Crítica:

El ex agente de la CIA Bryan Mills (Liam Neeson) regresa cuatro años después  en esta secuela, ambientada esta vez en la pintoresca Estambul, para tratar de rescatar a su mujer Lenore (Framke Jansen) y su hija Maggie (Kim Mils) de manos de un mafioso albanés que quiere vengar la muerte de su padre por parte de Mills en la película anterior, Venganza (Taken, 2008).

Tras el inesperado y  relativo éxito de la primera entrega, el productor Luc Besson decide repetir con los mismos ingredientes para cocinar un vertiginoso thriller lleno de acción, que pocas diferencias tiene con la primera entrega salvo que pierde la frescura de la misma debido a la poca originalidad del guión y a la forma tan rocambolesca que tiene para ligarla con su primera parte.


La aportación más significativa viene de la mano del nuevo director de la cinta, Oliver Megaton,  que consigue darle mayor dosis de acción con escenas que nos pueden recordar a uno de sus títulos más conocidos Transporter 3 (2008), donde al protagonista de la cinta le falta tiempo hasta para poder respirar con tranquilidad unos segundos. Venganza: Conexión Estambul (Taken 2), en ese sentido no admite tregua, apta para los amantes de las persecuciones sin fin, los disparos, secuestros, todo servido en formato fast-food, sin tiempo para pestañear.

Debemos perdonarle a Liam Neeson que nos deleite con este pasacalles sin fin acostumbrados a verlo la mayoría de veces (aunque últimamente se preste a este tipo de películas) en papeles maduros y en buenos guiones. El resto de  actores pasan sin pena ni gloria por la película teniendo un papel que casi podríamos calificar de reparto, puesto que toda la cinta se apoya en la actuación de Neeson, único reclamo posible en la promoción de la película.

Se agradece en cambio la elección de Estambul como epicentro de la película puesto que le permite al director brindarnos algunos maravillosos planos de la capital Turca y olvidarnos de que en el mundo sólo existen las grandes ciudades Europeas y Americanas para poder filmar películas de acción; Estambul es un precioso laberinto de calles muy bien elegido para darle un  toque de originalidad a esta segunda parte.

Dudo que el productor vaya a castigarnos con una tercera parte y un servidor da por terminada la saga en esta clonación puesto que ya no se me ocurren fórmulas posibles para poder justificar una tercera parte.

Como siempre me gusta dejaros algunos  datos curiosos, en este caso sobre Liam Neeson; el irlandés , antes de ser actor, había sido boxeador, operador y repartidor de cerveza Guiness; también es importante saber que Neeson ha estado a punto de volver a trabajar junto a Steven Spielberg, que le llevó a la nominación al Oscar con la inolvidable La lista de Schindler (Schindler’s List, 1993) , en la última película del director donde iba a interpretar el papel de Abraham Lincoln, el proyecto se fue postergando y finalmente abandonó en favor de Daniel Day Lewis; el nombre de Neeson también suena, acertadamente para un servidor, para interpretar a Fidel Castro;   y la perla que pocos conoceréis es que fue el artista invitado en uno de los capítulos de la mítica Corrupción en Miami (Miami Vice) en el año 1986, ver para creer.

   JORDI FREIXEDAS

logo findelahistoria

 

 

 

Imágenes:

 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

TÍTULO: Búsqueda Implacable 2 (Latinoamerica) / Venganza: Conexión Estambul (España)
DIRECTOR: Oliver Megaton
AYUDANTE DIRECCIÓN: Cheyenne Corre
DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Nanci Roberts
PRODUCTOR: Luc Besson
DISEÑO PRODUCCIÓN: Matthieu Bled
GUIÓN: Luc Besson, Robert Mark Kamen
MÚSICA: Nathaniel Méchaly
SONIDO: Dolby Digital
FOTOGRAFÍA: Romain Lacourbas
MONTAJE: Camille Delamarre, Vincent Tabaillon, Jerome Brechet
VESTUARIO: Pamela Lee Incardona
EFECTOS ESPECIALES: Olivier Afonso, Nicolas Herlin, Laetitia Hillion
REPARTO: Liam Neeson, Famke Janssen, Maggie Grace
GÉNERO: Thriller
CLASIFICACIÓN: PG-13
IDIOMA: Inglés
PRODUCTORA: Europa Corp.
DISTRIBUIDORA: 20th Century Fox, Europa Corp.
PRESUPUESTO: US$ 80.000.000
ESTRENO EN ESPAÑA: 5 de octubre de 2012
DURACIÓN: 120 minutos