Crítica:

Película de miedo rodada en formato cámara en mano, casi a modo de falso documental, vale la pena rescatar Atrocious, que nos cuenta la trágica historia de Cristian y July, dos apasionados de los misterios que se van con sus padres a regañadientes a pasar el verano en una casa de la familia cerca de Sitges, que lleva diez años abandonada, a pasar el verano. Buscando una motivación para rodar un documental sobre temas paranormales, Cristian descubre la historia de Melinda, una niña que se perdió en los bosques de la zona en los años cuarenta de la que la leyenda cuenta que si uno se pierde en esos mismos bosques del Garraf, aparece para señalarte el camino de vuelta a casa. Pronto oirán de boca de un lugareño que la historia de Melinda tiene muchas versiones, en la mayoría de las cuales esta niña pretende cualquier cosa menos ayudar a los extraviados en el bosque.

El filme se vende como basado en hechos reales y apoya fuertemente esa teoría sin confirmar en su sinopsis oficial: El 4 de abril de 2010 una parte de la familia Quintanilla Atauri fue encontrada muerta en su casa de campo. La policía descubrió la existencia de cintas de vídeo con 37 horas de grabación. Aquel mismo mes de abril, dos productores vieron la oportunidad de crear una película a partir del material encontrado. Ellos se hicieron cargo de los derechos al convencer al padre de los niños asesinados y acordar que omitirían ciertas partes que podían ensuciar la memoria de su familia. Atrocious muestra las imágenes reales de todo lo que pasó. Una película perturbadoramente real con un escenario absolutamente conocido.

El filme arranca con el habitual ritmo deliberadamente lento de este tipo de filmes en el que la cotidianidad va dando paso progresivamente al susto primero y al miedo después, con la desaparición y muerte del perro de la familia en dudosas circunstancias como pistoletazo de salido para dar rienda suelta al terror psicológico.

Dirigida, escrita y montada por el mejicano Fernando Barreda Luna, que debutó con el corto Oscuridad (2009), Atrocious se pudo ver ya en el Sitges Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya de 2010 y en el Malaga Film Festival en 2011, aunque no ha llegado oficialmente a nuestro país hasta el 16 de Junio de 2012 después de presentarse este pasado mes de marzo en el Syfy Festival de Madrid.

Hay que resaltar que el mérito más grande de Atrocious es su credibilidad, su aparente veracidad, que es lo más difícil de conseguir y lo más importante en filmes de estilo recientemente apodado como mockumentary. Los realizadores y productores pusieron un gran énfasis en éste punto, tanto en la promoción del mismo, vendiéndola como si contuviera imágenes reales de gran crudeza, como en la realización, ciudando cada detalle. El filme consigue darnos esa sensación de realismo que perseguían sus realizadores y nos brinda escenas de gran impacto como una sencilla secuencia que vale la pena comentar en la que Cristian y July se buscan en la noche desesperadamente hasta que la creciente tensión estalla al chocar entre ellos de frente cada uno corriendo cámara en mano, gran momento. Pero el filme ofrece más escenas que hacen que valga la pena su visionado así como un gran montaje y un muy buen final, no puedo hacer más que recomendarla.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

 

Imágenes:


 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Fernando Barreda Luna
GUIÓN: Fernando Barreda Luna
FOTOGRAFÍA: Ferran Castera
MONTAJE: Fernando Barreda Luna
VESTUARIO: Abraham Romagosa
REPARTO: Cristian Valencia, Clara Moraleda, Chus Pereiro, Sergi Martin, Xavi Doz, Jose Masegosa
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Andrea Ancibar
PRODUCTORA: Coproducción México-España
PRODUCCIÓN: David Sanz, Jessica Villegas Lattuada
DURACIÓN: 82 minutos