GD Star Rating
loading...

Por fin hemos podido disfrutar de la que será sin dudo un de las películas de terror del año, hablamls de Verónica, de Paco Plaza.

El filme recoge alagos allá donde va y ha entusiasmado, y no es para menos, al público en general. Nos enfrentamos a algo tan real y cercano como unos sucesos paranormales de carácter demonico sucedidos nada más ni nada menos que en el madrileño barri de Vallecas en 1991.

Huyendo de rumores y mitos, el filme asegura basarse en algo tan tangible como el único informe policial oficial hastabla fecha que trata acontecimientos relacionados directamente con el más allá. Una premisa tan potente no puede dejar al espectador medio indiferente, y no lo hace. Verónica consigue meterse bajo tu piel con su crudeza y realismo para dejarte tan perplejo como literalmente acojonado.

Inspirada en una historia real sucedida en el madrileño barrio de Vallecas en los años 90. Tras hacer una ouija con unas amigas, una adolescente es asediada por aterradoras presencias sobrenaturales que amenazan con hacer daño a toda su familia.

Uno no puede evitar, al terminar de ver la película, preguntarse porqué esos hechos no son ampliamente conocidos y recordados por gran parte de la sociedad. La terrible respuesta podríamos encontrarla por ejemplo en la limitada difusión mediática que reciben en este país los suicidios. Hay un pacto no escrito, aunque sí reconocido por parte de la premsa, que, con el amparo y expresa petición de las autoridades, les lleva a no exponer ese tipo de muertes, muy frecuentes en nuestro país, para no incentivar el aumento de casos. Es completamente comprensible e incluso podríamos decir que lícito, pero es difícil no preguntarse, tras ver Verónica, si no sucede exactamente lo mismo con los casos de posesión demoniaca o experiencias paranormales. Seria lógico pensar que la mediatización de los mismos podria provocar un aumento de supuestos casos, no siempre reales, que inevitablemente causarían muchos dolores de cabeza a unas fuerzas policiales ya de por sí superadas en cuanto a medios y recursos necesarios.

Verónica, de Paco Plaza

Centrándonos ya en Verónica, de Paco Plaza, nos encontramos con un filme que consigue transmitir a la perfección el entorno deprimido en que se enmarca la trama. Nos presenta a una quinceañera acosada por los típicos problemas de la adolescencia que vive con el trauma de la falta de figura paterna a la vez que atraviesa esta difícil etapa de la vida con la presión de ejercer de figura materna y las responsabilidades que eso conlleva, y que no son propias de su edad ni madurez.

Quién no ha probado alguna vez hacer una ouija con un grupito de colegas? El que escribe lo probó en esas tiernas e inicentes edades, afortunadamente com distinto resultado al que obtiene la protagonista del filme. Y al final eso es lo que atrae de esta práctica, la posibilidad o el riesgo de que suceda algo malo, pues son pocos los que lo prueban esperando otro tipo de resultados, aunque los hay. Y precisamente estos últimos, que esperan solucionar graves problemas internos con un dedo puesto en un vaso, son los que acaban, al menos en las películas, arrastrando al grupo al peor de los destinos. Es el caso de la película en que hoy nos centramos, pues solo pensar que el que sea una historia basada en hechos reales implica que gran parte de los protagonistas vivan hoy en día con esa historia en su pasado pone los pelos de punta.

Y es que hablamos de Madrid, señores, ni de Machasussets ni de Transilvania, de algo tan cercano y español como Vallecas y su Rayo. Y de 1991, que para los famosos ninis serà como el siglo pasado pero para los que pasamos de los treinta es como si fuera ayer. Y así nos lo hace notar el director con toda la intención adornando el filme con grandes clásicos de Héroes del Silencio. Qué puede haber más cercano, conocido y real que todo eso? Y si encima se nos explica como basado en un informe policial realizado por uno de los personajes, la cosa ya es absolutamente espeluznante. Así es como el filme consigue sacudirse esa etiqueta de típica cinta de terror paranormal y lo hace con maestria evocando personajes tan cercanos como el asesino de la katana o la propia fase siniestra de cualquier adolescente nacido en nuestro país y que todos hemos visto, conocido o escuchado aunque sea de segundas.

El director Paco Plaza entra en el olimpo del cine comercial con este título, tras hacerse un nombre en el cine de género junto a Jaume Balagueró con REC, con esta Verónica se sitúa finalmente el Olimpo de los Dioses. Su larga trayectoria en REC, dirigiendo la segunda y la tercera entregas, no daban pistas, para ser sinceros, de lo que vendría. Nos alegramos, pues como fanáticos del género el talento es siempre bienvenido y más si es desde las cercanas tierras valencianas.

Verónica, de Paco Plaza

Mención especial para la protagonista del filme, la gran Verónica, que como no podía ser de otra manera sostiene el peso del filme sobre sus hombros. Sandra Escacena es la joven actriz tras el personaje, que en la película goza del apoyo que supone la experiencia de la madrileña Ana Torrent, que aporta su veteranía y saber hacer al papel de la madre de Verónica. Inolvidable a nivel visual e interpretativo el trabajo que nos deja Consuelo Trujillo en el papel de Madre Muerte, eso monja icónica que se erige en estandarte comercial del filme con sus ojos impactantes y su aspecto siniestro.

Veremos si el filme tiene recorrido a nivel internacional, por el momento ha pasado ya por el Toronto International Film Festival y más recientemente por el London Film Festival. Por nuestra parte desearle la mejor de las suertes pues es una película prácticamente redonda a la que poco más se le puede pedir al margen de quizás imágenes de archivo para los más morbosos o mejores interpretaciones de algún personaje secundario para los más exigentes.

JORDI CIERCO

logo findelahistoria
 
 

Tráiler de Verónica

Verónica – Trailer final (HD)

 
Verónica posterTítulo original: Verónica
Año: 2017
Duración: 105 min.
País: España
Director: Paco Plaza
Guión: Paco Plaza, Fernando Navarro
Música: Chucky Namanera
Fotografía: Pablo Rosso
Reparto: Sandra Escacena, Bruna González, Claudia Placer, Iván Chavero, Ana Torrent, Consuelo Trujillo, Sonia Almarcha, Maru Valdivielso, Leticia Dolera, Ángela Fabián, Carla Campra, Samuel Romero
Productora: Apaches Entertainment / Televisión Española (TVE)