Drama de la cadena estadounidense ABC  que en nuestro país está emitiendo AXN, Último Destino (Last Resort) es una serie ambientado en un futuro cercano en el que el mundo que conocemos se ha desquebrajado casi por completo a nivel moral y político. El capitán Marcus Chaplin está al mando del submarino americano conocido como ‘El Colorado’. En una misión rutinaria, el submarino rescata un grupo de soldados de élite en apuros que parece proceder de una misión secreta en territorio pakistaní. Cuando el gobierno de los Estados Unidos encomienda a Chaplin, por vías ligeramente dudosas, lanzar un misil con carga nuclear contra la costa de Pakistán, el capitán del Colorado se rebela contra sus superiores y la cadena de mando negándose a disparar, y es automáticamente depuesto de su rango.

El oficial Sam Kendal será el encargado de tomar el puesto de Chaplin, pero cuando se encuentra con el dilema de si atacar o no la costa y entrar así de lleno en la que podría ser la tercera guerra mundial, se plantea la posibilidad de desobedecer también el mandato de sus superiores. Al ser rechazada la orden, los tripulantes del submarino son declarados traidores y el gobierno estadounidense no duda en intentar destruirles. ‘El Colorado’ es bombardeado por el gobierno estadounidense, y tan solo unos pocos de sus tripulantes logran sobrevivir. Convertidos inesperadamente en prófugos rebeldes, la tripulación decide siguiendo las órdenes del Capitán refugiarse en una pequeña isla exótica del océano Pacífico a la cual deberán adaptarse y des de la que intentarán limpiar su nombre a pesar de ser condenados des de su hogar por todos los medios.


Esta es la premisa que nos presenta la serie Último Destino (Last Resort), para posteriormente ofrecernos el día a día de este grupo de soldados en tierra hostil, perseguidos por su gobierno y considerados como invasores por la población local. No tardarán en surgir los motines dentro del grupo de marineros, deseosos de volver a casa, las ofertas de amistad por parte de China, y las relaciones personales entre tripulantes y con la población local.

Los directores Shawn Ryan y Karl Gajdusek juegan con la tensión, suspense e intriga que genera la trama, que parece esconder una conspiración por parte del gobierno para inculpar a Pakistán de la fabricación de armamento nuclear como escusa para poder atacarles. También nos muestra la serie la feroz lucha política que vive Estados Unidos mientras nuestros protagonistas se refugian a miles de millas. El proyecto, producido por Middkid Productions  y Sony Pictures, triunfó en EE.UU reuniendo a más de nueve millones de espectadores, pero a pesar de ello finalmente la cadena decidió anunciar que no prolongaria la serie con una segunda temporada. A pesar de ello, podemos decir que es un producto acabado, que en esta primera y única temporada consigue concluir casi todos sus frentes aunque sea de forma claramente precipitada.

Destacar en el extenso reparto de la serie al Andre Braugher, al que vimos en Salt (2010) y que interpreta al Capitán, y a su segundo, interpretado por el actor Scott Speedman, que vimos en la serie Felicity (1998-2002). También destacan caras conocidas como las de Bruce Davison, habitual de las series que vimos haciendo de abogado defensor en la brillante El jurado (Runaway Jury, 2003), o Jessy Schram, a la que podems ver en la serie Falling Skies (2011-2012), y por supuesto al mítico Robert Patrick, que interpreta un papel hecho a su medido que sin duda clava soberanamente.

Si algún fallo se le puede achacar a Último Destino (Last Resort), que puede haber frenado su máxima aspiración de éxito, es el hecho de que falla en su base, pues no consigue justificar suficientemente la negativa del Capitán a acatar las órdenes de sus superiores. Toda la cadena de mando y el sistema mismo del ejército se basan en el supuesto de que cada mando acata las órdenes de sus superiores, y difícilmente la sociedad americana, generalmente fanática de todo el mundo armamentístico, puede acunar como héroe a un militar que se niega a obedecer a sus superiores imponiendo su criterio personal. Ciertamente el personaje de Chaplin genera dudas en cuanto a sus motivaciones para la desobediéncia que origina toda la historia, pues es un Capitán adicto a su trabajo y amante de su nación.


En cambio, hay que reconocerle a Último Destino (Last Resort) el mérito de conseguir mantener el interés hasta el final de la temporada, a pesar de parecer que la situación tiene tendencia a atascarse por falta de argumentos. Nada más lejos, pues la serie va abriendo frentes distintos que consigue desarrollar adecuádamente para ir manteniendo al espectador pegado a una trama de rápido ritmo y constante evolución plagada de sorpresas y giros argumentales.

Podemos concluir que si bien es una pena que no vaya a tener continuación, la primera temporada de Ultimo Destino es perfectamente redonda, y consigue profundizar en su gran número de personajes principales sin abrumar al público en ningún momento, siempre girando alrededor de la piedra angular que son el Capitán Chaplin y su segundo de a bordo Sam Kendal. En definitiva, una serie de acción, suspense e intriga muy aconsejable.

Os dejamos con el tráiler y las imágenes de la serie: