El profesor Deemer (Leo G.Carroll) está intentando crear un nutriente revolucionario que sirva para poder producir más cantidad de alimentos. Para ello utiliza todo tipo de animales a los que inyecta un suero que provoca que aumenten desconsideradamente su tamaño real en pocas semanas.
Un compañero de trabajo que parece afectado por una extraña enfermedad de gigantismo, discute con el profesor Deemer, al que termina por inyectarle el extraño suero y destruyendo parte del laboratorio donde trabaja.
A consecuencia de esta destrucción del laboratorio, escapa hacia el desierto una gran Tarántula utilizada en los experimentos, que evidentemente, irá aumentando de tamaño.

La película producida por La Universal, pasó a engordar la innumerable cantidad de monstruos y criaturas producidas por estos estudios.
Dirigida en 1955 por Jack Arnold, director, entre otras películas, de Llegó del más allá (1953), La mujer y el monstruo (1954) o El increíble hombre menguante (1957). Todo un experto en el género fantástico y de ciencia ficción.
El director, de la misma manera que en la película El increíble hombre menguante, utiliza a animales de verdad, y unos buenos efectos especiales, para mostrar en la pantalla animales de gran tamaño. De esta manera encontramos en el laboratorio del Profesor Deemer a ratones gigantes, conejos y la propia Tarántula protagonista de la película. Alejándose, de esta manera, de otras producciones en las que se utilizaban grandes marionetas para crear a los diferentes monstruos.
En la película, la Tarántula asesina, siempre es una animal real, exceptuando el momento de atacar a las personas, donde muestran un primer plano de sus gigantescas mandíbulas.
Evidentemente el ser una película rodada en blanco y negro, favorece a estos efectos especiales de animales superpuestos a la imagen. Haciéndolo todo más creíble.

La trama de la película es muy parecida a otro gran clásico de la época, THEM! (1954), película que también transcurría en el desierto, tal y como ocurre en TARÁNTULA.
De una manera muy parecida, la narración de esta película se centra en la investigación de los sucesos que van ocurriendo, hasta dar con el monstruo. Se trata más de un thriller policial que de una cinta de destructivos monstruos. Esto lo corrobora el hecho que la propia Tarántula asesina no aparece demasiado, hasta llegar a la media hora final de la cinta.

A pesar de que la acción no se centra en las muertes o destrucciones que provoca la criatura, el ritmo de la narración es constante y entretenido, gracias a la investigación que deben llevar a cabo los protagonistas y gracias a las actuaciones de estos.
Los diferentes actores principales que aparecen, realizan una buena actuación, siempre creíbles en las diferentes situaciones que se suceden.
A diferencia de otras producciones, encontramos que los dos principales protagonistas, el Doctor Matt Hastings (John Agar) y la Doctora Steve Clayton (Mara Corday), muestran una relación de pareja sin ningún tipo de machismo o diálogos entre ellos que rocen el ridículo.

En definitiva, entretenido clásico de estos años 50-60 que se puede recuperar y pasar un buen rato.
Como anécdota, hacer mención que un jovencísimo Clint Eastwood aparece en un pequeño papel como piloto de avión, en una de sus primeras incursiones en el mundo del cine. Un papel en el que apenas se le distingue la cara dentro del casco de piloto.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria


Ficha técnica:
TÍTULO ORIGINAL: Tarantula
DIRECTOR: Jack Arnold
GUIÓN: Robert M.Fresco, Martin Berkeley (argumento: Jack Arnold, Robert M.Freco)
MÚSICA: Herman Stein, Henry Mancini
FOTOGRAFÍA: George Robinson (B&N)
EFECTOS ESPECIALES: Wah Chang
REPARTO: John Agar, Mara Corday, Leo G.Carroll, Nestor Paiva, Ross Elliot, Edwin Rand
PRODUCCIÓN: William Alland
PRODUCTORA: Universal Pictures
ESTRENO EN USA: 14 Diciembre 1955
DURACIÓN: 80 minutos