Eli Miller es un niño que padece una enfermedad autoinmune. Encerrado siempre en casa, como último recurso sus padres deciden encerrarlo en una mansión libre de gérmenes donde recibirá un tratamiento experimental para curarlo. Pero durante su estancia Eli verá cosas extrañas que le atormentarán.

Ciarán Foy, director de Sinister 2 (2015) o Citadel (2012), afincado ya en el cine Estadounidense, vuelve a probar suerte con el género de terror y nos deja una historia por momentos efectiva.

Protagonizada por Charlie Shotwell, Kelly Reilly, Lili Taylor, y Max Martini, nos encierran en una casa oscura y vacía. Un reparto muy efectivo en sus interpretaciones, situado dentro de una mansión ideal para tener algún sobresalto. Una buena puesta en escena que junto con los efectivos sustos iniciales o algún momento de tensión en alguna secuencia, nos dejan un buen sabor de boca para pasar un rato viendo la tele. Tal vez lo más lioso sea su guión, por momentos efectivo y por momentos algo loco.

El gran riesgo de Eli es su mezcla de géneros. Su giro final. Foy y Netflix se arriesgan con este producto que al final, con giro incluido, resulta aceptable. Pero nos resulta claro que se trata de una de aquellas películas que claramente gustará a unos y fácilmente desilusionará a otros. Pero Netflix arriesga, y eso nos gusta.

 

SALVA VILA

 

Eli

EliFicha Técnica:
Título original: Eli
Dirección: Ciarán Foy
Guion: David Chirchirillo, Ian Goldberg, Richard Naing
Música: Bear McCreary
Fotografía: Jeff Cutter
Reparto: Charlie Shotwell, Kelly Reilly, Lili Taylor, Max Martini, Sadie Sink, Jared Bankens, Deneen Tyler, Katia Gomez, Kaleb Naquin, Parker Lovein, Nathaniel Woolsey, Austin Foxx, Mitchell de Rubira
Año: 2019
Duración: 98 min.
País: Estados Unidos
Productora: Bellevue Productions / Intrepid Pictures / Paramount Players. Distribuida por Netflix