El director y guionista de Contratiempo, Oriol Paulo, ha conseguido superar con creces su ópera prima, El Cuerpo , con un nuevo thriller que jugará con la mente del espectador obligándole a tener que ser un detective, para descubrir al estilo whodunit de Agatha Christie, si nuestro protagonista, Adrián Doria, es realmente un asesino.

A su vez, esta historia ha permitido al director realizar una crítica al funcionamiento legal y judicial de nuestro país. Donde una persona puede salvarse de lo que sea si tiene los contactos adecuados, o bien, por lo contrario, puede perderlo todo si se sabe el número adecuado al que llamar.

Contratiempo

Paulo ha rebasado los límites que hasta ahora el cine de nuestro país había presentado con la ya nombrada El Cuerpo y con la reciente Secuestro (Mar Tarragona). Esta vez, los giros argumentales van a ser mostrados al espectador, enseñándole –en un intenso trabajo de montaje- cómo sería la historia si se viera desde la perspectiva de todos y cada uno de los personajes que están involucrados en ella. Por lo tanto, sin trampa ni cartón, el director va dejando pequeñas migas de pan para que el público pueda reconstruir los hechos pero, guardándose, un apoteósico final.

Obviamente, y para los espectadores más experimentados en este tipo de largometrajes, el caso al que se enfrenta la preparadora de testigos Virginia Goodman (Ana Wagener) se puede resolver si permanecemos atentos a esos minúsculos detalles que a medida que pasan los minutos empiezan a encajar los unos con los otros para dar forma al puzzle de Contratiempo.

Contratiempo

Aunque, como punto negativo, el enrevesado montaje puede llegar a acabar con la paciencia de los espectadores más precoces que prefieren los thrillers rápidos y menos misteriosos. En este sentido, y a pesar de que comparta género, no tiene nada que ver con El Cuerpo. Aquí se puede ver un mayor mimo a la hora de realizar los actos y el desarrollo de los personajes.

En cuanto a las interpretaciones de los actores, Mario Casas será el encargado de dar vida al protagonista de Contratiempo, el empresario Adrián Doria –que, por cierto, nos regala una especie de doble interpretación bárbara- acompañado de la ya nombrada Ana Wagener y con un José Coronado que vuelve a repetir papel, una vez más, de hombre astuto, serio, implacable y hábil, que no se dará por vencido por nada ni por nadie. Sin olvidarnos de Bárbara Lennie, quien realiza una actuación bastante plana pero correcta acorde con el personaje que debe interpretar.

Contratiempo

El encargado de la fotografía, Xavi Giménez, demuestra un claro dominio de la luz natural en las diversas ubicaciones por las que la cinta ha sido rodada, desde el País Vasco hasta Barcelona (Puerto de Barcelona, Poble Nou y Vall de Núria). Por lo tanto, aunque lo que realmente importe sean los hechos que se reconstruyen en casa de Doria, las escenas en exteriores, siendo algunas relevantes para el argumento, se disfrutan y se dejan ver con gran comodidad.

Contratiempo es, por el momento, de los mejores thrillers marca de la casa  del que podremos disfrutar a partir del 6 de Enero en la gran pantalla. Ideal para aquellos enamorados del suspense que quieran jugar a ser detectives durante un rato. Pero, advertiros, que la cinta requiere un segundo visionado obligatorio para poder disfrutar realmente de la astucia en el trabajo de guión y montaje.

XAVI MOGROVEJO

logo findelahistoria

Trailer de Contratiempo

 

Contratiempo

 

Título original: Contratiempo
Año: 2016
Duración: 104 min.
País: España
Género: Thriller
Director: Oriol Paulo
Guión: Oriol Paulo, Lara Sendim
Música: Fernando Velázquez
Fotografía: Xavi Giménez
Reparto: Mario Casas, Bárbara Lennie, José Coronado, Ana Wagener, Francesc Orella,Paco Tous.
Productora: Atresmedia cine, Think Studio, Nostromo Pictures, Colosé Producciones