Crítica:

Oscuro drama de aventuras, Infierno blanco (The grey) nos envuelve en un frío e infinito infierno nevado en Alaska cuando un grupo de recios trabajadores de una refinería, que vuelve a casa en avión, sufre un terrible accidente aéreo, estrellándose en medio de la nada. Si bien el intenso frío y el incesante viento helado parecen ser de entrada las principales amenazas, pronto se dan cuenta de que el paisaje tiene unos peligrosos e inesperados habitantes, las manadas de lobos salvajes.

La película nos cuenta la historia de uno de estos supervivientes, John Ottway, interpretado por el gran Liam Neeson en un papel que ejecuta a la perfección. Ottway es un cazador de lobos contratado por la refinería para mantener a salvo a los trabajadores de los ataques de estos sanguinarios depredadores, convirtiéndose así en el líder del grupo de supervivientes de forma natural cuando estos cogen consciencia de que los lobos son su principal problema por encima del frío, el hambre y el cansancio. Infierno blanco nos muestra nuestro protagonista busca un sentido a una vida que para él lo ha perdido complemente debido a no poder estar con su mujer, hasta el punto de plantearse el suicidio, y vaga en busca de una batalla que librar, un reto que afrontar. Cuando queda abandonado en un gélido mar de nieve junto a un grupo de inexpertos compañeros encuentra por fin el sentido a las recurrentes palabras de un poema escrito por su difunto padre, un irlandés borracho con un sorprendente amor por la poesía: “Una vez más, combatiré la última gran pelea de mi vida. Vivir o morir hoy. Vivir o morir hoy.

Infierno blanco, título traducido con poco acierto y que omite el buscado matiz que nos sugiere The Grey (El gris), está basada en el relato “Ghost Walker” de Ian Mackenzie Jeffers, que colabora en el guión de Joe Carnahan, director y productor del filme. Carnahan ya escribió y dirigió El equipo A (The A-team, 2010), aceptable adaptación a la gran pantalla de la mítica serie para la que también contó con Liam Neeson, y anteriormente había hecho lo própio con Ases calientes (Smokin’ Aces, 2006). En Infierno blanco, este prometedor californiano hace un muy buen uso del sonido, para, con grandes contrastes, transmitirnos des de incesante viento helado, pasando por las enormes manadas de lobos aullando en la lejania, hasta el terror que inspira un suave gruñido cercano en el bosque en una noche oscura. También la banda sonora ayuda brillantemente a forjar la crudeza de un entorno despiadado que reta al grupo de protagonistas a luchar por su supervivencia hasta límites imprevisibles, redondeando un buen filme de carácter dramático que se erige en una oda a la resistencia, coraje y valentía humanas.

 JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

Imágenes:

 

Tráiler:


Ficha técnica:

DIRECTOR: Joe Carnahan
GUIÓN: Joe Carnahan, Ian Mackenzie Jeffers
MÚSICA: Marc Streitenfeld
FOTOGRAFÍA: Masanobu Takayanagi
REPARTO: Liam Neeson, Dermot Mulroney, James Badge Dale, Frank Grillo, Nonso Anozie, Dallas Roberts
MONTAJE: Roger Barton y Joseph Jett Sally
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: John Willett
VESTUARIO: Courtney Daniel
DISTRIBUIDORA: DeAPlaneta
PRODUCTORA: Open Road Films / Scott Free Films / LD Entertainment
DURACIÓN: 115 minutos
ESTRENO EN USA: 27 de Enero 2012
ESTRENO EN ESPAÑA: 17 de Febrero 2012
CALIFICACIÓN: No recomendada para menores de 12 años.

WEB OFICIAL: http://www.infiernoblanco.es/