La autopsia de Jane Doe

La autopsia de Jane Doe (The Autopsy of Jane Doe, André Øvredal) fue vista en Sitges, en la 49 Edición del Sitges Festival Internacional de Cinema, aunque pasó también por el Festival de Cine de Terror de Molins de Rei, ganando el galardón a los Mejores Efectos Especiales. Su visionado fue una grata sorpresa para quien escribe y lo será para cualquier aficionado al terror y al fantástico.

El filme abre con una secuencia similar al inicio de La matanza de Texas (The Texas chainsaw massacre, Tobe Hooper, 1974). Una terrible escena del crimen mostrada con más sombras que luces que culmina con el descubrimiento de un cadáver(Olwen Kelly). El cuerpo es entregado a Tommy y Austin Tilden (Brian Cox y Emile Hirsch), padre e hijo que se encargan de la morgue y crematorio local en Virginia. A partir de aquí se desarrolla sin prisa pero sin pausa una historia de terror simple que recuerda a clásicos como Al final de la escalera (The Changeling, Peter Medak, 1980), recogiendo la mejor tradición del terror de esa época. El filme juega con la intriga de quien es y qué le ocurre al cuerpo de Jane Doe, (nombre que reciben los cuerpos de mujeres sin identificar, John en el caso de los hombres). Un cadáver impecable por fuera pero que alberga sorpresas que no conviene desvelar en su interior. Es a medida que sus protagonistas van descubriendo estas sorpresas que lo inexplicable y lo terrorífico va haciendo acto de presencia.

La autopsia de Jane Doe

La atmósfera claustrofóbica creada en los distintos espacios de la funeraria, junto con el buen hacer del director André Øvredal (Troll Huner, 2010) hacen de este filme algo muy disfrutable, sobretodo si se es fan del género. El modo en que filma el cadáver de Jane Doe (algo que en otras manos no hubiese dado juego ninguno) y como construye primero cierto suspense y luego escenas de auténtico terror hacen que, para quien escribe, este filme sea de lo mejorcito en cuanto a terror visto Sitges. Un año ya de por sí lleno de interesantes propuestas en el género.

Emile Hirsch y Brian Cox hacen un buen trabajo aguantando todo el peso del filme. Sobretodo el veterano Brian Cox (que a nadie se le olvide que fue el primero en interpretar a Hannibal Lecter en Manhunter de Michael Mann). Nos importa lo que les pase, algo indispensable para cualquier filme de terror (o no terror) pero que en este caso y al ser muy buenas interpretaciones hace que la empatía sea mayor y por tanto el efecto mayor.

La autopsia de Jane Doe es un filme con un sólido guión que mantiene el interés hasta el final, actuaciones más que solventes y un bello cadáver lleno de sorpresas, ¿qué más se puede pedir?

ROGER MONTFORT

logo findelahistoria

 

 

Tráiler de La autopsia de Jane Doe

 

 

La autopsia de Jane Doe

Ficha Técnica:

Título original: The autopsy of Jane Doe
Año: 2016
Duración: 86 min.
País: Reino Unido
Director: André Øvredal
Guión: Ian B. Goldberg, Richard Naing
Música: Dani Bensi
Fotografía: Roman Osin
Reparto: Emile Hirsch, Brian Cox, Olwen Kelly
Género: Terror