Stephenie Meyer

Crepúsculo

Es un placer poder volver la mirada atrás y visionar hoy la película Crepúsculo (Twilight, 2008), origen del impresionante fenómeno de masas en el que se ha convertido, y todavía es, esta saga de carácter supuestamente juvenil que cautiva a niños, adolescentes y adultos de todo el mundo. Si nos hubiesen dicho antes de su estreno en lo que se convertirían tanto la saga como los principales actores del filme ninguno nos lo habríamos creído, sobretodo partiendo de una historia puramente romántica de mentalidad casta que mezcla vampiros con hombres lobo, al más puro estilo serie B.

La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte I

Impresionante cuarta entrega de la adolescente saga vampírica juvenil por excelencia en la actualidad, La saga Crepúsculo: AMANECER – Parte I nos lleva un paso más allá en una historia que parecía no tener nada más que ofrecer. No solo las bodas entre jóvenes vuelven a estar de moda, sino que lo que se lleva de nuevo es el ya olvidado rito de “esperar al matrimonio”, des de luego parece muy clara la mentalidad con que se educó, o pretende educarnos subliminalmente, la ahora adinerada escritora estadounidense Stephenie Meyer, en cualquier caso, buen intento.