De cara al verano, seguimos con la recopilación de las transformaciones físicas más espectaculares del mundo del cine, y en esta ocasión nuestro objetivo es el actor estadounidense Tom Hanks, ganador de dos Oscars por Philadelphia (1993) y Forrest Gump (1994) y también nominado por Big (1988), Salvar al soldado Ryan (Saving Private Ryan, 1998) y Náufrago (Cast Away, 2000).

tom-hanks-fat-thin-castaway

Para la película Philadelphia, que se estrenó en 1993, Hanks perdió 12 kilos de peso para el papel de joven abogado con sida, una interpretación que le valió su primer Oscar al mejor actor.

61a110

Pero la gran sorpresa vendria en el año 2000 con el filme Náufrago (Cast Away), donde se muestra en el mismo con una diferencia de 22 kilos en pantalla. El rodaje de esta última duró dos años y Hanks se metía en la piel de Chuck Noland, un ejecutivo que naufraga en una isla desierta y pasa todo tipo de penalidades para sobrevivir. Para dar realismo a este personaje, Tom tuvo que engordar más de veinte kilos, en menos de dos meses, por lo que se sometió a una rigurosa dieta basada en hamburguesas, perritos calientes, y en una gran variedad en comida basura.

tomhanks-before1

Para la segunda parte de la película Tom tuvo que adelgazar más de treinta kilos. Para ello se sometió a una rigurosísima dieta durante los cinco meses que duró el rodaje de la película en la isla. “Empecé la dieta en octubre, y mientras duró el rodaje en la isla, que terminó en febrero, estuve bajo una constante vigilancia. Engordar fue bastante sencillo, pero adelgazar me costó muchisimo, ha sido una de las peores experiencias que he tenido en mi carrera como actor. Tenía constantemente a mi mujer y a mis hijos vigilándome, cada vez que intentaba comerme una galleta de chocolate alguien me daba un cachete”, declaró el actor. Finalmente Hanks consiguió mostrarnos una increíble transformación en pantalla que a diferencia de otras, podemos ver dentro de la misma película, y que es, por lo tanto, algo práctiamente único.

cast_away