Un par de buscavidas se encuentran al acecho de alguna oportunidad en un pequeño pueblo, cuando uno de los dos ve aterrizar un objeto extraño en la colina y decide acercarse al lugar a investigar.
Mientras tanto, una pareja de jóvenes se alejan de un mirador cercano a la zona, para dirigirse a casa, y sin poder evitarlo atropellan con el coche a una pequeña criatura que parece provenir de otro planeta. Rápidamente abandonan el lugar para comunicar el hecho a las autoridades.

Pequeña película de serie B, de una hora de duración, dirigida por Edward L.Cahn en 1957, director entre otras de El terror del espacio exterior (1957) o Invasores invisibles (1959). Todo un clásico de la ciencia ficción de estos años que hay que tener en cuenta, a pesar que tal vez es de los menos conocidos.

A diferencia de todo el resto de producciones de estos años, La invasión de los Hombres del espacio trata el tema de las invasiones alienígenas con un gran sentido del humor (de su época, todo hay que decirlo).
Empezando por los títulos de crédito, parecidos a una tira cómica, y una banda sonora más acorde con una comedia que con la temática extraterrestre. Junto con algunos diálogos absurdos, protagonizados por soldados de un ejercito bastante patoso, un granjero quisquilloso o unos buscavidas con caras cómicas y algo torpes.

La película no solo rompe esquemas trabajando con un guión cómico, si no que a diferencia de otras, no habla en contra de armas de destrucción masiva, ni aporta alguna moraleja de advertencia. Curiosamente transforma a unos adolescentes, algo salidos, en héroes, y sobretodo aporta la extraña idea de crear unos alienigenas que matan inyectando alcohol en la sangre de sus víctimas. Los emborrachan.
Solo por esta rocambolesca idea ya vale la pena ver la película.

Así que la película es una consecución de situaciones algo absurdas, como gente huyendo de una mano que se mueve sola y muy lentamente, absurdos cambios de cadáveres y alguna situación un poco gore con algún toro, que no desvelaremos.
Lo malo, el poco presupuesto que tenia la película, que conlleva a unos efectos especiales malos (que son pocos), y que los curiosos extraterrestres salen poco.

No es una gran película, pero si muy original dada la época, con malas interpretaciones y malos efectos especiales, de la que Tim Burton sacó ideas para crear a sus Marcianos cabezones en Mars Attacks (1996), y de los que también les hace homenaje la serie Futurama, con el personaje Morbo, que encarna a un periodista.
De los protagonistas de la película, decir que su papel no pasará a la historia de las buenas interpretaciones, de hecho, Frank Gorshin, uno de estos buscavidas de la película, es tal vez el único que termina siendo mas conocido, protagonizaría al personaje Enigma, un papel algo cómico, a lo largo de la década de los 60 en la serie televisiva Batman.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria


Ficha técnica:
TÍTULO ORIGINAL: The invasion of the saucer-men.
DIRECTOR: Edward L.Cahn
GUIÓN: Robert J.Gurney Jr, Al Martin
MÚSICA: Ronald Stein
FOTOGRAFÍA: Frederick E.West (B&N)
REPARTO: Steven Terrell, Gloria Castillo, Frank Gorshin, Raymond Hatton, Lyn Osborn, Russ Bender, Douglas Henderson, Edward Gibbons.
MAQUILLAJE: Carlie Taylor
EFECTOS ESPECIALES: Howard A.Anderson, Paul Blaisdell, Alex Weldon.
PRODUCCIÓN: Samuel Z.Arkoff, Robert J.Gurney Jr, James H.Nicholson.
PRODUCTORA: Malibu Productions.
ESTRENO EN USA: Junio 1957
DURACIÓN: 69 minutos