Película extraña y muy arriesgada con estética de cómic colorista, Bunraku, nombre genérico por el que es conocido el teatro de marionetas japonés, nos cuenta una compleja historia de honor y venganza donde nuestros protagonistas luchan contra un sinfín de malos al más puro estilo videojuego beat’em up, en el que deben ir eliminando a enemigos uno tras otro para poder llegar a enfrentarse al enemigo final. Este filme llega exageradamente tarde a las salas de nuestro país, estrenándose cuatro meses después de su estreno en Estados Unidos y pasado más de un año de su estreno en el Toronto International Film Festival.

El filme nos sitúa en un mundo alternativo dominado por una malvada organización que lidera Nicola, interpretado por Ron Perlman, que vimos haciendo de tipo duro en filmes como las dos entregas de la saga Hellboy o recientemente Drive (2011). Nuestros dos protagonistas representan dos cliches diferentes de luchador, el vagabundo es un tipo reservado y muy duro que lucha con los puños, al que interpreta el buen actor Josh Hartnett, conocido por sus papeles en películas como Pearl Harbor (2001) o El caso Slevin (Lucky Number Slevin ,2006). Yoshi en cambio es un samurai amante de la espada y la lucha tradicional japonesa, y está interpretado por el actor japonés Gackt. Juntos se enfrentan a la dictadura dominante en este oscuro mundo fictício que se va construyendo a modo de desplegable, para saldar sendas deudas de sangre, teniendo que desplegar para ello todo un espectacular repertorio de coreografías más típicas del cine de Hong Kong que de esta superproducción de Hollywood.

No podemos evitar la sensación de que la película es un enorme derroche de medios y presupuesto, poniendo a tan conocidos actores como Woody Harrelson y Demi Moore al servicio de una historia un tanto absurda, menudo despilfarro de talento natural. Bunraku incluso cuenta con el actor Kevin McKidd, que interpretó a Tommy en el clásico Trainspotting (1996) en el papel de número dos del jefe maligno, y finalmente se permite el lujo de contar con el español Jordi Mollà de forma testimonial. Es difícil imaginar como se ha reunido tal presupuesto para la realización de este proyecto, que extrañamente mezcla las lengua inglesa y japonesa, y cuenta con el apoyo de jóvenes productoras.

Dirigida y escrita por el desconocido Guy Moshe, Burbaku desarrolla su hilo argumental gracias a una voz en off que va narrando la historia a la vez que reparte moralejas y tópicos a diestro y siniestro, intentando constantemente, sin conseguirlo, dotar a la trama de una épica trascendental, que en ningún momento llega a convencernos. en definitiva, Bunraku no pasa de ser un puro divertimento que prometía mucho más de antemano pero que se queda en una película más de acción.

JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

Imágenes:

 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Guy Moshe
GUIÓN: Guy Moshe
MÚSICA: David Tom
FOTOGRAFÍA: Juan Ruiz Anchía
REPARTO: Josh Hartnett, Gackt Camui, Woody Harrelson, Kevin McKidd, Ron Perlman, Demi Moore, Jordi Mollà, Mark Ivanir, Larnell Stovall
MONTAJE: Glenn Garland y Zach Staenberg
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Chris Farmer
VESTUARIO: Donna Zakowska
DISTRIBUIDORA: Tripictures
PRODUCTORA: Picturesque Films / Shoot Entertainment
DURACIÓN: 124 minutos
ESTRENO EN USA: 30 de Septiembre 2011
ESTRENO EN ESPAÑA: 20 de Enero 2012
CALIFICACIÓN: No recomendada para menores de 12 años