Peliculas de terror Found Footage 6

Películas de terror Found Footage

Las películas de terror found footage están, como casi todo, inspiradas en una conocidísima técnica literaria, la del manuscrito encontrado, que así se llama.

Esta técnica (la literaria, ya después hablaremos de la técnica narrativa del cine para realizar películas de terror found footage) consiste en presentar una historia que no es propia, fue encontrada en algún otro sitio, enterrada, escondida o inédita, y quien la presenta (quien la cuenta) no es el verdadero autor.

Para que te hagas una idea de lo útil que es este recurso, autores como Cervantes, por poner el más clásico de todos, pasando por Edgar Allan Poe –su emblemático “Manuscrito en una botella”–, y en el siglo XX, Umberto Eco –El nombre de la rosa, por supuesto–, o Jorge Luis Borges –El informe de Brody–, por nombrar algunos de gran importancia, echan mano de una técnica probadamente exitosa.

La técnica found footage terror es exactamente igual: se utiliza en los falsos documentales, en los que la historia se presenta como si fuese real, y en las películas de terror found footage.

Found footage significa “metraje encontrado”, literalmente. Esta técnica es ampliamente usada sobre todo en el cine de terror, en donde la historia arranca con la presentación de un documento fílmico encontrado por accidente, o en el lugar donde sucedieron hechos macabros e inexplicables.

Este género –más bien subgénero cinematográfico– se basa en un pretendido realismo en las actuaciones de los actores y en los movimientos de la cámara, que parece siempre cargada por un novato (mucho temblor, enfoques inestables, etc.).

Este subgénero tiene, por supuesto, películas clásicas: por ello hablaremos de las películas de miedo found footage y de las mejores películas de found footage de todos los tiempos.
 

Historia y antecedentes de las películas de miedo found footage

Quizás el antecedente más próximo en la literatura sea la llamada novela epistolar, como Las relaciones peligrosas, de Pierre Chordelos de Laclos o, ya en el género de terror, Frankestein, de Mary Shelley, o Drácula, de Bram Stoker.

El recurso de las cartas le da verosimilitud a la ficción, tanto como el de una cámara manejada por estudiantes en las películas de terror found footage.

Hablemos de cine, que nos encanta. ¿Sabías que ya Woody Allen había utilizado la técnica del falso documental en 1969?

En Take the Money and Run narra la vida de un ladrón desde el punto de vista de un documentalista, con falsas entrevistas a especialistas, dramatizaciones y tomas que pretenden imitar enfoques de noticieros. Años después volverá a utilizar esta técnica, más refinada, en su película Zelig (1983).

La técnica es conocida en el género de comedia como mockumentary, y su antecedente más ilustre pertenece a la ciencia ficción y al medio radiofónico, la emisión de Orson Welles en 1938, de una adaptación de la novela de H.G. Wells, La guerra de los mundos.

Como parte de la serie “The Mercury Theatre in the Air”, Welles trasladó los sucesos de la novela (que se desarrolla en Inglaterra), a un pueblo de Nueva Jersey, y narró la invasión extraterrestre como si fueran boletines del noticiero radial.

Esto generó en la población un horror tal que causó sensación y marcó una época. De hecho, podría ser perfectamente el argumento de muchas películas de terror found footage en la actualidad.

Aunque tiene aspectos en común con el found footage, el mockumentary se diferencia de este porque hace énfasis en el discurso (un narrador o comentarista externo), mientras el primero apunta a la veracidad de la historia a través del uso de la cámara y la interpretación de los actores.

En ese sentido está más cerca de la versión radiofónica de Welles, que de los falsos documentales de Allen. Claro que estas no son películas de miedo found footage, son otra cosa.

En las películas de terror found footage los movimientos de la cámara y las personificaciones de los actores deben quedar naturales, y el montaje o las secuencias de las escenas deben mostrar cierta tosquedad, como si hubieran sido hechas por aficionados.

Se considera como verdadero iniciador de este subgénero del found footage terror la película Holocausto caníbal (1980), una coproducción italiano-colombiana dirigida por Ruggero Deodato que narra la historia de un grupo de jóvenes que viajan a la selva amazónica colombiana, donde encuentran la muerte a manos de indígenas caníbales.

La película se basa en filmaciones encontradas por un supuesto antropólogo, y fue prohibida en varios países por sus impactantes imágenes violentas.

Cuarenta años después de su estreno sigue siendo considerada entre las primeras veinte películas más polémicas de la historia y antecesora por derecho propio de las películas de terror found footage.

La técnica del “metraje encontrado”, además de proporcionar verosimilitud a la trama, también era atractiva para productores independientes, ya que permite usar equipos de bajo coste, trabajar con actores desconocidos y un bajo presupuesto.

Todos estos elementos se encuentran casi veinte años después en la película que relanzaría este subgénero de las películas de terror found footage, The Blair Witch Project (1999) de la que hablaremos más adelante, y cuyo formato será replicado por otras series fílmicas, como Actividad paranormal (2007), REC (2007) y Poder sin límites (2012).

Entre otras, estas películas son consideradas hoy por hoy como las más conocidas y mejores películas de terror found footage. El found footage terror da la sensación de que lo que se ve es un hecho real, y por eso resulta más escalofriante que una película “inventada” (vamos, todo es inventado, pero el found footage finge que no).

Más allá del género de terror, la estética del found footage se ha hecho común en otros medios como la televisión o el streaming, y en otro género de películas, como la película mexicana La tarea (1991), Cloverfield (2008), o Europa Report (2013), entre otras.

Ahora sí, ahora vamos a hablar un poco de las 5 películas de terror found footage que deberías conocer.
 

TOP 5: películas de terror found footage

Hablemos de las que nos parecen las mejores películas de terror found footage, hemos escogido estas 5 por sus características, sus guiones y su producción. Te explicamos un poco cada una (no te preocupes, no te vamos a hacer espóiler, por si no las has visto).
 

Afflicted (2013)

La aflicción, como se le conoce en español, es una película canadiense, típica de found footage terror, escrita y dirigida por Dereck Lee y Clif Prowse, quienes también la protagonizan. Es la primera en la lista de nuestras películas de terror found footage.

Se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Toronto y ganó allí la mención especial como Mejor Ópera Prima canadiense. Y en el Festival de Sitges 2013 ganó asimismo el premio a los mejores efectos visuales.

Dos amigos deciden viajar juntos alrededor del mundo y grabarse el uno al otro, aunque uno de ellos (Dereck) sufre de una enfermedad crónica, una malformación arteriovenosa cerebral que más temprano que tarde le quitará la vida.

De hecho, quiere hacer el viaje como un estímulo a lo que le queda de aliento, y por ello su amigo de la infancia, Clif, decide ir con él en esta su última aventura.

El recurso del found footage está completamente justificado, pues la película es el propio videoblog que ambos amigos, Dereck y Clif (creadores, guionistas, directores y protagonistas), hacen del viaje.

En la primera parada que hacen, Barcelona, Dereck conoce a una misteriosa mujer (Audrey) y en París, entabla una relación con ella. Él es atacado y contagiado por Audrey de una rara enfermedad, que le hace cambiar de temperamento y le dota de unos “poderes” inexplicables.

Si bien la primera parte de la película es muy divertida y fresca, la misma da un giro dramático al ir descubriéndose los primeros síntomas de la fatal transformación de Dereck.

A pesar del uso del recurso de found footage, y de que pareciera que no dice nada nuevo, la película es sin duda una de las mejores películas de found footage por su acertado manejo de la historia (salvo alguna excusa hacia el final para introducir escenas de acción argumentalmente innecesarias).

La idea del videoblog y de que lo que presentan es exactamente lo que ocurrió durante el viaje hace a esta película tener el sitio que tiene dentro de las películas de miedo found footage. Es la prueba de que siempre se pueden decir cosas nuevas con los mismos recursos.
 

The Poughkeepsie Tapes (2007)

Podríamos decir que The Poughkeepsie Tapes es una obra maestra del found footage terror. De hecho, entre las películas de terror found footage, esta es una de las más importantes y macabras.

Es un falso documental que narra una investigación sobre los homicidios de un asesino en serie en Poughkeepsie, Nueva York, y donde se presentan diversas entrevistas y vídeos que el mismo asesino hizo.

Esta película fue estrenada en 2007, en el Festival de Cine de TriBeCa, aunque su estreno en las salas de cine fue cancelado en 2008. Fue escrita y dirigida por John Erick Dowdle.

La película se sitúa, sin ninguna duda, entre las mejores películas de terror found footage, escalofriante y hasta podría decirse con cierto nivel enfermizo.

La película comienza cuando en una casa de un pueblo remoto (ya, Poughkeepsie), la poli se encuentra con un montón de cintas VHS. De este modo arranca la película que sigue la estética tipo True Crime y va desgranando teorías de psicólogos y policías sobre un asesino macabro que ha cometido crímenes inimaginables.

Así, entremezcla estas “entrevistas” con unos vídeos que el mismo asesino hacía, desde algunas fantasías sexuales hasta, por supuesto, los propios asesinatos de mujeres jóvenes. No es una película placentera de ver, al contrario, aun a sabiendas de que es falsa hay que tener buen estómago.

Y claro que tiene un puesto más que bien merecido dentro de las películas de terror found footage, de eso no tendrás duda cuando la veas.

Por supuesto, los actores no son muy conocidos y los equipos muy baratos, ya que la idea era que fuese lo más auténtica posible. Metro-Goldwyn-Mayer iba a lanzarla, pero nunca lo hizo, e incluso salió en 2014 en DirecTV, pero también la retiraron al mes de su estreno.

Todo esto no hizo sino aportar un aura aún mayor de misterio, perfecta para las películas de miedo found footage. Y quizá lo más aterrador es que no hay un salto a nada sobrenatural ni fantástico, todo puede ocurrir en la realidad.

De entre las películas de terror found footage, esta es una de nuestras favoritas.
 

Willow Creek (2013)

Sigamos con las películas de terror found footage, y esta vez le toca el turno a Willow Creek, una película escrita y dirigida por Bobcat Goldthwait dentro de la estética del falso documental. Una vez más.

Esta película estadounidense fue estrenada en el Festival de Cine Independiente de Boston en 2013, y luego se presentó en el Festival de Cine de Maryland.

Una pareja va de acampada a los bosques de Willow Creek, en California, en busca del mítico Big Foot. Ella no cree y él sí, y dispuesto a capturar imágenes del monstruo legendario, no deja de grabar hasta el más ínfimo detalle de la excursión.

Como no queremos hacer espóiler no te diremos más, pero sí que no perderás el tiempo si lo que quieres ver es una de las buenas películas de terror found footage.
 

The Houses October Built (2014)

Película estadounidense coescrita, dirigida y coprotagonizada por Bobby Roe en 2014. Otro falso documental destinado para ser visto en Halloween (quizá por eso la alusión a octubre), la época tradicional para ver películas de terror found footage.

The Houses October Built (que traducido al español sería más o menos como Las casas construidas en octubre) hacen una ineludible referencia a aquellas casas encantadas que, al menos en Estados Unidos, parecen crecer por todas partes.

Cinco amigos se dedican a buscar las más escalofriantes casas encantadas instaladas para celebrar Halloween, filmando al mismo tiempo esa peculiar búsqueda el propio día de Halloween.

La mezcla del recurso de found footage con una de las celebraciones más típicas de Estados Unidos, realizada con el único fin de asustar, es completamente efectiva: esta película asusta, a pesar de lo sencilla y simple que puede parecer.

Los amigos han investigado, han conseguido la casa embrujada más aterradora, en la que supuestamente han ocurrido asesinatos, y hacia allá van a documentar en vídeo lo que encuentren. El resto, como dicen, es historia.

La eficacia de la película se debe, entre otras cosas, a la cámara en mano, ya que recordemos que también se trata de un falso documental. Sus movimientos erráticos ayudan a hacernos sentir parte del lugar y a aumentar el suspense y el miedo, ingredientes imprescindibles para las películas de terror found footage.

En la línea de las mejores películas de terror found footage, The Houses October Built te dejará pegado a tu asiento y el miedo se instalará en tu mente. Es lo que se necesita para que una película asuste.
 

Trollhunter (2010)

Con Trollhunter nos vamos a Noruega. Fue escrita y dirigida por André Øvredal, estrenada en 2010 con un elenco de actores desconocidos y enteramente filmada en las montañas y bosques noruegos.

Utilizando la técnica del falso documental, Trollhunter narra la investigación de un grupo de estudiantes de cine sobre unas extrañas muertes de osos en los bosques de Noruega, y descubren una inmensa conspiración estatal para esconder la existencia de trolls.

Los trolls, recordemos, son seres mitológicos y folclóricos escandinavos. Pueden ser ogros gigantes y diabólicos o extraños y malévolos hombrecillos que viven bajo la tierra de colinas y lomas. Vamos, personajes perfectos de películas de terror found footage.

Así, pues, en Trollhunter nos encontramos con una muestra perfecta del género: la técnica del falso documental (los estudiantes de cine que van documentando todo) y el ingrediente del miedo, que en este caso, es tanto la conspiración del gobierno como la misma existencia de estos aterradores seres.

Sin duda, de las películas de miedo found footage, esta ya es un clásico.
 

Películas de miedo found footage más famosas

Sigamos en la línea de las películas de terror found footage, porque funcionaron y lo seguirán haciendo. Y es que con estas películas que hemos presentado se nos hace evidente que uno de los elementos imprescindibles es convencer al espectador de que lo que está viendo es real.

Lo “real”, como ya hemos dicho anteriormente, se presenta en las películas de miedo found footage a través de ese recurso, del metraje encontrado, de cintas o filmaciones que por X razón se han quedado olvidadas en algún lugar, y que luego son encontradas.

En la medida en que los guionistas, directores y actores cumplen su rol a la perfección, el resultado será el esperado, o mucho más.

Las siguientes seis son consideradas como las mejores películas de found footage y las más conocidas aunque por supuesto, y como toda antología, la selección es arbitraria y siempre puede caber una más o sacarse.

El tratamiento del found footage terror puede diferir de una a otra, pero en todas se aprecia el uso inteligente de un recurso que ha dado metraje que da gusto. Estas seis películas de terror found footage están más que justificadas.
 

V/H/S (2012)

Empezamos con V/H/S – Las crónicas del miedo. Es una película de terror estadounidense dirigida por varios directores que se han dedicado a este género, entre los que destaca Ti West, quien también participó en el guion.

Se presentó en el Festival de Cine de Sundance de 2012 y se lanzó como vídeo bajo demanda (VOD) en agosto de ese mismo año. Del mismo modo, tuvo un estreno limitado en las salas estadounidenses en octubre, y al siguiente año en Reino Unido y Argentina.

El found footage terror se acciona en la historia cuando a un grupo de delincuentes lo contrata un hombre misterioso para recuperar unas cintas de vídeo en una remota casa abandonada. Al llegar al salón de la casa se encuentran con un cadáver rodeado de cintas de VHS.

Estas cintas dan pie para los relatos de horror que siguen, en una suerte de compilación unida por el found footage terror y el hilo de la trama, que es conseguir entre tantas cintas, la que realmente quiere el extraño sujeto que les contrató para buscarla.

Es una película que se ha convertido en una saga, y ya tiene dos secuelas, una de 2013 y la otra de 2014. Cada uno de los “capítulos” (que en rigor son las cintas) es dirigido por uno de los cineastas (Ti West, Adam Wingard, Joe Swanberg y Radio Silence Productions).

Cada uno le imprime su impronta, su sello, y la habilidad propia para manejar el recurso de found footage terror. Si aún no la has visto, es hora de que lo hagas y disfrutes de una de las películas de terror found footage clásicas.
 

El proyecto de la bruja de Blair (1999)

Y bueno, quizá debimos empezar por El proyecto de la bruja de Blair, tal vez una de las mejores películas de found footage que se han realizado, a pesar de su confuso final y de las innumerables teorías tejidas a su alrededor.

Esta película estadounidense, clasificada como de terror psicológico, fue escrita y dirigida por Daniel Myrick y Eduardo Sánchez en 1999.

La verdad causó furor y terror a partes iguales, porque se corrió el rumor de que incluso los actores no sabían lo que pasaba. ¿No te parece genial que los actores de las películas de terror found footage no sepan lo que pasa?

La película que vemos es supuestamente el metraje encontrado en bruto, lo que unos jóvenes cineastas grabaron en busca de explicar una leyenda local, la bruja de Blair.

Estos jóvenes documentalistas desaparecieron en las Colinas Negras, cerca de Burkittsville, Maryland, y nunca más se los vio de nuevo.

Desaparecieron en 1994 y su equipo se encontró al año siguiente, y las filmaciones recuperadas constituyen la película. Tuvo tan buena recepción no solo por parte de la crítica, sino del público que, hasta ahora, podemos decir que es una de las películas independientes más exitosa.

Su presupuesto fue de 60.000 $ y recaudó la perla de 248.639.099 $, es decir, un poco más de cuatro veces la inversión inicial, algo inédito para la época y para una peli independiente.

La trama es conocidísima: tres jóvenes deciden filmar un documental que funcionará como tesis sobre la bruja de Blair, una leyenda en la que una mujer fue acusada de brujería en 1785 y ser responsable de eventos extraños y paranormales en la zona en los últimos 200 años.

Con una cámara en mano, filman a los habitantes de Burkittsville (antes Blair) y se filman entre ellos. Surge entonces la historia de Rustin Parr, un hombre que secuestró a ocho niños entre 1940 y 1941 y mató a siete de ellos después de escuchar la voz de “una vieja”.

Después de los asesinatos Parr se entrega a la policía, los cuerpos son hallados en una cabaña en medio del bosque, que fue después demolida, y Parr es ejecutado tiempo después.

La siguiente entrevista es a Mary Brown, una anciana que asegura haberse encontrado con la bruja de Blair y a quien describe como suspendida en el aire y el cuerpo cubierto de pelo.

El segundo día, claro, van a acampar en el bosque para continuar in situ la investigación. El sitio es el mismo lugar donde Elly Kedward –la bruja– fue atada y abandonada a una muerte segura en 1785.

A partir de aquí la película llega al tono de las películas de miedo found footage, ya que comienza una serie de acontecimientos extraños que pone a los jóvenes en un estado cada vez más acentuado de terror.

Este terror se transmite muy bien al espectador, logrado magistralmente gracias a los movimientos de cámara, a las actuaciones más que naturales de los actores y a un ambiente general de horror en el que no se sabe muy bien qué es lo que sucede.

Pensamos sin temor a ser exagerados o equivocarnos, que El proyecto de la bruja de Blair puede ser por mucho una de las mejores películas de found footage de todos los tiempos. Si no la has visto, ¿qué esperas?

A sus 22 años de su estreno sigue intacta, generando el mismo terror que cuando se estrenó. El miedo, además, fue promovido por un acertado manejo de los incipientes foros virtuales, que confundieron aún más al público que se preguntó sobre la veracidad de aquella historia.

El creer que lo que se ve es real es el ingrediente indispensable del found footage terror. Y tal vez su mayor aporte al género fue el impulso que le dio al cine independiente y de bajos recursos, que tan bien se presta al found footage.

Para asustar no hacen falta muchos efectos, una historia bien hilvanada y equipos bien usados, aunque sean baratos, bastan para generar miedo del bueno y para producir un excelente producto, como nuestras películas de terror found footage.
 

REC (2007)

Le toca el turno a una peli española, REC, dirigida por Jaume Balagueró y Paco Plaza, y escrita por ellos con la colaboración de Luiso Berdejo. Se filmó en Barcelona y se estrenó en 2007. En España es una de las películas de terror found footage emblemáticas.

También utiliza el recurso de found footage terror y de falso documental. Se trata de un par de periodistas que se ven atrapados en medio de un brote de un virus fatal en los suburbios de Barcelona (¿algo premonitorio de la actual pandemia?), mientras filmaban un documental.

Una reportera y su cámara, cuyo trabajo es hacer reportajes filmados sobre diversos temas, elaboran un programa sobre los bomberos. En el marco del documental que hacen, deciden acompañar a la brigada a atender una llamada de emergencia.

Y aquí es cuando comienza lo bueno. Una anciana se ha encerrado en su cuarto sin dejar de gritar y ha aterrorizado a sus vecinos. En medio de la confusión, la anciana muerde en el cuello a un oficial, y cuando bajan al vestíbulo para trasladarlo se dan cuenta de que el edificio ha sido cerrado por la policía y el ejército, sin explicación.

Ante la caída por el hueco de la escalera de otro oficial que se había quedado arriba con la anciana, Ángela y Pablo deciden documentar todo lo que acontece.

La película se desarrolla entonces bajo el formato de entrevistas a los residentes del edificio, y mientras los heridos son trasladados a un almacén adjunto al edificio (cuyo acceso, por supuesto, está prohibido).

Los periodistas logran colarse en el almacén y ahí descubren que los heridos han atacado ferozmente a un inspector de sanidad y a sus acompañantes, y frente a la gravedad de la situación, el inspector se ve obligado a declarar que aquello es un brote de una enfermedad infecciosa.

La película, inscrita en la estética del thriller, va descubriendo poco a poco el origen de la infección y lleva al espectador, con ritmo incansable, a un paroxismo de terror hasta el final, que no te contaremos, para que disfrutes de una de nuestras películas de terror found footage.
 

Exists (2014)

Vamos ahora a visitar Exists, otra peli de Big Foot o Pie Grande, que no se cansa de ser objeto de deseo de diversos cineastas.

Es la primera cinta de Eduardo Sánchez luego de El proyecto de la bruja de Blair. Fue escrita por él y Jamie Nash y dirigida por Sánchez. Claro, sigue la estética del found footage terror, que tanto le reportó personalmente.

Todo hay que decirlo: quizá no se inscriba en las mejores películas de terror found footage, pero sin duda es una referencia en el género, aunque sea solo por quien la escribió y la dirigió.

Quince años después de la bruja de Blair, en 2014, Eduardo Sánchez se animó a rodar Exists, donde un grupo de amigos van a pasar un fin de semana al bosque para hacer una fiesta antológica y llevan una cámara para filmar todo.

El escenario: una cabaña perdida en el medio del bosque, del tío de uno de los muchachos, la cual lleva mucho tiempo abandonada. La trama: un ser excepcionalmente grande que los acecha. Se llama Sasquatch, otra forma de llamar a Big Foot.

Si, allí está el recurso del falso documental, tan manido después en tantas y tantas películas de terror found footage. En el trayecto en coche (de noche, como debe ser), golpean algo que no descubren qué es, pero siguen su viaje.

A partir de allí la trama se desarrolla según los cánones del género: una criatura que apenas se ve y que comienza a acosar al grupo, el terror que se adueña de los jóvenes y las escenas bien logradas que se captan con la técnica de cámara en mano.

Lo que sorprende de la película es que, a diferencia de la emblemática El proyecto de la bruja de Blair, en Exists el autor no espera mucho para desvelar el secreto que hace peligrar la vida de los protagonistas.

También sorprende que no gaste tiempo en explicar las teorías de la existencia de Big Foot (recuerda, Exists, es decir, existe, sí) y, según algunos críticos, tal vez sea una de las películas de terror found footage donde más pronto se introduce el elemento de horror.

Pero después de los primeros 20 minutos, el ritmo se vuelve frenético. El found footage terror se muestra en escenas con un alto grado de tensión donde las escenas finales se hacen de día, rompiendo por completo con la estética nocturna del cine de terror.

Quizá sea uno de los aciertos de la película el mostrar a Big Foot, el mítico monstruo, a plena luz del día, ya que demuestra que para las películas de terror found footage no hace falta ocultar a toda costa aquello que genera miedo.

Sin embargo, y sin querer hacer espóiler, a la peli le falta un poco de hilo. Pero no te preocupes, que un buen rato de susto vas a pasar.
 

Paranormal activity (2007)

Creemos que vale la pena incluir Paranormal activity, película estadounidense escrita, dirigida y montada por el israelí Oren Peli de 2007, presentada en el Screamfest Film Festival y en el Slamdance Film Festival. Fue distribuida en Estados Unidos por DreamWorks y en el mundo por Paramount Pictures.

Paranormal activity es una muestra indudable de la técnica del found footage terror, pues la cinta se presenta como una especie de documental: es una pareja que, atormentada por un ente en su casa, decide utilizar cámaras de seguridad para filmar lo que ocurre cuando duermen.

Naturalmente, esta película es una de las películas de terror found footage de referencia obligada dentro del género, y no podíamos dejarla sin darle un guiño al menos.

¿Por qué pensamos que es importante? Pues porque logra romper con algunos esquemas del género impuestos por la costumbre y por el uso, y nos trae una historia verdaderamente escalofriante, con una técnica narrativa impecable.

El recurso de una cámara de seguridad, fija, que graba cuanto acontece en las horas nocturnas, da aún más credibilidad (verosimilitud, preferimos nosotros) a la narración de eventos dramáticos y de suspense, que favorece sobremanera a las películas de terror found footage.

El hecho, además, de que de día el novio usa la misma cámara, y de forma casi invasiva, para filmar a su pareja, es un punto a favor de la película pues a través de ella se revela el problema de lo que sucede (¡no, no te vamos a decir qué pasa!).

Lo que sí diremos es que esta es de las películas de terror found footage que mejor involucra al espectador, lo convierte en cómplice involuntario del desenlace. ¿Cómo podíamos dejarla de lado?

Ambas cámaras contrastan notablemente y aportan un giro muy interesante a una cinta inscrita en el género de las películas de terror found footage.

Además, ha dejado tras de sí precuelas y secuelas con la estética de películas de terror found footage, que para los amantes de la saga nunca son suficientes.
 

Por qué las películas de terror found footage atraen tanto

Hemos hecho apenas una selección de lo que consideramos las mejores películas de found footage, pero ciertamente se nos quedan varias –muchas– en el tintero.

Pero tratemos de contestar la interrogante de este apartado: ¿por qué gustan tanto las películas de miedo found footage? Es una combinación de varias cosas, sin duda.

Por un lado tenemos el gusto, para algunos incomprensible, por sentir miedo. Cuando vamos al cine o encendemos la tele y vemos una de estas películas de horror, la sensación que prima es la de alguien que quiere sentir terror pero a salvo.

Esa es la clave. Aunque nos asustemos de muerte, en el fondo del alma sabemos que no nos pasará nada, que no hay ningún monstruo acechándonos o asesinos en serie que puedan secuestrarnos y hacernos cosas inimaginables.

Pero el miedo sigue allí. Y nos gusta sentirlo. Por otro lado, con las películas de miedo found footage existe el añadido del falso documental, de la idea de que tal vez la historia es cierta. Pasa lo mismo que con la literatura fantástica, aceptamos la verosimilitud narrativa y nos lanzamos de lleno a creer en lo que vemos.

Hay, como hemos visto, mejores películas de found footage, como es obvio, y películas mejor logradas que otras. El recurso del found footage terror seduce a los amantes del género y a los cineastas que lo cultivan, una y otra vez.

Las películas de terror found footage son vistas repetidamente, sin que el público se canse. Cuando están bien logradas, las películas de terror found footage se convierten en obras maestras del género, como las que hemos revisado aquí.