Sentí curiosidad cuando vi por primera vez el tráiler del remake de “Poltergeist” (Tobe Hooper, 1982). Compuesto de una forma elegante y con lo que parecía un toque más oscuro que la original me decidí por su visionado en cine en el día de ayer. Dirigida por Gil Kenan, que despertó mis simpatías con su ópera prima “Monster House” en 2006, y a priori con un reparto plagado de buenos actores con Sam Rockwell y Rosemarie DeWitt a la cabeza dando vida al matrimonio que tendrá que lidiar con los espíritus malignos que habitan su nueva casa y rescatar a su hija pequeña.

Poltergeist

Visualmente estamos ante una propuesta elegante, con aspecto muy cuidado con fotografía del español Javier Aguirresarobe (toda una garantía), y una banda sonora aceptable. Pero todo se viene abajo en cuanto el guión entra en juego. Un verdadero insulto a la inteligencia, ya ni siquiera voy a entrar en la comparación con el film original, hablo como producto propio, como film con identidad, plagada de diálogos absurdos, uno tras otro, hasta llegar al punto de que estando la hija desaparecida y aparecer tras el televisor, la familia se queda tan tranquila y pasadas las horas Sam Rockwell se dedica a hacer bromas por la casa. Lamentable y penoso.

Poltergeist

Hablemos de las actuaciones. Sólo se salva Kennedi Clements, la niña que interpreta a la hija pequeña, que mantiene el contacto con esos seres malignos. Es curioso, porque creo que tenía el papel más difícil, es decir, que el espectador no se acordara de la mítica Heather O’Rourke. Y cumple con creces, con esa mirada e inocencia extraña, solventa con nota todas sus apariciones en la película y te preguntas cómo una niña de 8 años puede ser lo mejor de un reparto actoral de este nivel.

Luego tenemos a los otros dos hermanos, el hostiable Kyle Catlett (el niño de The Following) que se pasa toda la película con cara y mirada de tonto. Y por último la hermana mayor, Saxon Sharbino, una adolescente llena de topicazos y que no aporta nada de nada aparte de mostrarnos su móvil una y otra vez. Completan el reparto Jared Harris y Jane Adams, y tan sólo logran ser caricaturas de lo que deberían ser. Pero la palma para mí se la llevan Sam Rockwell y Rosemarie DeWitt, ya que los considero buenos actores, sin ser nada del otro mundo. Parece que en esta nueva “Poltergeist” no tienen alma, están horribles, sosos, sin mostrarnos nada, sin sentimientos, parecen dos sombras cada vez que aparecen en pantalla. Una completa decepción.

Poltergeist

Por último, comentar que la parte final es precipitada e irracional, y que cuando aparecen los títulos de créditos te sientes insultado. Al menos esa fue mi reacción.

Lo mejor: El diseño de producción, su elegancia visual, alguna que otra escena con Kennedi Clements como la del televisor y los momentos en el otro lado. Que termina pronto.

Lo peor: El sentido del humor que no hace gracia, los actores, el final. Lo ridícula que es. Puedes ves el tráiler que destripa todo lo bueno y así ahorrarte verla entera.

ROBERTO VILLODRES

logo findelahistoria

 

 

 

Tráiler de Poltergeist

 
poltergeist
Ficha Técnica
Título original: Poltergeist
Director: Gil Kenan
Guión: David Lindsay-Abaire
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Reparto: Kennedi Clements, Sam Rockwell, Rosemarie DeWitt, Kyle Catlett, Jared Harris, Nicholas Braun, Jane Adams, Saxon Sharbino, Susan Heyward, Soma Bhatia, Karen Ivany, L.A. Lopes
Año: 2015
País: Estados Unidos
Productora: Fox 2000 Pictures / Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / Ghost House Pictures