La actriz Carrie Fisher ha fallecido al no recuperarse del paro cardíaco que sufrió el pasado viernes en mitad de un vuelo. Fisher, conocida por todos por su papel en la saga Star Wars en el que interpreta a la Princesa Leia, fue una actriz, escritora y guionista hija de la actriz Debbie Reynolds.
Su carrera como actriz empezó de la mano de su madre, en pequeños papeles hasta que apareció en la película Shampoo (1975), tras esta aparición le llegaría el papel de su vida, interpretar a una Princesa rebelde en una galaxia muy lejana, la Princesa Leia Organa.

Sus papeles en La guerra de las Galaxias (1977), El imperio contraataca (1980) y El retorno del Jedi (1983) le aportaron éxito y fama. Una fama que la llevó a tener problemas con el alcohol y las drogas, algo de lo que nunca se ha escondido. Fisher, valiente en la vida como si fuera la heroina rebelde de Star Wars, hablaba abiertamente de sus problemas.
También apareció en otras películas con directores de la talla de Woody Allen, en Hannah y sus hermanas (1986) y realizando papeles de secundaria en otras producciones como Cuando Harry encontró a Sally (1989) o en la comedia Escándalo en el plató (1991).

Su carrera se alternó entre el cine y la literatura, escribiendo varios libros de los que alguno pasó a la pantalla grande. Pero será su papel de Leia el que quedará para la eternidad en el mundo del cine, de la fantasía y del imaginario de muchos de nosotros que la descubrimos viendo su fortaleza enfrentándose a todo un Imperio sin desfallecer ante un temible Darth Vader.
Descanse en paz princesa Leia Organa, la princesa de toda una generación. Que la fuerza te acompañe Leia.

Carrie Fisher, nuestra princesa


vídeo realizado por comicbook.com