Película dramática con gran ritmo, Un dios salvaje (Carnage) nos sitúa en el marco de un matrimonio, Alan y Nancy, que visita a otro, Michael y Penelope, en su casa de Nueva York con motivo de que su hijo ha agredido al hijo de la otra pareja causándole graves daños en la boca y la pérdida de dos dientes. La película empieza cuando los matrimonios se disponen a despedirse amistosamente, pero la visita se va alargando de forma educada y civilizada para ir descontrolándose poco a poco. Se trata de una adaptación de la obra teatral homónima (Le Dieu du carnage) estrenada en Zúrich en 2006 y de la autora francesa Yasmina Reza, que para el filme ha colaborado en el guión.

La pareja formada por Alan y Nancy esta interpretada por Christoph Waltz, que vimos brillando como nazi en Malditos bastardos (Inglourious Basterds, 2009), y Kate Winslet, a la que podemos ver de nuevo en los cines con su gran éxito Titanic 3D. Alan es un abogado pragmático inmerso en una tensa situación laboral permanentemente colgado al teléfono y Nancy es una gestora de inversiones que lleva el peso de toda la casa. El matrimonio formado por Michael y Penélope, encarnados por los actores John C. Reilly, que vimos en Boogie Nights (1997) o Gangs of New York (2002), y Jodie Foster. Michael es un vendedor bonachón manipulable y Penélope es una tensa ama de casa con muchos complejos. La elección de los actores es espectacularmente adecuada y todos rallan a gran nivel, sobretodo Waltz, que es el único que en ningún momento cae en la sobreactuación.

Dirigida por el genial director Roman Polanski, que cuenta en su haber con películas como La semilla del diablo (Rosemary’s Baby, 1968), El pianista (The pianist, 2002) o El escritor (The Ghost Writer, 2010), Un dios salvaje nos va mostrando progresivamente la realidad de dos parejas que aun pareciendo civilizadas y agradables, esconden como todos gran cantidad de problemas y frustraciones. El brillante guión va jugando con los personajes cambiando los bandos enfrentados entre los matrimonios y hombres contra mujeres, a la vez afloran los enfrentamientos internos entre las dos parejas a medida que los nervios aumentan. Polanski preparó el guión mientras cumplía arresto domiciliario en Suiza, bajo vigilancia constante de la policía, creando este claustrofóbico filme sobre la auténtica condición humana.

Podemos concluir que Un dios salvaje son 79 minutos en tiempo real llenos de tensión, comedia y emociones, que hacen alarde de unas buenas fotografía, dirección artística y montaje para dejar fe de la creencia del director polaco en la innata maldad humana que todos escondemos en el marco de una sociedad civilizada y que puede salir a relucir fácilmente en cualquier enfrentamiento y sobretodo tras un par de copas.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 


Imágenes:


 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Roman Polanski
GUIÓN: Roman Polanski, Yasmina Reza (Obra: Yasmina Reza)
MÚSICA: Alexandre Desplat
FOTOGRAFÍA: Pawel Edelman
REPARTO: Kate Winslet, Christoph Waltz, Jodie Foster, John C. Reilly
MONTAJE: Hervé de Luze
VESTUARIO: Milena Canonero
PRODUCTORA: Coproducción Francia-Polonia-Alemania-España; France 2 Cinema / Versatil Cinema /Constantin Film Produktion / SBS Productions / SPI Poland
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Dean Tavoularis
DISTRIBUIDORA: Alta Classics
PRODUCCIÓN: Saïd Ben Saïd
ESTRENO EN FRANCIA: 7 de Diciembre 2011
ESTRENO EN ESPAÑA: 18 de Noviembre 2011
CALIFICACIÓN: No recomendada para menores de 12 años
DURACIÓN: 79 minutos

WEB OFICIAL: http://www.sonyclassics.com/carnage/