Crítica:

Gran filme de animación de producción francesa exhibido en el Festival de Sitges en 2011 con notable éxito, The Prodigies nos cuenta la historia de Jimbo Farrar, un muchacho introvertido que se refugia en los trenes en miniatura i la avanzada tecnología de su propia invención para escapar de unos malvados padres que le maltratan fisica y psicologicamente. Cuando un día su forzudo padre pierde los estribos al darle una paliza con su cinturón, Jimbo estalla emocionalmente desatando todo su potencial oculto. Cuando despierta aturdido encuentra a su madre muerta a manos de su padre y a éste colgado de una biga del sótano con su cinturón. Acaba metido en una institución mental donde queda recluido hasta que un día aparece el Profesor Killian, que parece saber que Jimbo es especial y tiene la esperanza de poder ayudarle a desarrollar todo su potencial.

La trama se concentra en años después del preludio, cuando Jimbo es ya adulto y trabaja en la Fundación Killian como genio informático mientras la salud el Profesor empeora y su celosa hija Melanie va ganando peso en la compañía. Es en este entorno que Jimbo descubre a cinco muchachos que parecen compartir sus singulares habilidades y consigue reunirlos en New York para formarlos y educarlos en la Fundación. Por desgracia, son brutalmente asaltados una noche en Central Park, en una secuéncia escalofriante, desarrollando un frío e interminable odio hacia el mundo, como ya le sucedió en su día al propio Jimbo, que se verá enfrentado a ellos para proteger al mundo de estos mocosos traumatizados con superpoderes incontrolables.

Dirigida por Antoine Charreyron, que comenzó estudiando derecho e informática para después especializarse en la creación de videojuegos, The prodigies es un grato espectáculo para la vista gracias al universo visual creado por Viktor Antonov, que destaca por su iluminación y su envolvente ambiente de fuertes contrastes. Todo ello consigue reflejar con gran habilidad el carácter de la exitosa novela de Bernard Lenteric, cuyo concepto de la escritura revolucionó los códigos de la ficción, en la que se basa el filme, llamada The Prodigies (La noche de los niños prodigio).

Podemos concluir que The Prodigies es un buen filme de superhéroes que vuelve sobre aquello de que “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” manteniéndose siempre en la postura de que el auténtico poder está en nosotros mismos y nuestra capacidad de controlar los más bajos instintos que nos son innatos. El filme consigue un buen ritmo y un nivel destacable en general aprovechando la libertad que da la animación a la hora de expresar sensaciones y pensamientos de forma puramente visual, cosa que consigue con gran espectacularidad.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria


 

 

Imágenes:


 

 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Antoine Charreyron
GUIÓN: Matthieu Delaporte, Alexandre de La Patellière (Novela: Bernard Lenteric)
MÚSICA: Klaus Badelt
MONTAJE: Sébastien Prangère, Vincent Tabaillon, Benjamin Weill
REPARTO: (voces) Jeffrey Evan Thomas, Lauren Ashley Carter, Laurent Demianoff, Alex Martin, Nilton Martins, Jacob Rosenbaum
PRODUCCIÓN: Marc Missonnier, Olivier Delbosc, Aton Soumache, Alexis Vonarb
PRODUCTORA: LuxAnimatión / Aton Soumache
DURACIÓN: 90 minutos