Ayer día de Reyes, el siempre interesante Phenomena nos ofreció una sesión sorpresa impresionante. Los rumores apuntaban sobretodo a clásicos como los Los Goonies (The Goonies, 1985) o Gremlins (1984), y finalmente fue esta segunda la escogida para abrir la sesión de Phenomena ayer en Barcelona, como siempre en el enorme Cine Urgell, donde, con las localidades agotadas, se reunieron poco más de mil ochocientos fans del buen cine. Personalmente me parece otra increíble barrera la cruzada por esta iniciativa al vender toda la sala para una sesión doble sin ni siquiera tener que anunciar previamente las películas que se proyectarían.

 

Incluso en la ya habitual presentación de Nacho, también llamado cariñosamente “el calvo de Phenómena”, que hizo como siempre delante de la pantalla y micrófono en mano, no quiso revelar cuáles serían los filmes escogidos, alargando un poco más la incógnita y permitiendo que el público acumulara más nervios y emociones. Esta vez antes de la proyección de la primera película nos ofrecieron, aparte de algún anuncio hilarante, trailers tan divertidos como el de la cuarta entrega de la saga Parchís, Parchís entra en acción (1983), o el de la primera versión en color de La guerra de los mundos (War of the worlds), acabando con el de la enternecedora Cocoon (1985) de Ron Howard. Finalmente la sala entera estalló en un aplauso general de euforia cuando, ligeramente pasados las nueve de la noche, apareció la primera escena situada en una oscura Chinatown y descubrimos que el primer filme era el super-clásico Gremlins (1984).


Gremlins fue producida por el maestro Steven Spielberg y dirigida por el gran Joe Dante, mítico director que ya había dirigido filmes de culto como Piraña (Piranha, 1978) y Aullidos (The Howling, 1981), y que posteriormente dirigió otros éxitos como El chip prodigioso (Innerspace, 1987), Matinee (1993), Pequeños guerreros (Small Soldiers, 1998) o más recientemente Miedos 3D (The Hole in 3D, 2009). También Dante fue el director en la muy decente segunda parte de este clásico, Gremlins 2: La nueva generación (Gremlins 2: The New Batch, 1990). El filme Gremlins es una genial mezcla de comedia y terror suave que nos atrapa con su misterio des del primer momento gracias a la ambientación que le da un entorno al estilo clásico de Hollywood compuesto por un pueblecito americano, la genial banda sonora por cortesía del brillante Jerry Goldsmith, y al cariño que despierta en el espectador el menudo Gizmo, simpatiquísima a la vez que peligrosa mascota que es el centro de la trama. Me sorprendió recordar que aparece en Gremlins el actor Corey Feldman solo un año antes de interpretar su chulesco personaje en Los Goonies (The Goonies, 1985), que quedó para la historia.

 

Posteriormente el filme proyectado fue otro gran filme estrenado el mismo año, Los cazafantasmas (Ghostbusters, 1984), que evidentemente desató la euforia de nuevo del público de ayer en Phenomena.


Está dirigida y producida por Ivan Reitman, que también dirigió y produjo la segunda entrega, Cazafantasmas II (Ghostbusters II, 1989) y planea hacer lo propio con la tercera. Aparte, Reitman cuenta en su haber con producciones tan en la misma línea como Los gemelos golpean dos veces (Twins, 1988) o Evolution (2001). Tanto Los cazafantasmas como la segunda parte están escritas por el mismo Dan Aykroyd junto a Harold Ramis y cuentan en pantalla con el fantástico trio que forman estos dos junto al gran Bill Murray. También en las dos entregas podemos disfrutar de actores tan especiales como Rick Moranis o la bella Sigourney Weaver.

Evidentemente hay que destacar de este gran clásico la banda sonora de Elmer Bernstein y el enorme tema principal de la película, que ha traspasado todos los límites del tiempo, a cargo de Ray Parker Jr: