño. Poco a poco vamos descubriendo los detalles de la historia de esta familia desestructurada tras la accidentada defunción de la cotada madre, que por momentos parece seguir conviviendo con sus hijos en este lúgubre apartamento.

El filme sigue la linea del taquillero clásico Paranormal Activity (2007) pero con mucho más realismo, aportado por la modestia con la que vive la familia en el pequeño apartamento, y añadiendo como aliciente el tema de la convivencia en este espacio tan reducido de los habitantes del apartamento con el grupo de científicos, instalados en el piso durante el transcurso de la investigación. Apartament 143 tambien nos ofrece, para diferenciarse del clásico americano, multitud de recursos para la detección de presencias paranormales, que no hacen más que brindar al director la posibilidad de asustarnos y sorprendernos de variadas y distintas maneras, lo que efectivamente resulta un ligero avance respecto a otros títulos del mismo estilo. El filme fue estrenado fugazmente en el mes de Junio y está disponible actualmente en formato DVD y Blu-ray para el mercado americano, y promete pasar por las salas de cine españolas en el mes de Abril de 2013.

Dirigida por Carles Torrens, el filme cuenta con un buen guión del genial Rodrigo Cortés, que también produce el filme, y que nos sumerge en el turbulento pasado emocional de esta unidad familiar, marcada por la esquizofrenia de la difunta madre. Por desgracia la presencia de Cortés no pasa de ser anecdótica, pues el filme dista mucho de la rompedora Buried (2012) y de la fascinantemente tensa Luces Rojas (Red Lights, 2012).

Podemos concluir que Apartamento 143, que estuvo presente en el Sitges Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya en el 2011, es un más que digno filme de miedo que, como tal, nos ofrece suspense, sustos y fenómenos inexplicables, que el guión de Cortés se esfuerza en mantener en todo momento entre lo paranormal, fruto de espíritus, y lo telequinésico, causado por traumáticos sentimientos reprimidos de los vivos manifestados inconscientemente de forma física y violenta. Sin duda un refrescante filme de terror aunque quizás la temática está actualmente demasiado sobrexplotada como para alabar productos de la calidad de este filme, que no es el mejor representante de este subgénero por mucho que sin duda entretenga.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

 

Imágenes:


 

Tráiler:

 

Ficha técncia:

DIRECCIÓN: Carles Torrens
GUIÓN: Rodrigo Cortés
MÚSICA: Víctor Reyes
FOTOGRAFIA: Óscar Durán
MONTAJE: Rodrigo Cortés, Pepe Tito
REPARTO: Kai Lennox, Michael O'Keefe, Rick Gonzalez, Fiona Glascott, Gia Mantegna, Fermí Reixach, Marcel Barrena, Francesc Garrido, Damian Roman
PRODUCTORA: Kinology / Versus Entertainment
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Maria de la Camara, Gabriel Paré
PRODUCCIÓN: Rodrigo Cortés, Adrián Guerra, Gregoire Melin
DURACIÓN: 78 minutos