Desde la localidad de Bury, Escocia, unos científicos y un periodista, investigan el acercamiento a la tierra de un nuevo planeta, el Planeta X. A lo largo de una noche, descubren un extraño objeto que solo puede provenir de otro planeta y cerca del lugar, una extrañe nave de cuyo interior aparecerá un extraño ser.
El ser del Planeta X
La película dirigida en 1951 por Edgar G. Ulmer, se rodó con un escaso presupuesto y en tan solo unos 6 días. A pesar de esto, es una película que cosechó cierto éxito en su estreno. El argumento sigue el clásico de muchas otras producciones de invasores extraterrestres. Y como en otras ocasiones, el miedo a lo desconocido termina con la destrucción del visitante por parte del ejército.

Un guión que es bastante flojo y lleno de tópicos de estas películas, incluso la clásica protagonista femenina que no aporta casi nada al argumento y como siempre se enamora a simple vista del protagonista. Cierto es que la historia es flojita, con algunos diálogos y situaciones absurdas o con abundantes conclusiones científicas que sorprenden al estudiante más malo. Pero la manera de llevar la película por parte del director, en un rodaje casi de misterio, hace que la cinta gane mucho para ser vista y entretenerse. Su corta duración, unos escasos 70 minutos, también favorece al hecho.

El ser del Planeta X

En cuanto al decorado de la película, cabe decir que el director, para tapar sus pocos recursos económicos, reutilizó los decorados de Juana de Arco (1948) e hizo que la mayoría de la película transcurriera de noche, disimulando así los simples decorados. Decorados, junto con la poca luz, llenos de un espeso humo para transmitir el tiempo frío en Escocia y para realzar un clímax de suspense.

En lo referente a la creación del extraterrestre, esta es muy sencilla, un hombre llevando un sencillo traje de astronauta, con una mascara casi humana, a la que parece que le hayan estirado totalmente la piel hacia atrás. Es un recurso fácil pero bien encontrado, hay otras películas con extraterrestres realizados con mucha más sencillez y “cutres”.
Es un ser que no da mucho miedo, eso si, por lo que no se entiende alguna situación de supuesto terror al ver al invasor. En esta ocasión los guionistas y director podrían haber encontrado otro recurso para hacer más creíbles algunas secuencias de miedo, o en las que se lucha contra el extraterrestre, al cuál destruyen con el ejército cuando en realidad no parece poder oponer demasiada resistencia.

El ser del Planeta X

En definitiva, El ser del Planeta X, es otra de las muchas películas de serie B de estos años, a la que su bajo presupuesto y flojo guión, curiosamente, hacen interesante. A veces las cosas “mal hechas” resultan de lo más entretenidas y en esta ocasión nos ocurre esto. La historia nos atrapa, su misterio reflejado en la manera de rodar y en la oscuridad del rodaje, hace que su corta duración sea entretenida y grata de ver.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria


Ficha técnica:
TÍTULO ORIGINAL: The man from planet X
DIRECTOR: Edgar G. Ulmer
GUIÓN: Autrey Wisberg, Jack Pollexfen
MÚSICA: Charles Koff
FOTOGRAFÍA: John L. Russell (B&N)
REPARTO: Robert Clarke, Margaret Field, Raymond Bond, William Schallert, Roy Ángel, David Ormont, Gilbert Fallman, Pat Goldin
EFECTOS ESPECIALES: Andy Anderson, Howard Weeks
PRODUCCIÓN: Jack Pollexfen, Autrey Wisberg, Ilse Lahn.
PRODUCTORA: United Artist, Mid Century Film Productions Ltd
ESTRENO EN USA: 27 Abril 1951
DURACIÓN: 71 minutos