Eli Roth vuelve a Sitges a presentar su nuevo proyecto como director, Knock, Knock. Como sus últimos trabajos, se trata de una nueva aventura en su particular periplo Chileno, acompañado una vez más de Nicolás López, también presente en Sitges. Esta vez Roth se alía con un gran nombre como Keanu Reeves, creemos que para llegar a más audiencia y no tener tantos problemas de distribución como está sufriendo con The Green Inferno.

Knock, Knock

Roth, que en sus anteriores trabajos como director se había caracterizado por un tipo de cine violento y con excesos, esta vez se queda corto. La idea de la que parte la película, sin ser innovadora, podría dar mucho juego. Dos adolescentes de buen ver (empapadas por la lluvia para dar, si cabe, más morbo a la situación) se presentan de repente en casa de un marido y padre ejemplar que se ha quedado solo en casa el fin de semana para trabajar. Su buen hacer permitirá que las dos jóvenes entren en casa, se desnuden (protegidas con albornoz, eso si) y den pie a las situaciones más calenturientas que cualquier hombre podría imaginar. Pese a todas las reticencias iniciales de Keanu y todos sus intentos de escapar de las eróticas provocaciones de las chicas, acabará cayendo en la tentación, pero es que como dirá más adelante....era como tener pizza gratis!

Knock, Knock

A partir de aquí, Roth se pierde en un tipo de thriller con algún que otro buen momento pero no sabe rematar la situación. Se le ve muy comedido durante todo el metraje, puede que por tener una gran estrella en el reparto o porque una de las chicas sea su mujer, pero se queda a medio camino y no sabe transgredir.

Revees tampoco es que esté para tirar cohetes. Mantiene bien la tensión del thriller, pero en algunos momentos roza la sobreactuación y el ridículo. Toda la pieza final deja con la sensación de haber visto algo que estaba bien pero de lo que se esperaba más viendo quien hay detrás del proyecto.

OSCAR

logo findelahistoria

Tráiler de Knock, Knock