Crítica:

Thriller dramático con un buen guión, El ladrón de palabras (The Words), nos cuenta la historia, en retrospectiva y jugando con el tiempo, de un escritor sin excesivo talento que lucha sin éxito por triunfar, tras trabajar durante tres años en un libro que finalmente ninguna editorial quiere publicarle. Es cuando más desesperado está que comete un error que acarreará consecuencias irreversibles para su carrera, su vida personal, y el respeto que tiene hacia sí mismo.

El filme arranca mostrándonos al escritor de éxito Clay Hammond, interpretado por un casi testimonial Dennis Quaid, leyendo su nueva novela ante una multitud de entregados admiradores en un auditorio repleto. En ella se narra la historia del escritor protagonista de El ladrón de palabras, el joven Rory Jansen, que a su vez contiene otra historia ambientada en el París de la Segunda Guerra Mundial, que protagonizan un soldado americano y una muchacha francesa. El filme consigue así transmitir de este modo una especie de tragedia envuelta en un drama, rodeada de un dilema moral con aire de thriller, vista des de los ojos maduros de la experiencia, y finalmente enfrentados a la dura realidad al verse reflejados en la inocencia y también al infinito arrepentimiento del mentiroso sobrellevado a modo de cruz permanente. Todo para intentar entender el infinitamente buscado pero siempre esquivo sentido de la vida, y valorar qué cosas son las que importan de verdad. Eso es lo que hace que el filme esté extrañamente a medio camino entre el la narración y el suspense más comerciales y un drama sentimental y existencial más propio del cine independiente.

El ladrón de palabras, que se proyectó en la Sección oficial fuera de concurso del Seminci de Valladolid de este año y también en el Festival de Sundance, cuenta con un buen reparto de actores en el que destaca por encima de todos un veterano Jeremy Irons, con una buena interpretación contenida. También destacar a un envejecido Dennis Quaid, que en su breve papel consigue transmitir parte importante del mensaje del filme. Aparte, digna actuación del siempre correcto Bradley Cooper, que demuestra una vez más que tiene recorrido más allá de la comedia tras su paso por la exitosa saga Resacón en Las Vegas, y también digna actuación de la bella Olivia Wilde, la inolvidable 13 de la serie House. Además de estos actores nos ofrece un buen elenco de caras conocidas que dan mucha solidez a la historia y que permiten que el nivel medio del filme sea claramente superior a la media en cuanto a las actuaciones.

Los directores debutantes Brian Klugman y Lee Sternthal se ven quizás excesivamente fascinados por un guión propio de buena factura pero que se mueve permanentemente entre lo épico y lo convencional, pues si bien en ciertos momentos El ladrón de palabras parece llegar a ese nivel en el que se sitúa el misterioso y brillante texto del filme, rápidamente volvemos a la realidad para darnos cuenta de que el filme no llega a sorprendernos ni fascinarnos más allá de estos breves instantes, que aún así hacen al filme francamente destacable. Goza la película de una banda sonora muy cuidada así como de un ritmo constante y una fotografía remarcable.

Podemos concluir que El ladrón de palabras es un interesante filme sobre vidas similares, plagio y amor, siempre moviéndonos en la fina línea que separa realidad y ficción, para obtener un resultado fresco aunque mejorable, que queda como prometedora carta de presentación de sus directores y como otra muesca de trabajo bien hecho en la gran carrera del genial Jeremy Irons.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

Imágenes:


Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Brian Klugman, Lee Sternthal
GUIÓN: Brian Klugman, Lee Sternthal
MÚSICA: Marcelo Zarvos
FOTOGRAFÍA: Antonio Calvache
MONTAJE: Leslie Jones
VESTUARIO: Simonetta Mariano
REPARTO: Bradley Cooper, Zoe Saldana, Jeremy Irons, Dennis Quaid, Olivia Wilde, J.K. Simmons, Ben Barnes, John Hannah, Zeljko Ivanek, Michael McKean, Ron Rifkin, Nora Arnezeder
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Michèle Laliberté
PRODUCTORA: CBS Films / Also Known As Pictures / Benaroya Pictures / Animus Films / Serena Films / Waterfall Media
DISTRIBUIDORA: DeAPlaneta
ESTRENO EN USA: 7 de Septiembre 2012
ESTRENO EN ESPAÑA: 31 de Octubre 2012
CALIFICAICÓN: Apta para todos los públicos
DURACIÓN: 107 minutos