PIXAR y Disney vuelven de la mano con esta película de animación ambientada en la antigua Escocia, donde la princesa Merida es una chica impulsiva que no está dispuesta a que le marquen su destino. En cuanto sus padres, el Rey Fergus y la Reina Elinor, le comunican que van a celebrar un banquete entre los diferentes clanes para escoger a su futuro esposo, Merida se opone rotundamente y se marcha hacia los bosques. En medio de la montaña encuentra a una anciana bruja que le proporcionará una poción para poder frenar los preparativos de la reina.
Esta poción resultará nefasta, y Merida se verá obligada a solucionar los problemas que ha causado.

Mark Andrews y Brenda Chapman dirigen para Disney esta nueva película de princesas, aunque por primera vez se alejan de las clásicas princesitas a que nos tenían acostumbrados estos grandes estudios y realizan una princesa-guerrera que posé un gran carácter.
El cuento que narra Brave no es una gran aventura imaginativa, pero gracias a la fuerza de los diferentes personajes y las diferentes situaciones presentadas, rápidamente te involucras en la historia, que por desgracia te deja la sensación de ser corta o incompleta.

Es una historia más oscura de lo habitual, nada parecido a lo que nos tiene acostumbrado PIXAR con cuentos llenos de imaginación totalmente divertidos, y mucho menos algo parecido a lo que Disney realiza.
Tal vez podríamos encontrar un parecido en la película de Disney Taron y el caldero mágico (1985), en la que al igual que Brave, la historia que narra está envuelta en un mundo más duro.

El único fallo que puede tener este largometraje es la fuerza con la que arranca. Es una película con un inicio muy divertido, con personajes carismáticos como la propia princesa Merida, sus hermanos trillizos o el propio Rey Fergus. Pero a medida que la cinta avanza va entrando en situaciones entretenidas y por desgracia deshinchándose. La fuerza inicial que hacía prever una gran película no acaba por completarse, dado que muestra un guión algo previsible que habla de la reconciliación entre madre e hija, tema que ya hemos visto muchas veces y en Brave no le aportan ningún giro en especial.
Aún así, es una gran película de animación muy recomendable para entretener tanto a pequeños como a mayores, con sus dosis de ternura y de buen humor encarnado por los trillizos o las discusiones entre los cuatro clanes para conseguir la mano de la hija del Rey.

Por suerte Disney parece que empieza a dejar de lado el hecho de introducir miles de canciones en sus películas, y en Brave, las pocas que aparecen, consiguen no romper el ritmo de la narración, cosa que podría convertir la cinta en aburrida. Patrick Doyle es el encargado de poner la banda sonora escocesa a la película, música que inevitablemente nos recuerda a la de Braveheart, consiguiendo así transportarnos a esos paisajes de los Highlands escoceses, dejando este tema a medio acabar al no mostrar unas grandes panorámicas de esas bonitas tierras. Tal vez éste es el único fallo que encontramos en cuanto a la animación, pues los personajes creados en Brave están cuidados al detalle, no son demasiado bruscos, y los escenarios tales como el castillo o los oscuros bosques están muy bien recreados.

En definitiva, divertida y entretenida película en que por primera vez en PIXAR la protagonista es una princesa.

SALVA

logo findelahistoria

 

 

TÍTULO ORIGINAL: Brave
DIRECTOR: Mark Andrews, Brenda Chapman
GUIÓN: Brenda Chapman, Mark Andrews, Steve Purcell, Irene Mecchi
MÚSICA: Patrick Doyle
DEPARTAMENTO DE ARTE: Paul Abadilla, Andrea Blasich, Mark Cordell Holmes, Brandon Hyman, Greg Dykstra,…
REPARTO: (VOZ) Nelly Macdonald (Princesa Merida), Billy Connolly (Rey Fergus), Emma Thompson (Reina Elinor), Julie Walters (La bruja)
PRODUCCIÓN: Katherine Sarafian, John Lasseter, Pete Docter, Andrew Stanton.
PRODUCTORA: Pixar animation Studios, Walt Disney Pictures.
ESTRENO EN USA: 22 Junio 2012
DURACIÓN: 93 minutos