Un hombre que viaja al pasado por accidente y se encuentra consigo mismo. Una chica desnuda en mitad del bosque. Un extraño individuo con el rostro cubierto de vendas de color rosa. Una inquietante mansión en la cima de una colina. Piezas de un imprevisible puzzle en el que el terror, el drama y el suspense te arrastrarán hacia un crimen inimaginable. ¿Quien es el asesino? ¿Quien es la víctima?

Esta es la premisa con la que Nacho Vigalondo presenta la película Los Cronocrímenes. Solamente con 4 actores en pantalla consigue crear un filme de suspense con una tensión constante que va en augmento en el transurso de la trama y te tiene interesado y en tensión hasta el final.

El propio Vigalondo se reserva un papel, pero quien lleva el peso de la acción es Karra Elejalde, con una actuación que va de menos a más hasta bordarlo en el tramo final de la película.

Los viajes en el tiempo en el cine han tenido muchas versiones y se podria hablar mucho sobre ello. Hay la vertiente en la que al viajar al pasado se pueden cambiar los acontecimientos futuros creando otra linea temporal, como podemos ver en la saga Regreso al Futuro, o hay las de la teoría de que nada puede cambiar y todo mantiene una misma linea temporal, como seria el caso de Los Cronocrímenes.

En este caso se deben tomar ciertas licencias ya que si no se entra en una paradoja temporal ya que los hechos que provocan el primer viaje en el tiempo no tienen explicación posible. Por ejemplo, un caso similar lo podemos ver en Terminator, donde Kyle Reese viaja al pasado enviado por John Connor, pero John no existiria nunca de no haber viajado antes Kyle al pasado para poder concebirlo, cosa que en una primera linea temporal no puede suceder.

En definitiva, muy buena opera prima de Nacho Vigalondo demostrando que se puede hacer ficción y suspense con un buen guión y pocos medios, que tiene sus cabos sueltos pero a la vez muy disfrutable.

OSCAR

logo findelahistoria

 

 

TÍTULO ORIGINAL Los Cronocrímenes
AÑO 2007
DURACIÓN 88 min.
DIRECTOR Nacho Vigalondo
GUIÓN Nacho Vigalondo
MÚSICA Chucky Namanera
FOTOGRAFÍA Flavio Martínez Labiano
REPARTOKarra Elejalde, Nacho Vigalondo, Bárbara Goenaga, Candela Fernández