Bofetadas más sonadas del cine moderno
Os ofrecemos un divertido vídeo que recopila las bofetadas más sonadas del cine moderno con ejemplos como la saga Bond o las recibidas por el mismísimo Harrison Ford en la saga Indiana Jones.

 
Bofetadas más sonadas del cine moderno

No somos defensores de una buena bofetada a tiempo, vaya por delante, pero sí nos hemos reído mucho con este interesante vídeo que resume las bofetadas más sonadas del cine moderno en poco menos de seis minutos, juntando hasta 25 bofetones épicos de la historia reciente de la gran pantalla y que se titula “25 Great Bitch Slaps“.

Destacan entre la selección las recibidas por Harrison Ford, que se llevó una de Karen Allen en En busca del arca perdida (Raiders of the Lost Ark, Steven Spielberg, 1981) para salir de su diabólico trance, así como otra de Sean Connery en Indiana Jones y la última cruzada (Indiana Jones and the Last Crusade, Steven Spielberg, 1989) por blasfemar. El propio Connery ya había disfrutado del placer de dar una buena bofetada en su participación el las películas de la saga Bond, así como hizo también el fugaz 007 encarnado por George Lazenby. Pierce Brosnan en cambio tuvo que recibir una de Teri Hatcher interpretando al agente secreto británico por excelencia en El mañana nunca muere (Tomorrow Never Dies, Roger Spottiswoode, 1997).

Bofetadas más sonadas del cine moderno

Joaquin Phoenix en Gladiator (Ridley Scott, 2000), Sharon Stone a manos de Joe Pesci en Casino (Martin Scorsese, 1995) y Diane Keaton por cortesía de Al Pacino en El padrino. Parte II (The Godfather: Part II, Francis Ford Coppola, 1974) son algunas de las sonadas víctimas que nos brinda este festival de guantazos. Disfrutadlo, es cortesía de PonAdidas.

 

Bofetadas más sonadas del cine moderno


 
Y finalmente, como no podía ser de otra manera, os dejamos con una de las que consideramos las mejores y más graciosas bofetadas del cine cómico moderno, la del gran Leslie Nielsen en Aterriza como puedas (Airplane!, Jim Abrahams, 1980). Este actor que terminó siendo un clásico del humor nos deja esta perla en forma de segunda bofetada absolutamente gratuita que es uno de sus más recordados y brillantes momentos.