Isabel Coixet

Isabel Coixet presenta Learning to drive

En el pasado Festival de Berlin 2015 la directora catalana Isabel Coixet estrenó su última película Nadie quiere la noche (Nobody Wants the Night) interpretada por Juliette Binoche y Rinko Kikuchi, filme con el que se abrió la Berlinale. Hoy a través de Broad Green Pictures nos llega el primer tráiler de su penúltima película cuya fecha de estreno será el 21 de Agosto titulada Learning to drive.

Berlinale 2015 (65 edición)

Hoy arranca la Berlinale y hasta el día 15 iremos viendo desfilar estrellas y películas en el importante Festival del cine que otorga el Oso de Oro. En esta ocasión el presidente del jurado es Darren Aronofsky.
Tendremos que estar muy atentos a las proyecciones que irán pasando a lo largo de estos días, pues si sucede como el pasado año, alguna de las películas que se verán en el Festival llegará a los Oscar del próximo 2016. Recordemos que en el pasado Festival dos de las películas que este año luchan para llevarse el Oscar a mejor película obtuvieron recompensa, son El gran Hotel Budapest y Boyhood.

Mi otro yo, Isabel Coixet se lanza al vacio.

Una historia, tan absurda como predecible, que sigue al pie de la letra el manual del género, no hay sorpresas, la acción transcurre según lo esperado. La primera gran decepción es ver que Isabel Coixet no ha querido salirse de los tópicos, esperábamos que la directora dotara a la historia de ese sensibilidad a la que nos tiene acostumbrados.

Learning to drive, Isabel Coixet

La directora Barcelonesa empezará a su nuevo proyecto a partir del próximo Agosto. Coixet, directora de cintas tan recomendables como “Mi vida sin mí” (2003), “Cosas que nunca te dije” (1997) o “La vida secreta de las palabras” (2005) empieza en Nueva York a rodar su nueva película “Learning to Drive”, en la que vuelve a contar con el actor Ben Kingsley y con Patricia Clarkson.

Ayer no termina nunca

La historia de “Ayer no termina nunca” nos traslada a la ciudad de Barcelona en el año 2017. Una pareja se reencuentra después de cinco años sin verse y de haber pasado unas circunstancias difíciles en sus vidas. Cuando sienten que el pasado ya no tiene importancia, de repente, vuelve. Las heridas no cerradas permanecen siempre abiertas.