La_Venus_de_las_pieles8

La Venus de las pieles

La-Venus-de-las-pieles
En mitad de una tormenta, una actriz entra en un antiguo teatro situado en una desierta calle parisina. En su interior Thomas, el director de escena, se lamenta por teléfono al no haber encontrado entre todas las candidatas a la mujer adecuada para el papel protagonista de la obra que está preparando, una adaptación teatral del polémico libro La Venus de las pieles (La Vénus à la fourrure) de Leopold von Sacher-Masoch, autor que, gracias a esta obra, acabaría dando nombre al término “masoquismo”. La actriz, vulgar y grosera, desmaquillada y mascando chicle de forma obscena, ha llegado tarde al horario de audiciones; sin embargo, acaba teniendo la oportunidad de interpretar una escena de la obra, y ante los ojos de Thomas se transforma en un ser sofisticado, atractivo y sensual, que acaba por hipnotizar e incluso obsesionar al propio director de escena.

Si en Un dios salvaje (Carnage, 2011), el director ya recurría a una obra de teatro de Yasmina Reza que encerraba a cuatro personas dentro de un espacio reducido y desmoronaba sus modales y principios sociales a través de un enfrentamiento verbal entre ellos, en esta película vuelve a recurrir a un texto teatral, en este caso uno del dramaturgo David Ives, para poner en escena la misma premisa. Unos individuos desconocidos comienzan una conversación con la intención de llegar a un acuerdo (en este caso la contratación de la actriz) y lentamente empiezan a aflorar sus verdaderas personalidades a través de situaciones perversas y ridículas. Sin embargo, La Venus de las pieles no tiene tanto que ver con Un dios salvaje como con Lunas de hiel (Bitter Moon, Roman Polanski, 1992) por ser ambas un estudio de las relaciones de poder que pasan por la dominación, la sumisión y, eventualmente, el amor.


Como ocurre en la obra teatral en la cual se basa la película, el director Roman Polanski recurre al mayor minimalismo de su carrera artística al ofrecernos un relato para el cual únicamente necesita dos actores y un escenario con muy pocos elementos. En este caso, el protagonista masculino es Mathieu Amalric, conocido por sus papeles en Cosmopolis (David Cronenberg, 2012) o Quantum of Solace (Marc Foster, 2008), mientras quien le da la réplica en pantalla y en la historia es Emmanuelle Seigner, conocida por haber trabajado en tres otros trabajos de su actual marido, el propio Polanski, y por ya haber compartido cartel con Amalric en la multipremiada La escafandra y la mariposa (Le scaphandre et le papillon, Julian Schnabel, 2007). Es bastante difícil no notar un cierto pavoneo por parte de Polanski al convertir a su mujer en la mismísima diosa Venus, quien desciende de los cielos para vengarse de aquellos hombres que se vanaglorian de utilizar a las mujeres como sus objetos de inspiración artística.

La Venus de las pieles no es simplemente una reproducción cinematográfica de una representación teatral.

El cine ofrece en este caso un grado mayor de proximidad y empatía con los personajes, jugando con sus posiciones y sus movimientos. La química que se crea entre ambos actores es realmente insólita, y tremendamente necesaria cuando se trata de establecer el muy entretenido juego de dobles personalidades. A lo largo de la película, los protagonistas se sumergen en la obra que adaptan, llegando a confundir la realidad con la ficción, el dominante con el sumiso, el que da órdenes con el que las recibe, el creador con su musa e incluso el hombre con la mujer.

   JUAN PRIETO

 

 

 

Trailer:

 

Imágenes:

 

Ficha técnica:

Título original: La vénus a la fourrure (Venus in Fur)
Año: 2013
Duración: 96 minutos
País: Francia, Polonia
Director: Roman Polanski
Guión: Roman Polanski, David Ives (Teatro: David Ives)
Música: Alexandre Desplat
Fotografía: Pawel Edelman
Reparto: Mathieu Amalric, Emmanuelle Seigner
Productora: R.P. Productions / Les Films Alain Sarde
Estreno en España: 31/01/2014
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Premios:
Premios César: 7 nominaciones, incluyendo Mejor película
Festival de Cannes: Sección oficial largometrajes a concurso

3 comentarios en “La Venus de las pieles”

  1. Personalmente me encantó Un dios salvaje, así que daré por supuesto una oportunidad a La Venus de las pieles.

  2. Me engañó que el director fuera Roman Polanski, pero ha sido una completa decepción.
    Me deja atónita que las criticas la ensalcen, cuando en mi caso fué una de mis peores peliculas que jamás haya visto, pero para gustos los colores! Será que yo no soy tan místico…
    En mi opinión es inaguantable estar hora y media viendo a dos personas hablar de lo mismo una y otra vez, es como una obra de teatro mala pero en la TV.
    Mi consejo es que no perdáis el tiempo. Nunca comento ninguna película, pero con esta no he podido evitarlo, ojalá me hubieran advertido a mi!!!!

Deja un comentario