La gran huida (Dreamscape, 1984) es una auténtica bizarrada ochentera que se basa en la premisa de que es posible introducirse en los sueños de los demás para a partir de ahí desarrollar un thriller coherente pero a ratos sin sentido repleto de locuras que emanan de la mente humana.

La gran huida (Dreamscape)

El filme nos ofrece una fantástica introducción y presentación de personajes, el más importante de los cuales no es otro que un joven Dennis Quaid en la flor de la vida que interpreta a un seductor todopoderoso altamente dotado para el mundo de los sueños que vuelve a la acción tras un retiro temporal y que por supuesto sigue siendo, como se dice, “el puto amo”.

La gran huida (Dreamscape)

Pero el bueno de Quaid no está solo ni mucho menos, al contrario. Cuenta con un reparto de lujo con nombres tan potentes como Max von Sydow, Christopher Plummer, Eddie Albert o Kate Capshaw entre otros. Una auténtica gozada de elenco que eleva la actuación de Quaid, siempre fresca y natural como es su especialidad.

Un médico (Max Von Sydow) ha entrenado a un joven (Dennis Quaid) para aparecer en los sueños de otras personas a través de la proyección astral. Su intención es conocer y diagnosticar los traumas que sufren sus pacientes, pero ciertas fuerzas maléficas intentarán utilizar ese poder con otros fines.

Tanto los efectos especiales como la banda sonora de la película merecen mención aparte pues no están al nivel del resto del filme ni mucho menos. Son de su época en un filme que pretende avanzarse a la misma y ciertamente lo consigue en algunos ámbitos.

La gran huida (Dreamscape)

En cuanto al tema de fondo principal, la distinción entre realidad y sueño y el cómo saber cuando uno está en cada cosa, el filme se permite prácticamente ni entrar en ello, como si huyera de todo lo profundo que el guión pudiera llegar a implicar para quedarse en un thriller deliberadamente superficial de falso cáliz político. Una lástima pues ahí estaba lo más interesante. Aún así, La gran huida entretiene y sorprende con contados efectos y algún giro interesante, siempre manteniéndose en la fina línea que separa el thriller de la comedia romántica en piezas que no saben qué quieren ser.

La gran huida (Dreamscape)

La película está dirigida por el realizador neoyorquino Joseph Ruben, y le valió nada menos que el Cuervo Dorado en el famoso BIFFF (Brussels International Festival of Fantasy Film). Tras esta producción trabajó como director en títulos tan laureados como El padrastro (The Stepfather, 1987) o tan reconocidos como la Durmiendo con su enemigo (Sleeping with the Enemy, 1991) de Julia Roberts, El buen hijo (The Good Son, 1993) con Macaulay Culkin, Asalto al tren del dinero (Money Train, 1995) con nada menos que Wesley Snipes, Woody Harrelson, Jennifer Lopez, o incluso el thriller Atrapada en la oscuridad (Penthouse North, 2013).

En resumen, una gran pieza ochentera en todos los sentidos, los buenos y también los malos, como debe ser. Una gozada en toda regla.
 

JORDI CIERCO
LOGO FINDELAHISTORIA

 
 

Trailer de La gran huida (Dreamscape)


 
 
La gran huida (Dreamscape)Título: La gran huida
Título original: Dreamscape
Año: 1984
Duración: 99 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Joseph Ruben
Guión: David Loughery, Chuck Russell, Joseph Ruben
Música: Maurice Jarre
Fotografía: Brian Tufano
Reparto: Dennis Quaid, Max von Sydow, Christopher Plummer, Eddie Albert, Kate Capshaw, David Patrick Kelly, George Wendy, Larry Gelman, Cory ‘Bumper’ Yothers, Redmon Gleeson, Peter Jason, Chris Mulkey, Jana Taylor, Madison Mason
Productora: Zupnik-Curtis Enterprises