El cierre perfecto que Stallone dio a la saga con Rocky Balboa tuvo continuidad años más tarde con Creed. Le salió bien la jugada llegando a obtener un globo de oro y una nominación al Oscar por su actuación. Debió acabar allí pero el éxito le llevó a continuar con Creed II. Esta segunda parte se presentaba con un golpe de efecto con la presencia de Dolph Lundgren reviviendo el doble enfrentamiento Drago-Creed y Drago-Balboa que ya vimos en Rocky IV. Este reclamo servía para atrapar otra vez a los nostálgicos de la saga original.

En la primera película de Creed todavía se mantenía parte del espíritu y la conexión que teníamos con Rocky pero ahora poco queda de eso. Siguen estando en el ambiente los temas recurrentes de la saga pero no llegan a conectar con nosotros como antes ya que aunque la sombra de Rocky está presente estamos hablando ya de otra franquicia. Nos encontramos en la historia de Adonis Creed que pese a los esfuerzos de Michael B. Jordan no tiene el mismo carisma y enganche que sus predecesores.

La parte rusa es lo mejor del film. Las motivaciones de Ivan Drago y sus vivencias de todos estos años tienen un buen enfoque y haber profundizado en ellas y en su encuentro con Rocky hubiera sido interesante, casi merecería un spin-off a parte, pero como estamos en Creed, se marca el protagonismo en la nueva generación. Nos adentraremos en la vida de Adonis y sus complejos, miedos y dudas y en su enfrentamiento con el nuevo Drago.

La realización del film está bien llevada y los combates son contundentes, con golpes y un uso del sonido demoledor pero no tienen épica.

No ayuda tampoco el cambio de estilo musical. La BSO de Rocky ha pasado a la historia con varios hits y momentos memorables. Los entrenamientos a ritmo de videoclip estaban presente en todos los capítulos. Rocky IV era toda ella un espectáculo con grandes clips como el No easy way out, Burning Heart, el montaje paralelo del entreno de Rocky y Drago, James Brown etc. Se creaba un vinculo motivacional inexistente en estas nuevas entregas. En esta secuela se acentúa el paso a ritmos hip hop que tienen fuerza pero no generan el mismo tipo de pasión, ni en los entrenamientos, ni en las “salidas” al ring ni en ningún otro momento.

Pese a todo Creed II no es una mala película, pero la falta de épica, conexión y Rocky en plano secundario pasando el testigo pesa mucho.

 

OSCAR

 

Tráiler de Creed II

Título original: Creed II
Año: 2018
Duración: 130 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Steven Caple Jr.
Guion: Sylvester Stallone, Ryan Coogler
Música: Ludwig Göransson
Fotografía: Kramer Morgenthau
Reparto: Michael B. Jordan, Sylvester Stallone, Tessa Thompson, Dolph Lundgren, Florian Munteanu