Las 5 mejores películas de terror psicológico

Las 5 mejores películas de terror psicológico

El séptimo arte nos ha dado innumerables películas de terror psicológico que datan, incluso, del cine en blanco y negro.

Por ejemplo, piezas pioneras como Nosferatu: el mítico primer Drácula del cine y, que aunque no es una película de terror psicológico extremo, sí nos da a entender que el miedo ha estado en los orígenes del celuloide.

Ahora bien, así como en la vida no todo se reduce a dos colores debes saber, amigo lector, que dentro de las películas de miedo hay matices. Siendo las películas de terror psicológico uno de ellos.

En estas películas psicológicas y terroríficas, el miedo y suspense puede llegar a ser tan intenso que querrás encender las luces de la sala para sentirte más relajado y a salvo.

Por esto, hoy en Fin de la Historia queremos compartir contigo nuestro top de las 5 mejores películas de terror psicológico: un recorrido por el miedo, la angustia y los caminos más oscuros de la mente humana.

Nuestra selección pretende darte una idea panorámica de la evolución que ha sufrido este subgénero del terror, considerando además de las viejas películas de suspense y terror psicológico, las más recientes del género.

 

Características de las películas de terror psicológico

Las mejores películas de terror psicológico no se caracterizan por mostrar figuras grotescas y monstruosas que aparecen en la medianoche con una motosierra en mano.

Ni tampoco por presentar muertos vivientes o vampiros impulsados por la sed de sangre humana.

Estas últimas serían en todo caso películas de terror a secas, en las que el miedo se apoya en la participación de representaciones descarnadas de muertos, fantasmas, asesinos y demás tópicos sobrenaturales.

Una película de terror en un sentido psicológico, por el contrario, enfatiza, por ejemplo, fuertes emociones psíquicas que son parte nuestra condición humana.

Estas emociones van del terror al miedo de lo desconocido hasta los sentimientos de desesperanza, que van colapsando la estabilidad mental de los personajes, de forma paulatina, hasta llevarlos a sufrir fuertes angustias que rayan en la locura.

Por eso decimos que, aquí el terror, se presenta a nivel de la psiquis de los personajes centrales, sin necesidad de echar mano de monstruos, como hemos dicho y donde, más bien, el peso quedaría en la buena actuación, el guión y los efectos de sonido y musicales.

Es decir, que en estas películas no hay necesidad de usar tantos efectos especiales para impactar en las audiencias.

Así que, si puedes contener la respiración y dominar tus emociones, podrás adentrarte en el oscuro mundo del alma humana, explotado por estas películas de terror e irte a la cama con tranquilidad; aunque lo dudamos.

 

Top 5 de las mejores películas de terror psicológico de todos los tiempos

En las siguientes reseñas de películas de terror verás películas de reciente creación, pero también películas antiguas que impulsaron este género a finales de los años noventa.

Es verdad que existen muchas más películas de terror psicológico extremo como bien pueden ser algunas de Roman Polanski, Cristopher Nolan, Darren Aronofsky, etc.

Lo cierto es que algunas de las que te presentamos a continuación reúnen las cualidades del género de forma más clara.

Otras fueron pioneras en su época de lanzamiento y algunas se han convertido en títulos de culto para los aficionados al género de terror más puro.

Llegados a este punto, ahora sí, siéntate en tu sillón y comencemos a hablar de las 5 mejores películas de terror psicológico:
 
 

 

El sacrificio de un ciervo sagrado (2017)

Yorgos Lanthimos se ha caracterizado por dirigir películas un tanto atípicas, y esta no es la excepción.

Y, como ciudadano griego conocedor de la cultura antigua ateniense, logró rescatar en este film la esencia de la tragedia griega.

Pues, es este largometraje, logra mostrar cómo existen poderosas fuerzas que afectan la vida de los hombres, según sus buenas o malas acciones.

Yorgos nos entrega lo que quizá podemos considerar una de las mejores películas de terror psicológico de la actualidad.

Aquí, pone frente al lente de la cámara la historia del declive paulatino que padece una familia de profesionales médicos de clase media acomodada.

Por cierto, este énfasis en la clase social de sus protagonistas es recurrente en toda su filmografía.

En el sacrificio del cuervo sagrado veremos el modo en que el miedo entra en la sosegada casa de los Murphy, cuando sus dos hijos empiezan a sufrir inexplicables dolencias, que la ciencia médica no puede explicar.

Desde parálisis de las extremidades inferiores hasta inapetencia extrema por la comida e incluso un extraño sangrado ocular.

Desencadenando así el terror psicológico extremo en el matrimonio.

La solución a esta suerte de maldición echada sobre la familia de los Murphy parece estar en Martín, un chico de 16 años y en un sacrificio humano por hacer, pero cuyo dilema está en elegir a cuál de los ciervos matar.

Todo parece indicar que la forma de reparar el daño cometido en el pasado por el Dr. Murphy exige medidas extremas. Solo sacrificando al cordero se conseguirá aplacar el mal.

Lanthimos logra hacer suya la máxima del cine hollywoodense, según la cual los últimos 20 minutos de una película son los que la hacen memorable.

Pues, es hacia el final de la película que los Murphy muestran su peor faz, en un caos, donde solo reinan sentimientos de perturbación profunda e impotencia y hasta la locura, para dar paso a un final inesperado, que te dejará boquiabierto.
 
 

 

Funny Games (2007)

Titulada en España como Juegos Divertidos, es otro film dirigido y escrito por el reconocido director Michael Haneke.

En este film nos invita a adentrarnos en una ficción pesadillesca vivida por los esposos Anne y George, junto a su hijo en su casa de veraneo, donde el miedo y el terror serán una constante.

Haciendo un uso hábil y deliberado de la banda sonora, desde el comienzo de la película, Haneke nos ofrece pequeñas pistas.

Y nos va predisponiendo como espectadores a lo que intuimos que veremos: la historia de la trágica experiencia que cambiará la vida de la familia de Anne.

Por ejemplo, en la escena inicial del film, se nos presenta un primer paneo de una familia pudiente norteamericana yendo felices en coche, escuchando música clásica, riendo y compartiendo, y que nos insufla paz y serenidad dentro de un contexto armónico.

Hasta aquí todo parece ir a la perfección. Sin embargo, en esta primera secuencia Haneke nos da un bocado de lo que estamos a punto de ver más adelante.

Esto lo logra al martirizarnos de manera abrupta e imprevista, superponiendo a la música clásica una estridente música de death metal, que asalta nuestros oídos y nos perturba, deshaciendo así el aire sosegado, con música suave de fondo.

Así, sentimos que desde el principio estamos frente a una película de terror psicológico, donde el vaivén entre tensión y distensión van minando nuestras emociones.

Poco a poco empezamos a ver cómo el viaje de una familia a su casa de campo se va oscureciendo minuto a minuto, creando un ambiente de terror angustiante.

Tan sutil es la manera que consigue Haneke de retorcer un lindo paseo y volverlo su opuesto, que no sabemos en qué momento pasamos de ver un día soleado y fresco a una noche crepuscular, de tormentos físicos y psicológicos padecidos por Anne, George e hijo.

Y no es para menos, la mayoría de los receptores del film seremos engañados al igual que la familia de George por dos caras angelicales de jóvenes veinteañeros.

La mezcla de cortesía, ingenuidad e inmadurez, con la que van a pedir unos simples huevos a la casa de sus futuras víctimas, no nos dejarán ver sus macabras intenciones.

Es así como una situación normal comienza a ser absurda, cuando ambos jóvenes vuelven donde Anne en busca de más huevos, por haberlos roto otra vez.

Lo que no saben Anne y George es que ya están siendo objeto de los juegos divertidos de estos chicos.

Juegos que luego serán más pesados hasta teñirse de un toque sádico y terrorífico.

Antes de cerrar este apartado, es convenientes que sepas que Funny Games tiene dos versiones. 

Una versión austríaca de 1997 del propio Michael Haneke y la versión norteamericana, que aquí te reseñamos, de 2007.
 
 

 

Carretera perdida (1997)

Titulada al inglés como Lost Highway, este es un film que no podía faltar en nuestra lista de las 5 mejores películas de terror psicológico.

Una verdadera película en que el terror y el miedo se conjugan para entregarnos un puzzle cinematográfico, cargado de enigmáticas escenas que se suceden desde el principio mismo de la película.

Y es que Davy Lynch es un verdadero maestro de este género de películas de terror, donde nos deslizamos hacia una verdadera carretera perdida sin tener claro cuál será el final de la misma.

Además, encontraremos escenarios sombríos, de colores oscuros, que terminan por construir ambientes góticos, algo tenebrosos.

Aquí, seremos testigos desde los primeros minutos de la película de cómo los personajes entablan una relación psicológica angustiante entre ellos y consigo mismo a la vez.

La angustia mental a la que se somete al personaje central, Fred Madison, la podemos ver apenas minutos después de haber comenzado la película gracias a un close up que da a su rostro, metido en la penumbra de su cuarto, mientras inhala bocanadas de humo de cigarrillo.

Fred Madison es un joven y guapo músico de Jazz que toca en un club nocturno y que, además, está casado con su joven y bellísima esposa, Renee, de semblante exuberante.

Una mañana recibe una llamada de un desconocido que le habla de la muerte de otro desconocido, un tal Dick Lauren.

Luego tendrá que lidiar con una serie de misteriosos videos que vienen sin remitente, y que le dejan frente a la puerta de su casa, sin razón aparente.

Lo único que sabe acerca de estos videos es que contienen grabaciones de la parte externa de su inmueble.

Pero el último video, contiene una aterradora grabación que lo llevará a la cárcel por un homicidio que parece que él no cometió.

Y este, al no saber si de verdad suceden o no las cosas, es lo que vuela la cabeza de sus personajes principales.

En adelante la película cambia y se retuerce más, hasta casi transformarse en otra, irrumpiendo nuevos personajes, dentro de lo que parece una nueva trama, que se junta al final de la película con la primera parte, dejándonos desconcertados.

Todo un rompecabezas y figuras simbólicas aparecen, volviendo todo más y más confuso cada vez.

Ahora bien, a diferencia de las otras películas de terror psicológico extremo, hasta aquí reseñadas, Lynch no tarda tiempo en envolvernos en las atmósferas inquietantes en las que se sumergen sus personajes.

Quizá por esto sentiremos la confusión y desconcierto de principio a fin en sus películas.
 
 

 

El silencio de los corderos (1991)

Ahora continuemos con nuestro recorrido, con una película de terror psicológico clásica de los 90’.

Una adaptación cinematográfica de la novela The Silence of Lambs, del escritor Thomas Harris, a cargo del director Jonathan Demme.

El argumento gira en torno a la investigación de una serie feminicidios.

La protagonista, Clarice Starling, es una jovencísima y ambiciosa estudiante de la academia del FBI, que debe ayudar en la búsqueda de un asesino en serie (serial killer).

Para esto, acude a otro asesino serial, el Dr. Hannibal Lecter, preso en una cárcel de máxima seguridad.

Él es una pieza clave para descifrar la oscura mente del asesino Bufallo Bill, que tiene la particularidad de tasajear la piel de sus víctimas y conservarlas para sí.

Pero el terror psicológico no viene tanto del asesino suelto Buffalo Bill, como sí de la angustiante relación que nace entre la joven agente y su experimentado colaborador, el Dr. Hannibal.

Hannibal Lecter, como psiquiatra va desnudando en cada diálogo la psique de Clarice Starling, hasta hallar el trauma de la infancia que ella oculta: pesadillas en las que oye noche tras noche llantos de corderos, devorados vivos por el fuego, y al que ella no puede salvar.

Así, como los espectadores somos testigos de diálogos lentos y tensos entre ambos personajes, también sentimos que, en cualquier momento, el Dr. Lecter podría escapar de su celda y también devorarla.

Siempre está esta tensión angustiante entre la fascinación y la repulsión que la joven agente siente por su interlocutor asesino.

Son el close up de las expresiones faciales de los personajes, los planos cerrados de la cárcel y los diálogos inquietantes los que crean una tensa calma de principio a fin.

Todo esto hace de esta película de terror psicológico un clásico que, no en vano, ganó varios premios Óscar de la academia, incluyendo mejor película del año y mejor director.
 
 

 

Midsommar (2019)

Después de ver Midsommar te preguntarás cuáles serían las mejores decisiones a tomar para aliviar una crisis con tu pareja.

Pues si aceptamos los argumentos de esta trama, de ello podría depender no solo la salud de la relación, sino incluso la vida misma de la pareja.

Y es que esa búsqueda de paz y salvación de la relación es la verdadera crisis de fondo que atraviesa toda la cinta hasta llegar a volverse una película de terror psicológico muy particular.

Para construirla, Ari Aster, su director, se vale de la relación en picada que hay entre dos jóvenes estadounidenses, Dani Ardor y Christian Hughes.

Cuando comenzamos a ver los primeros minutos del film, a la ya deteriorada relación se le van agregando más desgracias que involucran muerte y suicidio de familiares.

Así las cosas, ya vamos entrando en la vida de unos personajes -al menos Dani- que la vida les ha golpeado duro.

Pero hasta este momento de la película, no seremos testigos del terror que va arropando a los personajes, sino solo el dolor y las molestias que experimentan por la relación en crisis y el duelo natural tras la muerte de familiares.

La película dará un golpe de timón de 180º, cuando esta pareja de jóvenes decide probar lo que parece su última jugada de dados para salvar su relación.

Aceptan la invitación, por parte de los amigos de Christian, a un festival de solsticio de verano en Suecia, que forma parte de una antigua tradición que se celebra nada más y nada menos que cada 90 años.

Sentiremos por momentos que todo lo malo entre Dani y Christian ha quedado atrás, cuando se instalan en la tranquila y majestuosa aldea sueca, donde todos son camaradas, amables y diligentes.

En esta etapa de la película tanto los espectadores como los personajes se dejan fascinar por el paisaje y el exotismo de la villa.

Aunque más pronto que tarde Dani, Christian y sus amigos comienzan a presenciar rituales extraños y las cosas cambiarán para todos ellos.

Ahora que ya conoces algunas de las principales diferencias entre las películas de terror a secas y las películas de terror psicológico, te invitamos a que armes tu propia lista de películas de este género y te suscribas a nuestra newsletter.

 
 
¿Qué película te gusta más?
 
Si te has quedado con ganas de más ránkings o listas de películas descubre nuestras Comedias de terror, 10 películas para morirse de risa que debes ver, o, si te atreves, nuestras películas de impacto. También te puede gustar nuestra lista de Películas de terror y comedia, 20 películas de miedo y risa que debes ver o si te va lo fuerte, nuestras películas perturbadoras.