Los vengadores (The  avengers, Josh Wedon 2012) o el primer filme de superheroes coral, es un buen film de acción. La historia cuenta como a través del grupo ultrasecreto de seguridad SHIELD se reúnen una série de superhéroes o “individuos excepcionales” para que hagan frente a una amenaza capaz de destruir el planeta.

Lo bueno en The Avengers es que han sabido encontrar el equilibrio entre las escenas de acción y aquellas que nos cuentan la relación entre sus personajes (y donde las mejores también són de acción). Muy dosificado, el film avanza contándonos lo justo de los personajes, sus roles dentro del grupo y sus diferencias (físicas y psicológicas) mientras van regalando al respetable lo imaginado por cualquier aficionado al comic. Por ejemplo el plano secuencia (digital) que repasa lo que está haciendo cada personaje en la batalla final y lo que pasa cuando dos bestias como Thor y Hulk se dan de tortas. Eso es plasmar el universo Marvel en cine.

The Avengers nunca pierde de vista la “fábrica” de la que sale y realiza un producto familiar. Pero lo hace con personajes que escupen frases ingeniosas y que son capaces de preguntarse si estan siendo manipulados (Algo en lo que no me extenderé para no hacer spoiler).

Estamos ante un producto que no avasalla como Battleship o Transformers. Sin ese anticine que bombardea al espectador con un barroquismo digital de detalles y destellos que no explican nada. Aquí las escenas de acción se entienden, sabemos qué está pasando y a quién. Marvel Studios ha sabido beneficiarse de los anteriores “filmes presentación” de cada uno de estos vengadores para entrar aquí en materia. Y lo hace con cariño y respeto tanto a sus personajes como a los espectadores.

Quien conozca el universo Marvel y en especial los dos primeros tomos de los Ultimate Avengers disfrutará más con la película. Quien no los conozca pasará dos horas entretenidas. y la sensación de que por lo menos esta vez todo fluye mejor.

 

ROGER MONTFORT

logo findelahistoria