Crítica:

Drama inspirado en hechos reales, Compliance es una buena elección del Sitges Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya de 2012, y nos sitúa en los entresijos de un restaurante de comida rápida tipicamente americano, estilo cadena de franquicias, en un intenso día de trabajo. Es el relato de una historia tan increíble como real de violencia psicológica extrema y manipulación social extrema en un entorno laboral cotidiano que se acabará convirtiendo en un sitio incómodo y oscuro sin aparente moral ni respeto por los derechos individuales.

El día comienza con una charla motivacional estilo americano de la encargada, una mujer madura y con buena fe que ha comenzado el día teniendo que solucionar el que alguno de sus inconscientes y jóvenes empleados se dejara la nevera abierta causando daños irreversibles en toda la comida. A partir de aquí, los clientes van llegando y el día avanza con normalidad hasta que en el restaurante se recibe una llamada de la policía. Sandra, la encargada, se pone al teléfono y es informada por el agente en la línea que una de sus empleadas, Becky, parece que ha robado el dinero a una cliente que está en comisaria para denunciarlo. Siguiendo el protocolo policial, Sandra aisla a la empleada en el almacén y la somete a un interrogatorio que le va dictando el agente. Becky insiste en que ella no ha hecho nada malo pero Sandra debe mantenerse del lado de la ley y seguir las órdenes del policía que está al teléfono pues como éste le indica, ése es su trabajo y su responsabilidad como responsable presente en representación de la empresa.

La situación irá evolucionando por caminos insospechados cuando debido a problemas de personal, y para evitar que la joven Becky incurra en problemas mayores, Sandra accede a realizar una búsqueda en las pertenencias de la joven empleada en busca del dinero primero, supliendo la necesidad de que se desplace un agente, y a una búsqueda por toda su ropa después, dejando a la presuntamente inocente acusada desnuda en el frío almacén durante horas y bajo constante vigilancia. Durante este tiempo se van generando situaciones de una intensa incomodidad y extremadamente desagradables para los protagonistas forzados a un comportamiento fuera de lo habitual por una voz al otro lado del teléfono. Es el momento en que Compliance nos muestra como muy en el fondo cada uno puede decidir participar o no en algo que cree que no está bien, y que si uno participa es pot motivos que van más allá de la obligación impuesta y que responden a inseguridades personales, pensamientos oscuros própios, o estados alterados.

Destaca en Compliance una banda sonora tan clásica como intensa,  de tono oscuro, que da al filme un toque lúgubre que acompaña muy adecuadamente esta historia espeluznante. También los tiempos del filme sorprenden por estar perfectamente medidos para que vayamos entendiendo qué es lo que está sucediendo primero, para que seguidamente pasemos a preguntarnos cómo reaccionaríamos nosotros puestos en esta situación, y finalmente nos horrorizemos con el desarrollo de los hechos.

Dirigida, escrita y producida por Craig Zobel, la película goza también de una cuidada realización y un gran trabajo de cásting. Gran actuación de la madura actriz que ejerce de Sandra, la encargada del restaurante de comida rápida, la actriz procedente del mundo del teatro Ann Dowd, con una larga experiencia en televisión y papeles en películas como Philadelphia (1993) o Verano de corrupción (Apt pupil, 1998). También destaca la actuación de la joven actriz Dreama Walker, que vimos en Gran Torino (2008) y que en Compliance consigue transmitir con gran acierto la incomprensión y humillación a la que es sometida.

Podemos concluir que Compliance es un muy buen filme nos deja atónitos y nos cuesta comprender como puede basarse en hechos reales. Es un drama que transpira terror sin dejar de ser una historia dramática que parece novelada y llevada hasta el extremo si olbidamos que se trata de un incidente auténtico y, lo peor, no aislado. Como nos indica el filme, lo sucedido se repitió más de setenta veces en un total de treinta estados distintos de Norte América, lo cual dice mucho de esa sociedad. El filme no solo nos muestra qué tipo de oscuras y reprimidas personas llegan a haber con el ejemplo del vendedor telefónico del filme, sinó que sobretodo expone las vergüenzas de una sociedad que idolatra la autoridad y el concepto de responsabilidad de los mal pagados trabajadores para con su empresa. También nos muestra que en realidad el responsable final de lo sucedido no es más que el que directamente actúa, sin olvidar hasta qué punto la gente tiene poco criterio y capacidad de razonamiento fruto del atontamiento y el sometimiento que vive una sociedad completamente adormecida y domesticada por las todopoderosas corporaciones y la autoridad prepotente.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

 

Imágenes:


 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Craig Zobel
GUIÓN: Craig Zobel
MÚSICA: Heather McIntosh
FOTOGRAFÍA: Adam Stone
MONTAJE: Jane Rizzo
VESTUARIO: Karen Malecki
REPARTO: Ann Dowd, Dreama Walker, Pat Healy, Bill Camp, Philip Ettinger, James McCaffrey
DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Michael Powsner
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Matthew Munn
PRODUCTORA: Bad Cop Film Productions / Dogfish Pictures / Muskat Filmed Properties
ESTRENO EN USA: 21 de Enero 2012 (Sundance Film Festival)
ESTRENO EN FRANCIA: 26 de Septiembre 2012
DURACIÓN: 90 minutos

WEB OFICIAL: http://www.magpictures.com/compliance/