Campo de exterminio
(Dead end Drive-In Brian Trenchard-Smith, 1986) es una película hecha para entretener al respetable con humor, coches y bandas de maleantes, pura explotación. Pero explotación rodada con estilo, con un aspecto técnico intachable y con un guión lleno de crítica y mala leche. Como muchos otros filmes de esta época toca temas que desgraciadamente estan ahora más de moda que entonces.

La historia tiene lugar en un futuro distópico e indeterminado y presenta una situaciónn económica y social dramática (crisis económica, aumento de la pobreza, aumento del crimen juvenil, medidas extraordinarias por parte del gobierno). Algunas de las premisas con las que abre la película (recordando el inicio de 1997:Rescate en Nueva York) se han cumplido y algunas incluso se han superado.

En este futuro lleno de gamberros, punks y comportamiento desesperado (atención a las primeras escenas con la família del protagonista) los jóvenes Jimmy y Carmen van a un autocine a ver una película. Lo que no preveen es que no podrán salir de él una vez terminada la proyección. Resulta que el gobierno no puede hacer frente a la multitud de jóvenes sin oportunidades de modo que ha decidido en secreto que aquellos que pidan la entrada de precio rebajado para desempleados serán encerrados dentro de las instalaciones. De este modo se forma una población de jóvenes reclusos cuya única ocupación es comer en el Burguer del cine, tomar las drogas y anticonceptivos que les proporcionan; y ver películas por la noche (violentas y de terror, en su mayoría filmes australianos). Y es en este bonito marco donde la película ofrece sus mejores ideas y lanza sus puyas. Resulta que los jóvenes no quieren huir, estan mejor dentro sin hacer nada que fuera. Muchos se han cansado de buscar trabajo o se han acomodado a esta cárcel. El protagonista parece ser el único con ganas de salir y eso creará tensión con los jóvenes del lugar y con su novia. Carmen no quiere irse sino integrarse con los demás, “Este es nuestro sitio” le espeta.

Otro punto interesante se produce cuando llegan camiones llenos de inmigrantes chinos. Los jóvenes organizan reuniones porque no estan dispuestos a tolerar la presencia de chinos que alteren su mundo y violen a sus mujeres (este miedo es real y expresado de nuevo por la novia del protagonista por ejemplo).

Quentin Tarantino se ha declarado acérrimo fan de Brian Trenchard-Smith. Un auténtico artesano de quien podéis encontrar un extenso testimonio en Not Quite Hollywood the wild, untold story of Ozploitation (interresantísimo documental que repasa la indústria cinematográfica australiana de los últimos cuarenta años). Director gamberro y acelerado de multitud de filmes, como el primero protagonizado por Nicole Kidman BMX Bandits….

Sólo por las escenas con coches, especialistas y su vena crítica es un producto más que respetable que merece por lo menos un visionado. Algo disfrutable para cualquier espectador sin prejuicios y ganas de pasarlo bien.

ROGER MONTFORT

logo findelahistoria

 

 




Ficha Técnica

DIRECTOR: Brian Trenchard-Smith
GUIÓN: Peter Smalley, Peter Carey
MÚSICA: Frank Strangio
FOTOGRAFÍA: Paul Murphy
MONTAJE: Alan Lake, Lee Smith
REPARTO: Ned Manning,Natalie McCurry,Peter Whitford,Wilbur Wilde,Dave Gibson,Sandie Lillingston,Ollie Hall,Lyn Collingwood,Nikki McWaters,Melissa Davis
DISTRIBUIDA: New World Pictures
DURACIÓN: 88 minutos
PAÍS: Australia
FECHA DE ESTRENO: Australia, Agosto 1986