Anastasia es una estudiante de Literatura Inglesa que recibe el encargo por parte de su compañera de piso de entrevistar a un joven y multimillonario empresario, Christian Grey. Impresionada por su atractivo, la joven queda prendada de él e inician una relación en la que entran en juego peculiares prácticas eróticas. Hablamos de la famosa Cincuenta Sombras de Grey.

Cincuenta sombras de Grey

Los libros de E. L. James, escritora británica que ha resultado un best-seller mundial, llevados a la pantalla grande. Esta primera entrega de la trilogía está dirigida por Sam Taylor-Johnson, y resulta de lo más aburrida.
Tengo que decir que no he leído los libros de James, con lo que no puedo comparar el filme con estos o decir si las novelas son aburridas o de lo más entretenidas. Pero la adaptación al cine ha resultado ser de lo más floja.

Solo iniciarse la película rápidamente encontramos la atracción física de la joven Anastasia con Grey, en un abrir y cerrar de ojos, casi sin tiempo de nada. A partir de entonces empieza la cacería del Sr. Grey por la joven estudiante. El inicio de un juego que se sucede muy rápido, casi sin sentido, con un estilo en que la directora va directamente al grano.

Cincuenta sombras de Grey

La narración de un cuento de hadas envuelto en un aire sexual. El encuentro de una princesa con su amado y la relación de estos. Una relación que marca el protagonista con su estilo dominante hacia su pareja o su “juguete”. Aquí vamos a dejar de lado el pensar que una joven estudiante se enamore de un hombre así, no por sus gustos en los juegos eróticos si no por su manera de comportarse con ella fuera de estos juegos.

Pero quitando el hecho de que a Anastasia le puedan gustar este tipo de hombres, la película que había llenado de expectación a todos por su contenido sexual, no deja de ser la narración de una historia de amor simple y mal contada, algo aburrida. Y si alguien espera ver escenas eróticas de lo más atrevidas, que mire otro tipo de cine, en 50 sombras de Grey no lo encontrará, no se trata de este tipo de películas, aquí las escenas aunque explícitas, son de lo más suaves, error que comete la directora al rodarlas con gusto.

Los actores protagonistas, siempre omnipresentes en todo el filme, resultan una pareja de jóvenes atractivos que simplemente no resuelven mal su papel. Sobre todo la actriz Dakota Johnson, con un papel algo más trabajado que el de Jamie Dornan, el atractivo Sr. Grey, parece difícil creer que una chica con su pasión llegue a enamorarse de alguien que tan solo se dedica a poner cara de tipo serio y a lanzar alguna (muy pocas) sonrisas moviendo las comisuras de los labios. Sin dejar de ser un casting correcto ninguno de los dos actores va a llevarse ningún premio con esta actuación.

Con una manera correcta de dirigir las diferentes escenas que se suceden, con buenos primeros planos de manos, labios o miradas de la protagonista, se trata en definitiva de una adaptación poco interesante del primer tomo de la trilogía. Tras el éxito de la promoción de la película tan solo encontramos lo de siempre, una historia de amor que parece imposible.
Seguramente el éxito de las novelas viene de la imaginación que uno le puede dar a las escenas que se suceden a lo largo del libro. La plasmación de estas al cine se convierte en una sencilla historia de amor.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria
 
 

Cincuenta sombras de Grey


 
Cincuenta sombras de GreyFicha Técnica
Título original: Fifty Shades of Grey
Director: Sam Taylor-Johnson (AKA Sam Taylor Wood)
Guión: Kelly Marcel (Novela: E.L. James)
Música: Danny Elfman
Fotografía: Seamus McGarvey
Reparto: Dakota Johnson, Jamie Dornan, Max Martini, Eloise Mumford, Luke Grimes, Marcia Gay Harden, Jennifer Ehle, Rita Ora, Andrew Airlie, Victor Rasuk, Callum Keith Rennie, Anthony Konechny, Dylan Neal, Emily Fonda, Jason Cermak
Año: 2015
Duración: 124 min.
País: Estados Unidos
Productora: Universal Pictures / Focus Features / Michael De Luca Productions / Trigger Street Productions