stille alice

Una conocida profesora de lingüística en la Universidad, madre de tres hijos y felizmente casada, descubre que está en la etapa inicial de la enfermedad del Alzheimer. Empieza ahora su lucha para poder parar el rápido progreso de este deterioro.

Siempre Alice (Still Alice, 2014) es la adaptación de la primera novela de Lisa Genova, una neurocientífica estadounidense, cuyo novela obtuvo mucho éxito, tal, que se convirtió en best-seller en 2007.
La película protagonizada por una excelente Julianne Moore en el papel principal de Alice, nos narra como puede ser de destructiva esta enfermedad degenerativa. Una enfermedad que, en el caso de la protagonista, le llega a una edad muy temprana y con una fuerza incontrolable.
El alzheimer es un terrible mal que en la actualidad la sufre muchísima gente, y como sucede con otras enfermedades que han afectado o afectan a un gran número de la población, su temática ha sido llevada al cine en varias ocasiones. Recordemos películas como Iris (Richard Eyre, 2001), Una canción para Martin (Bille August, 2001), o El hijo de la novia (Juan José Campanella, 2001). En Still Alice, el director nos relata la experiencia de esta enfermedad en una mujer joven, de mediana edad, no de una persona mayor, con la que estamos tal vez más acostumbrados a ver sufrir este tipo de enfermedades.

En el papel de Alice y omnipresente en el filme, está Julianne Moore, actriz que mejora sus interpretaciones con la edad. Consigue transmitirnos ese paulatino, o no tanto, avance imparable de la enfermedad, con sus miradas perdidas y su rostro pensativo lleno de muestras de sufrimiento, el dolor de una persona que está realizando esfuerzos para recordar y poder continuar siendo ella.

Con Moore aparece un casi anecdótico Alec Baldwin (anecdótico por el poco papel que tiene), y una más que aceptable Kristen Stewart que demuestra su madurez interpretando a una de las hijas de Alice. Pero sobre todos ellos destaca Julianne Moore, que lleva el peso de todo el drama, realizando una genial interpretación de alguien que sufre, que va olvidando su memoria, y por lo tanto, su vida. Llevándonos, con tan solo su mirada, a lo largo de un camino de sufrimiento.

Siempre Alice

Dirigida por Richard Glatzer y Wash Westmoreland, consiguen su punto fuerte en el papel de Alice, con el que se centran desde el inicio de la película. El guión no es una maravilla, pero van directos al grano al mostrarnos las diferentes etapas de la enfermedad que sufre la protagonista sin casi dilaciones. Quieren mostrar cómo le afecta la enfermedad a esta mujer, a su familia y entorno, pero sobre todo nos muestran a la “víctima”. Y en ella es en quién se centran.

Siempre Alice fue estrenada en el Festival de Toronto, obteniendo varias nominaciones en diferentes premios y festivales, Globos de Oro 2014, Premios Gotham, Independent Spirit, sobretodo aplaudiendo el papel de la actriz principal, Julianne Moore.
En definitiva, una buena película dramática, que nos muestra un duro camino a través de los ojos de una mujer que lo va perdiendo todo. Un tema dramático con el que podemos involucrarnos gracias no solo a la historia, si no también por la actuación de la actriz principal.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria


Siempre Alice

Siempre AliceFicha Técnica
Título original: Still Alice
Director: Richard Glatzer, Wash Westmoreland
Guión: Richard Glatzer, Wash Westmoreland (Novela: Lisa Genova)
Música: Ilan Eshkeri
Fotografía: Denis Lenoir
Reparto: Julianne Moore, Alec Baldwin, Kristen Stewart, Kate Bosworth, Hunter Parrish, Erin Darke, Shane McRae, Victoria Cartagena, Stephen Kunken, Eha Urbsalu, Cali T. Rossen, Kristin Macomber, Cat Lynch, José Báez, Jamie Lee Petronis
Año: 2014
Duración: 99 min.
País: Estados Unidos
Productora: Backup Media / Big Indie Pictures / Killer Films