Hoy volvemos la vista hacia atrás una vez más para disfrutar de Blue Jean Cop, pequeña gran película del año 88 que nos vuelve a confirmar que los años 80 son y serán una época dorada del cine.

Roland, miembro de Ayuda Legal, está en su última semana en el empleo cuando cae en sus manos la defensa de un delincuente habitual acusado de matar a un policía. La cosa no parece tener nada de especial hasta que la corrupción generalizada en el cuerpo de policía de la Nueva York de la época sale a relucir. Lo que tenia que ser un mero trámite acabará por enfrentar a Roland a un violento grupo de agentes que defenderá su modo de vida a toda costa. Roland cuenta solo con la ayuda de Richie Marks, un peculiar inspector, será eso suficiente para encerrar a los malvados policías y liberar a su defendido? Hasta dónde está dispuesto a llegar?

Blue Jean Cop es un filme sin grandes medios ni pretensiones y que no innova prácticamente en ningún sentido pues todo lo que vemos había sido visto ya. Aún así, el director James Glickenhaus, dominador del cine violento de serie b, consigue cuadrar el círculo para regalarnos una película que destaca por encima de sus iguales.

Blue Jean Cop, ya no se hacen películas así

El mismo director Glickenhaus pone el guión a esta cinta que protagoniza Peter Weller en el papel del abogado de oficio Roland Dalton. Weller llegaba a esta cinto sólo un año después de que se estrenara la mítica Robocop en la que había interpretado al actualmente eterno Murphy.
Le acompaña en Blue Jean Cop un enorme Sam Elliott, que ya por entonces transpiraba esa seguridad y esa veteranía que le ha llevado posteriormente a ser un clásico entre los secundarios de lujo de Hollywood. En esta película Elliott aporta su buen hacer a un personaje estilo John McCLane, un hombre roto en lo personal, desecho en lo físico, pero con la moral y la profesionalidad intactas. Peter Weller por su parte nos regala a un abogado optimista, brillante y comprometido, a punto de dejar lo que mejor se le da para salir de los bajos fondos gracias a un “braguetazo” y dejar finalmente atrás a yonkis, camellos y atracadores.

Blue Jean Cop, ya no se hacen películas así

Podemos concluir como empezábamos titulando, con la certeza de que ya no se hacen películas así. Y es una pena. Blue Jean Cop nos ofrece personajes con fondo, violencia, una historia de amor, drogas, corrupción y asesinatos. Un clásico ochetero con una banda sonora acorde con la época y con buenas actuaciones, poco más se le puede pedir a un filme como este, cumple lo prometido con creces.

JORDI CIERCO

logo findelahistoria
 
 

Tráiler de Blue Jean Cop


 

Blue Jean Cop, ya no se hacen películas asíTítulo: Blue Jean Cop
Título original: Shakedown
Año: 1988
Duración: 96 min.
País: Estados Unidos
Dirección: James Glickenhaus
Guion: James Glickenhaus
Música: Jonathan Elias
Fotografía
John Lindley
Reparto: Peter Weller, Sam Elliott, Richard Brooks, John C. McGinley, Vondie Curtis-Hall, Kelly Rutherford, Paul Bartel, James Eckhouse, David Proval, Buddy Van Horn, Holt McCallany, Harold Perrineau, John Finn, Thomas G. Waites, Tom Mardirosian, Jude Ciccolella, Antonio Fargas, Patricia Charbonneau, Shirley Stoler, Julia McNeal
Productora: Shapiro-Glickenhaus Entertainment, De Laurentiis Entertainment Group
Distribuida por: Universal Pictures
Estreno en Estados Unidos: 06/05/1988