Un hombre llega en medio de una tormenta de nieve a refugiarse en una posada. El individuo les indica a los posaderos que quiere estar solo, sin ningún tipo de interrupción. El hombre tiene la cara cubierta de un extenso vendaje, y al descubrirselo muestra que no se le ve la cara ni el cuerpo, es invisible.
Mientras, en la ciudad la novia y compañeros de trabajo del científico Griffin intentan descubrir su paradero, ha desaparecido sin dejar rastro hace una semana.

el hombre invisible 1933

El hombre invisible es otra de las mágicas producciones de La Universal, y se suma a sus famosos Monstruos, con Frankenstein, el Hombre lobo o la Momia.
La trama de esta película que dirige James Whale, se presenta rápida, un extraño hombre llega a una posada y pronto descubrimos que es un científico que ha conseguido descubrir la invisibilidad.
El mayor problema de su descubrimiento es que todavía no ha conseguido el antídoto y los componentes utilizados para la formula le están volviendo loco.

El hombre invisible

Una rápida narración de los acontecimientos nos va presentando al científico descubridor de esta formula, que termina por ser un maníaco asesino. Un megalómano, un hombre que anhela todo el poder que su descubrimiento le ha proporcionado. Se trata en definitiva de la mejor adaptación de la novela de H.G Wells que va directa al grano, con un sentido del humor que no desentona en ningún momento. Algo que Whales sabe llevar muy bien.

Entre los protagonistas de la película, encontramos a Una O’Connor, que interpreta a la propietaria de la posada. Se trata de una actriz que trabaja siempre para Whale, realizando papeles de una mujer algo histérica, como el de la película Frankenstein, donde se pasa medio filme gritando. En esta ocasión vuelve a aportar un toque de humor característico. Aunque tal vez nos pueda poner algo nerviosos, es una mujer que puede alterar los nervios a cualquiera.

Lo mejor de El hombre Invisible lo encontramos en sus efectos especiales. John P. Fulton es el encargado de realizar esta maravilla. Conseguir la invisibilidad en 1933 no era tarea fácil. Gracias al stop-motion, cables y la doble exposición, consiguen unos efectos envidiables para diferentes tomas de la película, en las que vemos una camisa moverse sola, la ausencia de una cara tras el vendaje, o la paulatina aparición del rostro del científico cuando finaliza el efecto del suero.

La historia de un científico que consigue un gran poder que lo transforma en un maníaco. Una película fantástica extraordinaria que no pierde su encanto a pesar de los años. No tendrá el mejor guión de la historia, pero atrapa desde el inicio.

El filme de Whale tuvo sus secuelas en 1940 se rodó El regreso del hombre invisible, y el mismo año se estreno La mujer invisible. Pasados unos años se realizó en 1942 el agente invisible, y posteriormente La venganza del hombre invisible, o Abbott y Costello conocen al hombre invisible, ya en tono de humor. En el año 2000 Paul Verhoeven dirigía El hombre sin sombra, otra adaptación de esta eterna historia con unos efectos especiales que le valieron una nominación a los Oscar. Varias adaptaciones de una historia creada por H.G Wells, que tuvo con la película de James Whale una de sus mejores adaptaciones que todavía atrapa al espectador, por la historia y por el aire a gran clásico que desprende.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria
 
 

El hombre invisible


 
El hombre invisibleFicha Técnica
Título original: The Invisible Man
Director: James Whale
Guión: R.C. Sheriff & Philip Wyle (Novela: H.G. Wells)
Música: Heinz Roemheld
Fotografía: Arthur Edeson (B&W)
Reparto: Claude Rains, Gloria Stuart, William Harrigan, Henry Travers, E.E. Clive, Una O’Connor, Dudley Digges, John Carradine, Walter Brennan, Dwight Frye
Año: 1933
Duración: 71 min.
País: Estados Unidos
Productora: Universal Pictures