Dragonslayer_Banner

 

El pasado domingo laSexta 3 tuvo la feliz idea de emitir El dragón del lago de fuego o como ya se tituló en la2 hace muchos años Dragonslayer. Un filme que puede causar un fuerte impacto cuando eres niño, como fue mi caso, es por ello que intentaré ser lo más objetivo posible. En Dragonslayer  salía el dragón más terrorífico que yo recordaba, oscuro, reptiliano con algo de dinosaurio, inmenso, cruel  misterioso y siempre amenazante. Apenas se le ve como el Alien de Ridley Scott. Y su respiración sólo precede a un torrente de fuego y muerte.

Dragonslayer es un filme coproducido por Disney en 1981. Y viéndola hoy en día causa cierta sorpresa pues en conjunto es un filme muy oscuro, con toques góticos y con escenas de muerte bastante violentas, estas van desde figuras humanas calcinadas hasta una gran escena donde unas crías de dragón devoran a una víctima. Hoy en día un filme con estas características sería catalogado para mayores de trece años. Pero en esos locos ochenta esto era diversión apta para todos los públicos, y lo sigue siendo que demonios… Volviendo al tema, en esa época Disney venia produciendo películas de fantasía para un público adolescente pues en la década de los 70 había ido recaudando cada vez menos dinero con la animación para los más pequeños. Es por ello que con un cambio de directiva todo cambiaria. Con la intención de acercarse a un público más juvenil la productora empezaría a producir una serie de filmes más bien fantásticos y de ciencia ficción. Empezaron con El abismo negro, (The black Hole, Gary Nelson 1979un filme de ciencia ficción que pretendia aprovechar el fenómeno de Star Wars,  Tron (ídem, Steven Lisberger 1982) que pasará a los anales de la historia por ser la cuna del CGI, más que por sus cualidades artísticas o la fallida y hacia al final de esta etapa (hubo otras, pero no me extenderé en enumerarlas) Oz, un mundo fantástico (Return to OZ Walter Murch 1985) tardía y extraña secuela del clásico de 1939 con una joven Fairuza Balk en el papel de Dorothy.

La verdad es que no le fue muy bien a la productora del ratón Mickey con este cambio de rumbo. Y cerca estuvo de desaparecer hasta que llegó La Sirenita y La Bella y la Bestia. Después de esto Disney empezó su segunda época dorada haciendo posible que hoy se haya convertido en el gigante que es. El dragón del lago de fuego se encuentra al inicio de los ochenta. Inicio de esta época extraña pero llena de interés.

La trama tiene lugar en una época medieval dónde un reino vive bajo el terror de un dragón. El rey organiza sorteos dos veces al año para seleccionar una doncella del lugar y entregarla a la bestia para apaciguarla.

Dragonslayer_CINEMA_PICT_2

El filme que nos ocupa es bastante extraño por dos motivos. El primero es que tiene un ritmo pausado y hacía el último tercio confuso, algo que no juega a su favor. El otro motivo es el tono, decididamente sombrío y realista pero con pequeños rayos de sol y música festiva que la acercan momentáneamente Willow, pero que casi se olvidan frente al lúgubre conjunto. Adornado este con escenas casi terroríficas como las apariciones del dragón y con el joven Galen (un joven Peter McNicol, célebre años después gracias a Ally McBeal) entrando en la guarida de la bestia. Estas escenas junto con unos diálogos y trama bastante adulta convierten el filme en algo único en su especie.

Esta película es la más célebre de su director Matthew Robbins. Colaborador de Spielberg, Lucas y Guillermo del Toro en guiones de algunas de sus películas como  E.T. el extraterrestre y Mimic. Sus trabajos posteriores son bastante intrascendentes salvo quizá Mis maravillosos aliados y tampoco porque resulta excesivamente blanda y familiar. Supo eso si rodearse para esta ocasión de buenos y grandes actores. Desde la chica interpretada por Caitlin Clarke hasta el immenso Ralph Richardson. Pasando también por el interesante villano interpretado por el actor de origen irlandés John Hallam, un actor que sale en Flash Gordon y Robin Hood Príncipe de los ladrones y que está inmenso en el episodio final de la genial primera temporada de The Black Adder. Atención a la presencia de Ian McDiarmid quien ya había empezado a ser el emperador Palpatine en El Imperio Contraataca (The Empire Strikes Back, Irvin Kerschner, 1980). Un elenco de actores mayoritariamente anglosajón y de sólida base interpretativa.

Dragonslayer_YEAH

En definitiva un curioso e interesante espectáculo con un dragón muy terrorífico y superior al visto en filmes como Dragonheart (ídem, Rob Cohen, 1996) o El imperio del fuego (Reign of fire, Rob Bowman 2002). Un filme como ya he dicho único en su especie por meter escenas de terror en una fantasía tratada de un modo realista.

Después de los tráilers originales (donde se aprecía uno más sombrío que el otro) encontraréis uno relizado por un fan como si de un filme actual se tratara, una maravilla, salvo por los créditos finales, mucho mejor en mi opinion hubiese sido un rediseño del original. Juzgad vosotros mismos.

 

ROGER MONTFORT

logo findelahistoria

 

 

 

http://www.youtube.com/watch?v=RSWznYdY_e8