Crítica:

Impactante drama sobre el comienzo de la crisis mundial, Margin call retrata las 24 horas iniciales que desencadenaron posteriormente la caída de los mercados financieros estadounidenses y por consiguiente de todo el sistema especulativo bancario mundial.

A modo de ficción, Margin call nos relata como una gran empresa inversora inmersa ya en un proceso de despidos descubre casi por accidente que la alta toxicidad de sus activos la ha puesto en una irreversible situación de quiebra. El filme nos muestra tanto los remordimientos de algunos como la frialdad de otros al enfrentarse al final de la farsa especulativa a la que llaman trabajo y a la que se dedican en cuerpo y alma.

Margin call nos muestra como los directivos, enfrentados a esta situación, piensan únicamente en su propio beneficio y supervivencia, aunque sea a costa del empobrecimiento generalizado de la sociedad, acuciados por los gastos propios de un tren de vida tan por encima de sus posibilidades como el de sus víctimas, la gente de a pie. Aterrados por la alarmante situación, finalmente la junta directiva opta por anticiparse al colapso de los mercados colocando a la desesperada todos sus activos tóxicos a precio de ganga aun siendo perfectamente conscientes del devastador efecto que eso tendrá para multitud de personas y empresas, poniendo a girar la rueda de la crisis económica mundial que ahora padecemos.

Se agradece ver a directivos reflejados en Margin call como egoístas avaros cuyo ego es capaz de destruirlo todo, en vez de la falseada imagen que nos intentan vender películas como Malas noticias (Too Big to Fail, 2011), forjadas con grandes actores a golpe de talonario sobornados para engañar al pueblo. Como si éste pudiera creerse que en realidad Wall Street es solo una víctima más de la crisis en vez de lo que es en realidad, el principal culpable. Margin call nos enfrenta al típico discurso que aboga por que es la voluntad general de vivir por encima de lo razonable lo que ha causado el colapso económico, mostrándonos sin reparos que los responsables de todo son especuladores con sueldos millonarios que pasada la tormenta conservan su dinero, el mismo dinero que ahora le falta a todos los demás.

Buen papel oscarizado Kevin Spacey, que interpreta a uno de los directivos que sufre emocionalmente por la situación provocada y siente que tras casi 40 años en el ramo no ha aportado nada a la sociedad, pero debe aguantar por la necesidad de más y más dinero. Aunque, como nos muestra el filme, siempre habrá también un joven talento hambriento de millones y dispuesto a ocupar su puesto cuando la propia moral no le permita poner el beneficio de la empresa por encima del bien general. Destaca también un frío y brillante Jeremy Irons en la figura de mandamás, un sério Simon Baker, protagonista de la série El mentalista, interpretando a un directivo sin escrúpulos, y la recuperada Demi Moore, en el papel de tiburón devorado por sus iguales. También destaca la presencia de Zachary Quinto, malísimom Sylar de la série Heroes, y el buen actor Stanley Tucci, que vimos en La terminal reteniendo a Tom Hanks.

Dirigida y escrita por J.C. Chandor, Margin call nos hace rememorar las palabras del bienestante antisistema Michael Moore cuando en su último filme, dedicado a wall street, se pregunta por qué su querido país pone sus más brillantes jóvenes mentes al servicio de la especulación financiera en vez de ponerlos al servicio de la medicina o la ciencia. La respuesta es la misma que explica toda la catástrofe narrada por el filme, en Wall Street es donde se consigue muchisimo dinero sin necesidad de crear nada, de aportar nada, de producir nada. Simplemente con complejisimas ecuaciones toneladas de estadísticas, y evidentemente también una falta absoluta de moral, se le puede quitar al pueblo todo lo que tiene sin más herramientas que un teléfono y un ordenador.

En conclusión, Margin call es una muy interesante película que deberían ver todos aquellos que todavía se preguntan cómo hemos llegado a la crisis mundial en que todavía nos encontramos. La respuesta esta vez no es otra que la propia condición humana.

JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

Imágenes:

 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: J.C. Chandor
GUIÓN: J.C. Chandor
MÚSICA: Nathan Larson
FOTOGRAFÍA: Frank G. DeMarco
REPARTO: Kevin Spacey, Paul Bettany, Jeremy Irons, Zachary Quinto, Penn Badgley, Simon Baker, Mary McDonnell, Demi Moore, Stanley Tucci
MONTAJE: Pete Beaudreau
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: John Paino
VESTUARIO: Caroline Duncan
DISTRIBUIDORA: Wanda Visión
PRODUCTORA: Lionsgate Films / Myriad Pictures / Benaroya Pictures
DURACIÓN: 109 minutos
ESTRENO EN ESPAÑA: 21 de Octubre 2011
CALIFICACIÓN: No recomendada para menores de 7 años

WEB OFICIAL: http://www.margincallmovie.com/