Michael Peña

The Vatican tapes, regresan los exorcismos

Cada año aparece alguna película sobre exorcismos, demonios o posesiones. Hace poco vimos Líbranos del mal, dirigida por Scott Derrickson, una mezcla de thriller sobrenatural en el que un poli persigue algo o a alguien que parece está poseído. Pero hasta la fecha, des de que pudimos disfrutar con El Exorcista (1973), hemos tenido cada año alguna película que gira en torno la temática de las posesiones de demonios sobre cuerpos inocentes, o no tanto.

Fury (Corazones de acero)

El Sargento Don Wardaddy comanda un tanque de guerra con cuatro soldados americanos. Corre el año 1945, se acerca el final de la guerra y las incursiones en territorio Alemán cada vez son más duras. Don, junto a su peloton encabezan las incursiones en territorio enemigo montados en su tanque Fury.
Fury es una película de guerra que habla de los sentimientos de los soldados que en ella combaten. Unos un grupo de soldados encabezados por Brad Pitt, un veterano de guerra que lleva a su cargo a cuatro soldados enclaustrados en el interior de un tanque. Un lugar cerrado casi ajeno a lo que sucede en su exterior, y tan protagonista de la película como el resto de actores.