Crítica:

El gran año (The big year) es una comedia basada en el libro de Mark Obmascik que nos cuenta la historia de tres pajareros cansados de sus obligaciones y responsabilidades que están decididos a ganar la competición llamada justamente El gran año, que consiste en ser el que más aves distintas ha visto en los Estados Unidos durante un año natural. Los tres están en situaciones límite a nivel laboral, familiar o personal, pero son apasionados de las aves y creen que ha llegado el momento ideal en sus vidas de intentar esta proeza física y económica.

Los tres se toman muy en serio su desafío a pesar de las trabas personales a las que se enfrentan para completar su sueño, pues uno acaba de ser abuelo, el otro será padre en breve, y el tercero se juega su puesto de trabajo al tener que hacer constantes escapadas para avistar distintos tipos de estos ejemplares avícolas.

El filme consigue dar dignidad y trascendencia a esta extraña afición de avistar pájaros, a la vez que transpira fascinación por las aves y la naturaleza en general. También nos ofrece un amplio recorrido por los variados bellos paisajes de la geografía americana y nos transmite la clásica bondad moralista habitual en este tipo de comedias, pues ni al más canalla de los tres, el interpretado por Wilson, se le ocurriría engañar o mentir en un recuento de avistamientos de pájaros que se basa únicamente en la ética y la propia palabra como único método de recuento.

Hay que destacar al brillante trio de cómicos que protagonizan el filme, Steve Martin, Jack Black y Owen Wilson, cada unp con un personaje del estilo que mejor se les da, pues Steve Martin interpreta a un maduro hombre de familia, Jack Black a un simpático joven sin rumbo, y Owen Wilson a un creído vividor sobrado, gran cásting y uno de los logros del filme, ya que cada uno está en su propia salsa. Quizá por ello el filme tiene un presupuesto de más de 40 millones que será difícil de rentabilizar con esta comedia que cuenta con secundarios de renombre como John Cleese, de los Monty Python, en la narración, Dianne Wiest, a la que recordaréis de Eduardo Manostijeras (Edward Scissorhands, 1990), Brian Dennehy, inolvidable jefe de policía en Acorralado (First Blood, 1982), e incluso se permite el lujo de contar para un pequeño papel secundario con Jim Parsons, el gran Seldon Cooper de la magnífica serie The Big Bang Theory.

Si bien el guión de Howard Franklin podría mejorarse claramente, y la realización de David Frankel deja bastante que desear, el buen trabajo de Lawrence Sher en la fotografía y el gran nivel de todos sus actores consiguen compensar las carencias de esta comedia que resulta menos simplona de lo que promete su sinopsis, redondeando un filme que en realidad trata más de las personas que de la propia competición que le da nombre. Es por ello que podemos concluir que El gran año es un filme que vale la pena ver, sobretodo para los nostálgicos de mejores tiempos del gran e incorrupto Steve Martin, que parece estar en una secuela más de El padre de la novia (Father of the Bride, 1991). En resumen, una buena comedia de sobremesa, nada más.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

 

Imágenes:


 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: David Frankel
GUIÓN: Howard Franklin (Libro: Mark Obmascik)
MÚSICA: Theodore Shapiro
FOTOGRAFÍA: Lawrence Sher
MONTAJE: Mark Livolsi
VESTUARIO: Monique Prudhomme
REPARTO: Steve Martin, Jack Black, Owen Wilson, Jim Parsons, Rosamund Pike, Anjelica Huston, Rashida Jones, Brian Dennehy, Dianne Wiest, Anthony Anderson, Tim Blake Nelson, Kevin Pollak, Joel McHale
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Brent Thomas
PRODUCCIÓN: Stuart Cornfeld, Curtis Hanson y Karen Rosenfelt
PRODUCTORA: Deuce Three Productions / DreamWorks SKG / Red Hour Films
DISTRIBUIDORA: Hispano Foxfilm
ESTRENO EN USA: 14 de Octubre 2011
ESTRENO EN ESPAÑA: 8 de Junio 2012
CALIFICACIÓN: Apta para todos los públicos
DURACIÓN: 100 minutos