La proyección de 'El hombre elefante' en su 40 aniversario y la entrega virtual del Gran Premio Honorífico a David Lynch clausuran la edición más excepcional de Sitges

La 53ª edición del Sitges - Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña vivió el pasado domingo su gran final en la gala de clausura, cerrando once días de programación del mejor fantástico del mundo en la edición más única y excepcional de su historia. Una gala que comenzó con el reconocimiento a David Lynch, que abrió y agradeció el Gran Premio Honorífico del Festival de Sitges desde su casa en Los Ángeles, una entrega que se ha realizado de manera virtual debido a las circunstancias actuales.

Lynch abrió la caja que contenía el Gran Premio Honorífico de Sitges 2020. Un momento emotivo y que quedará para siempre en el recuerdo. Desde Eraserhead  (1977) hasta  Twin Peaks: The Return  (2.017), sus trabajos invitan a un viaje por los sueños, el surrealismo, los miedos y las obsesiones humanas. The Elephant Man (1980), cinta que clausura Sitges 2020 celebrando el 40 aniversario con su remasterización en 4K; Dune  (1984); Blue Velvet ( 1986), ganadora del Festival en 1986; Wild at Heart  (1990); Lost Highway  (1997); The Straight Story  (1999); Mulholland Drive  (2001) o  Inland Empire  (2006), conforman una cinematografía magistral que Sitges 2020 ha querido homenajear.

La 53ª edición del Festival de Sitges propició un momento para recordar y conmemorar grandes títulos del fantástico que celebran aniversarios. Junto con la proyección de El hombre elefante  en la conclusión, el sábado pasado se pudo ver Desafío total  (30 aniversario), ya lo largo de la última jornada se proyectó Flash Gordon , de Mike Hodges, y El imperio contraataca , de Irvin Kershner. Ambas cintas celebran sus 40 años de existencia y el Festival les ha querido rendir homenaje como piezas imprescindibles en la historia del fantástico. 

 

David lynch y Sitges