ultrapana70mm

Quentin Tarantino siempre se ha caracterizado por ser un director de cine contrario al rodaje en digital y amante del celuloide. Hay bastante controversia sobre esto. El mundo del cine está evolucionando hacia el formato digital pero todavía hay detractores y directores que se niegan a dar el salto. Podemos ver estas distintas posturas en el documental Side by Side donde varios directores muy conocidos dan sus opiniones sobre un formato u otro.

Esta vez, Tarantino ha ido más lejos, y no sólo ha rodado su nueva película en celuloide, si no que lo ha hecho en un formato poco habitual, Ultra Panavision 70mm. Este formato está en desuso actualmente. Su época de uso fue en los años 60, con títulos tan relevantes como Ben-Hur (Ben-Hur,1959), La caída del imperio Romano (The Fall of the Roman Empire, 1964) o La conquista del Oeste (How the West Was Won, 1962). La última película rodada en este formato antes que Los odiosos ocho (The Hateful Eight, 2015) fue Khartoum en 1966 y protagonizada por Charlton Heston y Laurence Olivier.

Quentin y su equipo explican en este video el por qué y cómo han realizado la película.

Presentan la experiencia como Roadshow. En los 60 una sesión así era un evento especial. Significaba la proyección de una versión exclusiva, con más metraje que la exhibida a nivel comercial, incluyendo una obertura musical y un intermedio, así como un programa de mano que se entregaba a los asistentes.

En realidad se filma en 65mm y se proyecta en 70mm. Normalmente estamos acostumbrados a ver las proyecciones con un aspect ratio 1.85:1 o 2.39:1. Con el Ultra Panavision 70mm el ratio es de 2.76:1 lo que hace que sea mucho más ancho y detallado. Gracias a ello también se alcanza un grado superior en la definición y en los colores.

En España esta versión Roadshow solo será posible verla en los cines Phenomena de Barcelona ya que no hay otros cines con los equipos adecuados para poder proyectarla.

El mismo cine a través del director de fotografía Pol Torrents lo explica en este video.

El cine Phenomena no es un cine corriente. Dispone de multitud de formatos de audio y video, por eso le es posible estrenar esta versión de la película. Su programación tampoco es la habitual de la cartelera. Nació como un proyecto mensual en el cine Urgell de Barcelona y acabó creando su propia sala. Ya hemos hablado bastantes veces de ello como puedes ver por ejemplo aquí.

Una de las peculiaridades del cine Phenomena es que no vende entradas numeradas. Eso forma parte, según dicen, de la experiencia de ir al cine. No estamos muy de acuerdo, ya que los nostálgicos que adoramos su programación y que hacíamos cola en nuestra juventud ahora tenemos hijos y obligaciones que no nos permiten disfrutar la “experiencia” de la misma forma que antes. Pero ya que de momento estas son las normas, si queréis ver la película como Tarantino quiere, os recomendamos hacer cola para poder disfrutar de la proyección en su esplendor.

Nosotros la hemos hecho y hemos disfrutado mucho la pelicula. Tarantino en estado puro.

image

hateful_phenomena