Primer largometraje del director Genndy Tartavosky creador, entre otros dibujos, de Samurai Jack y colaborador en series animadas como Las Supernenas o Las guerras Clon.

Nos cuenta la historia del conde Drácula y de sus amigos Frankenstein, la momia, el hombre lobo, y el Hombre Invisible.

El conde Drácula decide construir un Hotel de lujo para poder alejarse de la presencia de cualquier humano, y proteger en él a su hija Mavis y a todos los monstruos que quieran pasar unas vacaciones en su hotel. Los problemas aparecen en el momento en que llega un visitante inesperado, Jonathan un chico humano de 21 años, justo cuando está hasta los topes de todo tipo de criaturas monstruosas para celebrar el 118 cumpleaños de su hija. Drácula, con el rechazo que les tiene a los humanos, intentará deshacerse de Jonathan, pero su hija Mavis quedará entusiasmada al conocer a alguien de su edad y conocedor de un mundo que ella nunca ha visitado.

El director Tartavosky se hizo cargo del proyecto después de que varios directores lo abandonaran, y realmente ha conseguido una película entretenida, dirigida más a un público infantil, pero con muchos toques de humor para adultos, en la que nos recuerdan que las apariencias no son siempre lo que parecen.

En la película encontramos a todos los monstruos clásicos de novelas y cine; Frankenstein, la Momia, el Hombre Lobo, el Hombre Invisible, La Criatura del pantano o el Yeti entre muchos otros, y la cinta juega con todos los tópicos de estos personajes utilizándolo para narrar una historia divertida.
Frankenstein tiene miedo al fuego, Drácula habla de ajos y estacas, el Hombre Invisible va con unas gafas para poder ser visto e incluso hay una escena en que se afeita delante de un espejo, también aparecen los clásicos campesinos con antorchas y tridentes en un típico pueblo de aspecto alemán, como en todas las películas de La Universal. Aprovechando estos tópicos y humanizando a los personajes con humor, consigue una buena narración entretenida y con ritmo constante.

Es como un homenaje a los monstruos de la historia del cine, a esos viejos personajes que de vez en cuando vuelven a ser recuperados para una película, y esta vez todos juntos, como ya hicieron en su día los humoristas Abbot y Costello en la película Abbot y Costello contra los fantasmas (1948).

Parece que el director quiere homenajear a los monstruos de La Universal y a las películas de dibujos animados de los últimos años, utilizando una orquesta de esqueletos mariachis muy parecida a los músicos que aparecen en La novia cadáver (Tim Burton, 2005) o un murciélago poniendo ojos tristes como hace El gato con botas en Shreck 2 (Andrew Adamson, 2004), si no es así, los personajes le han salido algo parecidos.

La película cuenta con buenos dibujos, con un alto ritmo y una consecución de gags bastante seguidos, aunque pueda parecer algo larga.

En la versión original podemos encontrar a Adam Sandler cómo Drácula y a Selena Gomez como Mavis. La versión doblada corre a cargo de Santiago Segura en el papel de Drácula, Clara Lago como Mavis y Alaska y Mario Vaquerizo como la familia Frankenstein.

El director y los actores españoles estubieron en Sitges presentando la película. Genndy comentó que había estado un año trabajando en Madrid y por eso le hacía mucha ilusión presentar la película en el Festival de Sitges. Por otra parte, Segura, haciendo gala de su gracia habitual, mostró su entusiasmo por participar en el proyecto, igual que Alaska, que se declaró muy fan de las supernenas. Mario estubo más comedido de lo habitual y comentó que le encantó participar de la película por lo feliz que hacia a Alaska el hecho de trabajar con Tartavosky.

SALVA

logo findelahistoria

 

 

 

Tráiler: