El pasado Miércoles asistimos a la presentación en los Cines Splau de la ciudad Barcelonesa de Cornellá de dos iniciativas que acaban de poner en marcha en sus cines, la próxima apertura de 10 nuevas salas reducidas y la presentación de una tarjeta con tarifa plana para asistir a otro de sus cines.

El responsable de los cines Pere Sallent fue el encargado de dirigir la presentación del evento que inició con la explicación de todas las novedades tecnológicas con las cuales están dotadas las salas.

Se trata de un cine diferente a todos, empezando por su diseño, consta de una grada muy inclinada y una gigantesca pantalla full HD curvada e inclinada de cara al espectador con el único fin de conseguir la mayor inmersión del público en la película. Pero el espectador debe escoger en que parte de la sala quiere sentarse, ocupando las zonas traseras de la sala para una mínima inmersión o las gradas delanteras para sentir una mayor inmersión en la película, pudiendo variar de butaca durante la película, siempre que haya asientos sin ocupar.

Evidentemente no todas las proyecciones son en formato HD (alta definición) a toda pantalla, solamente se proyectarán cuando la imagen tenga una definición muy alta y lo permita, actualmente y cada vez mas van apareciendo películas filmadas en este formato como pueda ser el ejemplo de El Hobbit.

Otra novedad de estos cines es la utilización para las proyecciones 3D de unas gafas activas de cristal líquido que se comunican de forma inalámbrica con el proyector de la sala, abren y cierran la visión de cada ojo 72 veces por segundo consiguiendo un efecto estereoscópico mucho más luminoso, sin sombras en la pantalla y sin un efecto de doble imagen como en las tradicionales.

La mayoría de las salas tienen proyectores digitales de última generación que pueden llegar a proyectar los fotogramas hasta en 8 megapíxeles (actualmente se hace en 2Mp) y que permiten pasar de las 24 imágenes por segundo del cine actual a las 48 o 60, esta característica actualmente solo esta disponible en El Hobbit.

Todas las salas están equipadas con sistemas de sonido de última generación y especialmente dos de las salas, en una de las cuales tuvo lugar la rueda de prensa y la demostración, que está equipada con un sistema de sonido de 24 canales, cualquier susurro o sonido sitúan al espectador en plena acción.

La película elegida para la demostración no podía ser otra que El Hobbit; la sentencia, sencillamente espectacular. Lo que más llama la atención es la mayor luminosidad que se aprecia aún en
escenas con poca luz, acostumbrado al visionado con las gafas tradicionales, la diferencia es significativa. Son un poco mas pesadas, pero después de probarlas puedo decir que se mejora bastante el efecto 3D y especialmente se agradece que no se oscurezca tanto la imagen, aunque tal y como afirmo el Sr. Sallentno se conseguirá la máxima luminosidad hasta que los proyectores láser no lleguen a las salas, que se prevé en un plazo de 1 a 2 años”.

El proyector, otro de los elementos presentes en la mayoría de salas, nos deja imágenes mucho mas naturales, lo cual para algunos hace perder la esencia del cine y a otros les parece una experiencia que les acerca más a la película. Aunque hay que recordar que esta sensación se debe a las 48 imágenes por fotograma que comentábamos antes y en estos cines, el espectador tiene la opción de visionar esa misma película con los tradicionales 24 fotogramas en otra de las salas con el mismo sistema de proyección en alta definición y 3D.

Probé tanto los asientos traseros como los delanteros durante el visionado y la diferencia en la inmersión al 3D es muy significativa; si bien en las gradas traseras el 3D era claramente apreciable pero sin exageraciones, conforme me iba situando en asientos delanteros la sensación de realidad e inclusión en la película era mayor, hasta un punto en las primeras filas donde la sensación era espectacular pero se perdía perspectiva de la imagen y podía llegar a ser bastante incomodo en escenas de mucha acción.

Referente al sonido solo puedo decir que nunca había escuchado en ninguna sala tanto nivel de detalle; el sistema de altavoces está situado de tal forma que el espectador está en el centro de acción y todo el sonido que haya a su alrededor será reproducido por alguno de los canales que rodea la sala.

Tras la espectacular demostración pasaron a darnos una de las noticias para la que nos habían convocado que era la próxima inauguración, prevista para este verano, de 10 nuevas salas con un aforo de 50 personas que elevaran a 28 el total de salas del multicine.

Se tratan de salas también con cierto ángulo de inclinación, pantalla full HD y dos filas de asientos donde está previsto proyectar tanto cine, música, eventos deportivos, pases privados… Tuvimos la oportunidad de probar una de ellas y ciertamente se hace extraño estar en un sala tan confortable con una pantalla panorámica y una calidad de sonido e imagen tan altos.

La inversión es de 4 millones de €, muy alta para los tiempos que corren y en un sector que ve que cada año sus salas van perdiendo espectadores, por eso es de agradecer que con esta coyuntura se invierta en la ampliación de los cines y en este caso de calidad.

Finalmente se nos presentó un proyecto piloto que se esta haciendo en otro de los cines de la cadena llamado El Punt, situado en la ciudad barcelonesa de Cerdanyola, basado en la creación de una tarifa plana mensual para asistir a sus cines. Por un pago mensual de 22,5€ el espectador puede asistir a las proyecciones que desee sin restricción, la suscripción es mensual por lo cual no existe ningún tipo de permanencia y el usuario es libre de elegir los meses que desea pagar esa tarifa disponiendo con antelación de la información de los estrenos programados para el siguiente mes. Este sistema está ya implementado en otros países como Inglaterra o Francia donde uno de cada cuatro franceses que asisten al cine son poseedores de esta modalidad.

Como dice el Sr. Sallentse trata de un proyecto que nos gustaría llevar a estas salas de Splau pero que actualmente no esta contemplado a corto plazo“. En resumen buenas noticias para los que nos gusta disfrutar aún de una buena película en un cine y ya que tenemos que pagarlo, veámoslo a lo grande y disfrutémoslo.

Bienvenidos al cine, bienvenidos a Splau