Salvajes (Savages) es un interesante thriller, adaptación de una novela de Don Winslow, de ritmo pausado y con buenos momentos de acción, que nos cuenta una historia de tráfico de drogas, amor, mafia y corrupción policial, que sirven de entorno para mostrarnos el drama personal individual de un variado grupo de personajes, todos con sus problemas y viviendo al margen de la ley.

Salvajes

El filme supone el retorno del mítico realizador Oliver Stone, más salvaje, como no, y también violento, en una película no apta para cardíacos que también confirma su declive como director y su creciente conformidad con el mercado más comercial.

Salvajes

Ben, Chon y O. viven una vida de ensueño en Long Beach, California, y forman un trio amoroso inocente, juvenil y bien avenido, en el que O. es el centro de todo. Ben es un sensible e inteligente licenciado en empresariales y botánica que parece haber dado con una mezcla idea en el cultivo de la planta de marihuana que acaba resultando en una de las mejores marías del mundo gracias a un elevado porcentaje de THC muy por encima de lo habitual. Chon es un exmilitar con profundos traumas que conoce el mundo real y la vida en la calle, y se ocupa de asegurarse que Ben tiene lo que necesita para seguir trabajando sin problemas. Juntos tienen montado un lucrativo negocio de venta de droga que manejan perfectamente complementándose, pues Ben controla la producción y su calidad, mientras que Chon se asegura de las ventas y sus cobros.

Salvajes

En su bien pensado negocio, con clientela habitual y poco riesgo, cuentan con la colaboración de un policía corrupto que no parece ser de fiar y que interpreta el gran John Travolta, que aún así les cubre las espaldas y les asegura tranquilidad y prosperidad. Ben, Chon y O. viven el sueño americano, y su felicidad parece no tener fin, hasta que el Cartel de Baja, que quiere ampliar sus redes des de Méjico a California, les propone una de esas ofertas que no se pueden ni deben rechazar.

A partir de aquí el paraíso se convertirá en el infierno, cuando la bella y frágil O. es secuestrada, desatando la ira de Chon y la desesperación de Ben. Su gran negocio se convierte en su pesadilla, sobretodo con la entrada en escena del cruel e impasible Lado, bien interpretado por un deliberadamente inexpresivo Benicio del Toro, que de verdad impresiona, y la histérica y exagerada Elena, jefa del Cartel a quien llaman La Reina, y que lleva el negocio con mano de hierro tras el asesinato de su marido. El personaje de Elena está claramente sobreactuado por la bajita y chillona actriz Salma Hayek, que si alguna vez nos ha dejado interesantes actuaciones, éste no es des de luego el caso y parece rozar la comédia en su histrionismo. Digna acutación del trio protagonista, formado por Aaron Johnson, que firma la mejor actuación del filme, Taylor Kitsch, muy en su sitio, ni más ni menos, y Blake Lively, quien podia haber aprovechado las visicitudes de su personaje para ofrecernos una actuación memorable.

Salvajes

El filme nos ofrece interesantes escenas de acción y algún que otro reto moral y escena dramática que no consiguen hacernos olvidar la poca solidez del guión, en el que el personaje de Elena, repito, hace mucho daño, por su fragilidad y por su poco convencimiento. Parece que Stone se tira ya definitivamente al producto comercial al más puro estilo americano sin pretensiones de ningún tipo, aún dejandonos algunas pinceladas de lo que fue que quedan casi como homenajes a su propia época dorada. Poco queda de la denuncia de la novela de Winslow, titulada Salvajes, sobre la naturaleza animal humana, pues el filme parece ensalzar por encima de todo el amor perfecto que se procesa el trio protagonista como metáfora principal de lo salvaje, aunque evidententemente no olvida el individualismo, la crueldad, el egoísmo e incluso la maternidad como instintos primarios importantes. No hace falta resaltar que evidentemente todos y cada uno de los personajes acaban mostrando su faceta salvaje, algunos con más facilidad que otros.

Podemos concluir que Salvajes es un filme largo pero entretenido, con toques místicos, que acaba siendo poco más que una clásica historia de drogas, armas, violencia y amor. Poco más se le puede pedir a un filme de ritmo irregular pero con escenas francamente brillantes y momentos de gran intensidad emocional absolutamente fascinantes que no pasará a la historia por ser uno de los trabajos destacados del gran Oliver Stone a pesar de que a priori tenía todos lo ingredientes necesarios para serlo.

 JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

 

Imágenes:


 

 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Oliver Stone
GUIÓN: Shane Salerno, Don Winslow, Oliver Stone (Novela: Don Winslow)
MÚSICA: Adam Peters
FOTOGRAFÍA: Daniel Mindel
MONTAJE: Joe Hutshing, Stuart Levy, Alex Marquez
VESTUARIO: Cindy Evans
REPARTO: Taylor Kitsch, Blake Lively, John Travolta, Salma Hayek, Aaron Johnson, Emile Hirsch, Benicio Del Toro, Joel David Moore, Trevor Donovan, Mía Maestro, Demián Bichir, Diego Cataño, Gonzalo Menéndez, Alexander Wraith, Jonathan Patrick Moore, Antonio Jaramillo, Aaron Kunitz, Jake McLaughlin, Matt Riedy, Joaquín Cosío, Sandra Echeverría
PRODUCCIÓN: Eric Kopeloff, Moritz Borman
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Tomas Voth
PRODUCTORA: Ixtlan / Onda Entertainment / Relativity Media
DISTRIBUIDORA: Universal Pictures International Spain
ESTRENO EN USA: 6 de Julio 2012
ESTRENO EN ESPAÑA: 28 de Septiembre 2012
CALIFICACIÓN: Película no recomendada para menores de 18 años
DURACIÓN: 130 minutos

WEB OFICIAL: http://www.savagesfilm.com/