Un crédito ilimitado ha permitido que Diana (Melissa McCarthy) viva a lo grande a las afueras de Miami, donde esta reina de las compras ha podido hacerse con todo lo que le apetecía. Solo hay una pega: la identidad que usa para financiar dichas compras está a nombre de Sandy Bigelow Patterson, un comercial (Jason Bateman) que vive en la otra punta de Estados Unidos a quién ha copiado la tarjeta de crédito. Con solo una semana para encontrar a la persona que le está timando antes de que su vida se haga pedazos, el auténtico Sandy Bigelow parte hacia el sur para enfrentarse a la mujer que va a arruinarle la vida. Mientras se esfuerza en convencerla, persuadirla y sobornarla camino de Denver, descubrirá lo difícil que es recuperar su nombre.

Con esta idea de guión, siendo una comedia, y con los actores que participan, uno carismático y que realiza casi siempre películas familiares y divertidas, Jason Bateman, y otra actriz que también hemos visto en diferentes comedias, tendríamos que suponer que al ver la película vamos a pasar un rato divertido con alguna que otra carcajada. Nada se acerca a esta suposición.

Dirigida por Seth Gordon, que en los últimos años ha dirigido otras entretenidas comedias como Como acabar con tu jefe (Horrible bosses, 2011), la película tiene dos partes muy diferenciadas, un inicio en el que presentan la trama de lo que puede ser el lío en que se ve envuelto el protagonista, y otra en que encontramos el desarrollo de la acción con el viaje de los dos Sandy Bigelow de camino hacia su salvación. Parte que tendría que tener todos los gags y la diversión de la cinta.

Como decimos, es esta segunda parte la que a priori tendría que ser de lo más divertida al juntar a un buen hombre con una ladrona a quién persiguen unos matones. Todo llega a ser una persecución entre el protagonista y su estafadora, junto con los dos matones y un cazarrecompensas. Algo así como las comedias de carreras para conseguir un tesoro como El mundo está loco, loco, loco (It’s a Mad, Mad, Mad, Mad World, 1963) o Ratas a la carrera (Rat race, 2001).
Es aquí donde el guión se hunde. No hay ningún gag que sea gracioso, y la protagonista principal, Melissa McCarthy solo consigue ponernos nerviosos desde un inicio. Que personaje tan mal escogido, o tan mal aprovechado.

Al final, a lo largo del viaje por carretera, esa ‘road Movie’ entre dos compañeros, en que se transforma la cinta, termina por aburrir. No consigue introducir ninguna situación que entretenga, terminando por ser una especie de viaje de reflexión por parte de los dos protagonistas. Un viaje interno. Melissa termina por ver que hacer las estafas que realiza, no le llenan como realmente quiere, y termina por cogerle cariño a su compañero de viaje, el cuál a su vez acaba por hacerse amigo de ella. Algo previsible.

En definitiva, la cinta sirve para ver y olvidar. Puede gustar a los que no busquen una gran diversión y solo pasar un rato. Pero prefiero pasar el rato a carcajadas o con alguna sonrisa, y Por La cara, no lo consigue. Personalmente, una decepción de comedia, podia ser mucho mejor con esa idea inicial.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria


Tráiler:

 

Imágenes:

Ficha técnica:
Título: Por la cara
Título original: Identity Thief
Estreno en USA: 08/02/2013
Estreno en España: 22/03/2013
Productora: Universal Pictures
Director: Seth Gordon
Guión: Steve Conrad, Craig Mazin
Reparto: Jason Bateman, Melissa McCarthy, Jon Favreau, Amanda Peet, Tip “T.I.” Harris, Genesis Rodriguez, Morris Chestnut, John Cho, Robert Patrick, Eric Stonestreet