Hace pocos días del estreno de Borat 2 o Borat Subsequent Moviefilm: Delivery of Prodigious Bribe to American Regime for Make Benefit Once Glorious Nation of Kazakhstan. Secuela de la película que Sacha Baron Cohen estrenó en 2006.
Otra vez regresa con este personaje ficticio en un falso documental lleno de humor y críticas a Trump.

Una película que no iguala a su predecesora, algo difícil, pero en esta ocasión seguimos teniendo momentos destornillantes.
Escena tras escena vemos al actor junto a su supuesta hija en su regreso a Estados Unidos. Escenas que, tal y como muestra Cohen en el siguiente vídeo, no han sido fáciles de rodar. En ocasiones su físico ha peligrado, a causa de sus mofas o su comportamiento hacia la gente que está en su contra.

Irreverente como siempre, es imposible que Borat no tenga sus detractores, tanto en el momento de rodar la película, como posteriormente con las críticas recibidas pro Donald Trump llamándolo "Es un tipo falso y no lo encuentro gracioso".

El mismo actor ha dado las gracias al presidente Trump por su publicidad gratis colgando en su twitter el comentario y también una escena en la que debe huir corriendo de un evento al ver que su intergridat peligra.

Borat y la difícultad de realizar la película