Memorias de un zombie adolescente

Te contamos el final de la película, solo tienes que mirar al final del artículo para desvelarlo

Memorias de un zombie adolescente nos cuenta como la tierra está infectada y plagada de muertos vivientes. “R” no es un zombie corriente que solo deambula por las calles y busca comida, parece tener pensamientos e incluso un pequeño corazón.
En una de sus búsquedas de comida humana, “R” se apiada de una muchacha con quién entabla una relación de amistad. Esta relación con Julie, provocará un cambio en R que posteriormente se irá extendiendo en el resto de Zombies, con lo que provocarán un cambio en la vida en la tierra.

Dirigida por Jonathan Levine, de quién también corre a cargo la realización del guión, nos dan una vuelta de tuerca más al fenómeno zombie, que parece haber resurgido con fuerza después de éxitos con libros y series televisivas como The walking dead.
Interpretada por Nicholas Hoult y Teresa Palmer, nos muestran un curioso mundo zombie en el que, al menos un muerto viviente, parece tener algo de sentimientos e incluso conflictos internos. A nuestro protagonista le gusta escuchar música y coleccionar objetos, y su vida cambia del todo cuando empieza la amistad con Julie (Palmer), momento en que empezamos a escuchar hablar al zombie y a pensar.

Memorias de un zombie adolescente

Con este giro en la manera de ser de los muertos vivientes, Levine rueda una floja comedia que consigue arrancar alguna sonrisa o directamente ninguna. Cierto es que el género zombie puede dar de si para realizar buenas películas, aunque sea un género algo repetitivo, y este filme que nos ocupa, no aporta nada nuevo.
Incluso la clave de humor en que la película está rodada no llega a interesar, ya vimos en Zombieland (Ruben Fleisher, 2009) una comedia con muertos vivientes que aportaba savia nueva y divertida, pero Memorias de un zombi adolescente no consigue aportar nada original y divertido.

El director y guionista parece que ha querido recoger el buen éxito en taquilla de cintas como la saga Crepúsculo, o The Host, en las que vemos relaciones entre vampiros, humanos y extraterrestres, para hacer lo mismo entre un Zombie y una chica humana. Parece que se ha abierto la veda para unir personajes clásicos de cine de terror o fantásticos para crear esta moda, tal vez, simplemente enfocada a adolescentes para obtener un público mayor. Y a pesar de este intento de sumarle un humor post apocalíptico, la cinta no llega a ser original ni muy divertida, consiguiendo simplemente ser la narración otro amor de instituto.

Memorias de un zombie adolescente

Levine se queda en el intento de dar un nuevo empuje en el mundo zombie con una comedia divertida. A pesar de su gran baza al darle “vida” a un muerto viviente, lo único que consigue es quitarle el clasicismo de los zombies para terminar simplemente siendo una comedia romántica.
Se une al reparto, junto a Nicholas Hoult (About a boy, X-Men: Primera generación) y Teresa Palmer (La maldición 2, Soy el número 4) un John Malkovich interpretando, en un pequeño papel, al padre de Julie, un flojo papel que no aporta absolutamente nada a su gran carrera.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria

 

Tráiler de Memorias de un zombie adolescente

 

Imágenes de Memorias de un zombie adolescente

 

Memorias de un zombie adolescenteFicha técnica:

TÍTULO: Memorias de un zombie adolescente
TÍTULO ORIGINAL: Warm bodies
DIRECTOR: Jonathan Levine
GUIÓN: Jonathan Levine (Novela: Isaac Marion)
MÚSICA: Marco Beltrami, Back Sanders
FOTOGRAFÍA: Javier Aguirresarobe
REPARTO: Nicholas Hoult, Teresa Palmer, Analeigh Tipton, Rob Corddry, Dave Franco, John Malkovich, Cory Hardrict
PRODUCCIÓN: Gillian Bohrer, Erik Feig, Ogden Gavanski, David Hoberman,
PRODUCTORA: Make Movies, Mandeville films, Summit Entertainment
ESTRENO EN ESTADOS UNIDOS: 1 Febrero 2013
DURACIÓN: 97 minutos
 
 
 
 

¿Cómo acaba Memorias de un zombie adolescente?

Cuidado con el SPOILER, porque te contamos el final de Memorias de un zombie adolescente!!

Finalmente el amor que siente R por Julie consigue progresivamente que su muerto corazón de zombie vuelva a latir, desvelándose que el afecto y los sentimientos pueden conseguir que los zombies vuelvan a sus vidas humanas anteriores.
El filme nos ofrece un clímax en que los zombies se enfrentan a los malvados esqueletos liderados por M, el amigo de R, en una dura batalla en la que los soldados acaban uniéndose al bando de los zombies con gran carga emocional. En un momento de la batalla R y Julie se ven acorralados teniendo como única salida saltar al agua desde una alta distancia. Los dos se precipitan al vació recibiendo R el impacto del peso de ambos. Al sacarle del agua, un R ya casi humano se besa con Julie justo antes de recibir un disparo en el pecho de uno de los soldados liderados por el padre de Julie. Al ver que R sangra como un humano, el padre de Julie se convence finalmente de la transformación de éste.
En un sentido epílogo, R recibe tratamiento médico del disparo y nos cuenta como humanos y zombies luchan juntos contra los esqueletos mientras los zombies se van recuperando y convirtiendo en humanos gracias al apoyo de grupo. El filme termina con R y Julie viendo la puesta de sol desde un puente mientras la barrera que separaba el área infectada de la ciudad es demolida. Y así es cómo termina Memorias de un zombie adolescente.

Memorias de un zombie adolescente